Playing now

Playing now

Las 6 asignaturas pendientes de la gestión de tu empresa

Volver a los resultados de búsqueda

sage

Gestionar una empresa es una tarea complicada, pero no imposible. Por suerte o por desgracia, no existe un manual definitivo sobre la perfecta gestión de una empresa. Es más, existen muchas formas de de poder hacerlo y todas igual de válidas.

Como las personas, una empresa no nace sabiendo, y es la propia experiencia la que facilita saber qué es lo mejor para una empresa o qué es lo que hace que funcione o fracase. Sea como fuere, la clave está en ser conscientes de esos errores de gestión y ponerse manos a la obra para su solución.

Pero, ¿cómo hacerlo? En todas las empresas hay asignaturas en las que se sobresale y otras que nos cuestan un poco más. Aunque centrarnos en las fortalezas es un acierto, hay un paso anterior que no debemos olvidar: aprobar aunque sea con un suficiente aquellas tareas de gestión en las que no sobresalimos.

Gestión empresarial sólida, adaptable y profesional

La diferencia entre el crecimiento de una empresa y el estancamiento de otra, está generalmente relacionado con la forma de gestionar determinadas situaciones como la capacidad de adaptación y cambio.

Si bien, a veces nos damos cuenta y terminamos repitiendo el mismo error una y otra vez sin darnos cuenta que su repetición en el tiempo puede llevar al declive a toda la compañía. Pero esto varía mucho en función de cómo nos tomemos el concepto error.

Dentro de una empresa, cometer un error no tiene que ser siempre asumido como un término con solo connotaciones negativas. Llegados a este punto, una de las fórmulas para medir el éxito de una empresa es con sus errores, acierto y capacidad de dar una respuesta efectiva.

El error puede ser una pieza clave dentro del desarrollo y gestión de toda empresa. A través de los errores, las compañías aprenden y se fortalecen. Aunque es preferible no cometerlos, la clave está en saber identificar y subsanar esos errores de manera correcta.

Si dejamos que esos errores se acumulen y perduren en el tiempo, estamos corriendo un gran riesgo de decrecimiento en el rendimiento y obtención de resultados, pudiendo ser el primer paso para un punto y final de una aventura empresarial.

Y, sobretodo, no acomodarse. Uno de los grandes errores en la gestión empresarial es pensar que aquellas decisiones que nos han dado cierto éxito en el pasado nos van a darlo, también, en el futuro. Proactividad ante todo. Quizás lo que nos dio el éxito en el pasado puede ser el fracaso en el futuro.

No peques de exceso de confianza

Uno de los errores más frecuentes es el exceso de confianza. Por supuesto que es bueno tener seguridad en uno mismo y en la empresa, sin embargo, esa actitud puede lastrarnos.

Por ejemplo, imaginad que nos ponemos metas muy difíciles de alcanzar y que abarcan muchos temas. Ya se sabe, quien mucho abarca, poco aprieta….

Hay que ser realista, que no pesimista ni confiado, y fijar unas previsiones posibles de alcanzar. De este exceso de confianza puede derivar otro grave error, que es no saber mantener la calma ni ser consciente de que hay que tomar las riendas en momentos donde las cosas se tuercen. En definitiva, no pierdas de vista todo lo que te hemos contado a lo largo de este artículo para no caer en graves errores.