Nuevos incentivos a la contratación para jóvenes y mayores

Publicado · 3 minutos de lectura

Además de las medidas ya comentadas incluidas en el Real Decreto-ley 4/2013 de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo, hay otros incentivos a la contratación para jóvenes y mayores que se incorporen a un proyecto emprendedor.

El Gobierno busca rebajar la alta cifra de desempleados y confía que la aplicación de estas medidas pueda suponer un impulso a la creación de empleo, beneficiando económicamente a los que incorporen a determinados tipos de trabajadores.

Contratación indefinida de un joven por microempresas y empresarios autónomos

Las empresas y trabajadores autónomos que contraten indefinidamente, a tiempo completo o parcial, a un joven desempleado menor de treinta años tendrán derecho a una reducción del 100% de la cuota empresarial a la Seguridad Social por contingencias comunes de ese trabajador durante su primer año de contrato.

Esta reducción se aplicará cuando el empleador, en el momento de la celebración del contrato, tenga una plantilla igual o inferior a nueve trabajadores, no haya tenido ningún vínculo laboral anterior con ese trabajador, no haya incurrido en los seis meses anteriores a la celebración del contrato en causas de despido improcedentes y no haya celebrado con anterioridad otro contrato de igual naturaleza.

La limitación de los despidos improcedentes afectará únicamente a las extinciones producidas con posterioridad a la entrada en vigor de este Real Decreto-ley, para la cobertura de aquellos puestos de trabajo del mismo grupo profesional que los afectados por la extinción y para el mismo centro o centros de trabajo.

La empresa deberá mantener en el empleo al trabajador contratado al menos durante dieciocho meses desde la fecha de inicio de la relación laboral, salvo que el contrato se extinga por causa no imputable al empresario o por resolución durante el periodo de prueba. En este caso se podrá celebrar un nuevo contrato, si bien el periodo total de bonificación no podrá exceder, en conjunto, de doce meses.

Además deberá mantenerse el nivel de empleo en la empresa alcanzado con este contrato al menos durante un año desde la celebración del contrato.

Incentivos a la contratación en nuevos proyectos de emprendimiento joven

Los jóvenes emprendedores que inicien un nuevo proyecto empresarial y no tengan trabajadores tendrán derecho a una reducción del 100% de la cuota empresarial de la Seguridad Social durante los doce meses siguientes a la contratación indefinida de trabajadores, a tiempo completo o parcial, desempleadas de edad igual o superior a cuarenta y cinco años.

Estos trabajadores habrán de estar inscritos ininterrumpidamente como desempleados en la oficina de empleo al menos durante doce meses en los dieciocho meses anteriores a la contratación o bien que sean beneficiarios del programa de recualificación profesional de las personas que agoten su protección por desempleo.

La empresa deberá mantener en el empleo al trabajador contratado al menos dieciocho meses desde la fecha de inicio de la relación laboral, salvo que el contrato se extinga por causa no imputable al empresario o por resolución durante el periodo de prueba. En este caso se podrá celebrar un nuevo contrato, si bien el periodo total de aplicación de la reducción no podrá exceder, en conjunto, de doce meses.

Incentivos a los contratos en prácticas para el primer empleo

Las empresas podrán formalizar contratos en prácticas con jóvenes menores de treinta años, aunque hayan transcurrido cinco años o más desde la terminación de sus estudios. En este caso la empresas o los autónomos que contraten tendrán derecho a una reducción del 50% de la cuota empresarial a la Seguridad Social por contingencias comunes del trabajador durante toda la vigencia del contrato.

Si el trabajador estuviese realizando prácticas no laborales en la empresa en el momento de la celebración del contrato de trabajo en prácticas, la reducción de cuotas será del 75%.

Conclusión

El Gobierno se lanza por la vía de otorgar beneficios económicos a las empresas que contraten como principal baza para reducir el desempleo, supongo que pensando que esos incentivos serán atractivos para que las empresas incorporen trabajadores. Lo que no parecen tener en cuenta es que el problema principal está en el descenso de la actividad empresarial, motivada por el aumento de la presión fiscal y el descenso del consumo, y no porque ahora mismo sea más barato o más caro el coste de un trabajador.

 

Subscríbete a la newsletter de Sage Advice

Recibe nuestros consejos más recientes directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico.

Dejar una respuesta