Ocho lecciones aprendidas de Josep Guardiola para la gestión de proyectos

Publicado · 3 minutos de lectura

Cuando una empresa se plantea gestionar un proyecto, siempre debe ser consciente de que éste tiene un ciclo de vida determinado. Un proyecto que me parece interesante como ejemplo para su aplicación en el ámbito empresarial, es el liderado por Josep Guardiola, tras varios años al frente del banquillo del F.C.Barcelona y anunciar su marcha hace unos días.

Independientemente del equipo del que seas aficionado, dejando partidismos a un lado, se pueden extraer una serie de lecciones aprendidas de la etapa de Josep Guardiola en el F.C.Barcelona, sobre las cuales resulta interesante reflexionar. En mi opinión, aunque no soy aficionado culé (ni tampoco de su eterno rival), su paso por el banquillo azulgrana ha sido impecable, por lo menos desde el punto de vista de la gestión de proyectos. Estas son las ocho lecciones aprendidas de Josep Guardiola para la gestión de proyectos:

 

1. Todos los proyectos necesitan una persona al mando: un líder para hacer que funcionen de manera sincronizada todos los agentes que intervienen. Guardiola era el eje fundamental del F.C.Barcelona, todo un director de orquesta sobre el que giraban todas las piezas, dentro y fuera del campo.

2. Es tan importante lo que se dice, como lo que se hace: los proyectos no sólo salen por hacer cosas, sino que es necesario comunicarlas y convencer a los sponsors. Guardiola convencía a público y jugadores, lo que le llevó a ser respetado y a tener trabajadores y clientes fieles.

3. Cuando una pieza no encaja, lo mejor es deshacerse de ella cuanto antes: Ibrahimovic fue un jugador que no funcionó en el Barça, cuando Guardiola se dio cuenta de que no encajaba en su proyecto, lo apartó rápidamente y sin hacer ruido, sin que afectara al rendimiento global del equipo.

4. Los proyectos se deben medir cuando hay información suficiente para ello: es importante empezar bien pero tampoco es imprescindible, pudiendo haber fallos al principio que no afecten al resultado final. Cuando llegó Guardiola al banquillo del F.C.Barcelona, perdió los dos primeros partidos, para luego ganar 6 títulos del tirón, en una temporada perfecta, sin fallo.

5. La formación interna es fundamental en la empresa: siendo muy recomendable pasar por diversas posiciones y departamentos: Josep Guardiola fue un jugador que se crió en la cantera del F.C.Barcelona, tras una brillante etapa como jugador, se formó como entrenador y llegó al cargo de máximo responsable deportivo, donde logró unos resultados sin precedentes en el conjunto barcelonista y que deslumbraron en todo el mundo. Sin duda, su experiencia de todos los años previos, ha sido un factor clave para lograr esos resultados.

6. El relevo puede estar en casa: a veces las empresas se obsesionan cuando una persona se va, contratando a carísimos headhunters para que busquen sustitutos que puedan suplir la baja en donde sea. Buscan en todas partes, menos en casa, donde es muy probable que haya buenos profesionales que puedan asumir las funciones que quedan huérfanas. Guardiola dejó su puesto a Tito Vilanova, el tiempo dirá si ha sido una buena decisión o no.

7. La motivación debe transmitirse desde arriba hacia abajo: desde el jefe de proyecto hacia los que trabajan en él. Guardiola, la transmitía como entrenador a sus jugadores y eso se notaba en dentro del campo y también fuera, por las ganas y actitud mostrada por los futbolistas.

8. Cuando termina un proyecto, siempre hay que dejar alguna puerta abierta para poder volver: Guardiola terminó su etapa como futbolista y se marchó a terminar su carrera en Italia. Años más tarde, intentó regresar, ya como entrenador, a través de la candidatura de Bassat, que no cuajó. Finalmente, tiempo despúes, fue el presidente Laporta quien lo fichó como entrenador.

Conclusiones

El deporte nos vuelve a dejar un ejemplo muy interesante para aplicar a los negocios. Como aficionados al fútbol, muchos “somos entrenadores”, es decir, creemos que sabemos cómo tiene que jugar un equipo, incluso mejor que el entrenador. En un proyecto, ocurre lo mismo y a veces nos creemos que sabemos qué decisiones hay que tomar en cada momento, incluso mejor que el responsable del proyecto y sin saber qué información está disponible y qué condicionantes existen.

Las lecciones aprendidas del deporte, en este caso de un proyecto de éxito, deben servirnos para mejorar en nuestra gestión de proyectos cada día. Lo importante, no debe olvidarse que sigue siendo lograr los objetivos en tiempo y presupuesto, obteniendo un resultado satisfactorio para el cliente.

En Blog Sage | 12 Lecciones que el Mundial de Fútbol ha enseñado a las pymes y los autónomos

Subscríbete a la newsletter de Sage Advice

Recibe nuestros consejos más recientes directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico.

Dejar una respuesta