¿Preparado para “sumar” en tu asesoría o despacho profesional? (e-book)

Publicado · 3 minutos de lectura

En esta entrada reflexionamos sobre la necesidad de añadir valor a nuestra asesoría o despacho profesional, algo que aportará beneficios tanto a la firma como a nuestros clientes.

  • El objetivo es tener clara la fórmula “Valor agregado + negocio = fidelidad del cliente”
  • Generando valor, reportaremos beneficios al cliente que nos permitirá diferenciarnos de la competencia

El gran número de asesorías y despachos profesionales existentes en el mercado ofreciendo su abanico de servicios implica que estemos ante un sector muy competitivo. Por este motivo, fidelizar al cliente y hacer que prefiera nuestros servicios (y no los de otro despacho profesional) se convierte en una tarea importante y, quizás, difícil de conseguir. No obstante, si conseguimos generar valor con pequeños detalles, convertiremos nuestro negocio en algo grande.

En el ebook “¿Preparado para sumar en tu despacho?” encontrarás consejos para añadir valor a tus servicios de asesoría o despacho profesional.

En mercados saturados diferenciarse es complicado, porque todos somos profesionales, eficientes y rápidos. Para generar valor agregado para el cliente no hay que recurrir a la magia. Es simplemente que el cliente perciba una diferencia positiva. Que vea que es una organización diferente y preocupada por detalles importantes, que redunden en su beneficio.

¿Qué es el valor añadido?

No podemos generar valor añadido si no tenemos claro dicho concepto. Es un término algo subjetivo que incorpora todo lo que le damos de más a un producto o servicio aunque no sea necesario y que ayuda al cliente a seleccionar a nuestro producto o servicio en vez de otro.

Sea como fuere, es un estímulo o acción que debe responder a un beneficio para el cliente y que debe ser percibido por este. Si no llegan al cliente, los esfuerzos serán en vano.

Pongamos un ejemplo sencillo. Ante un despacho que ofrece los mismos servicios de fiscalidad con un personal igual de profesional y preparado, un cliente preferirá aquel que sienta que no es un número más en la lista de clientes, sino que de verdad se preocupan porque sus impuestos estén bien configurados y presentados.

¿Qué aporta el valor añadido a tu negocio?

Tal y como hemos dicho, el despacho profesional o asesoría se hará más fuerte en su nicho de mercado y conseguirá fidelizar al cliente. ¿Y por qué? La competencia existe siempre, no obstante, generando valor reportaremos beneficios al cliente que hará que nos diferencie de la competencia.

Además, los esfuerzos que hagamos por generar valor irán seguidos de un mayor conocimiento de nuestros clientes y nuestro mercado. Es decir, donde hay un mejor conocimiento, la competencia será mucho menor y nuestros esfuerzos serán más rentables.

Como consecuencia de los puntos anteriores, dar a conocer y transportar ese valor añadido a los clientes hará que estos confíen cada vez más en nosotros y se traduzca en un aumento de las ventas. ¿Merece o no merece la pena aumenta el valor de nuestro negocio?

¿Cómo sumar valor al negocio?

El primer paso para que el negocio cambie es conocer a los clientes. Para ello, hay que preguntarles, hay que escucharles… Es algo esencial para conocer sus necesidades, saber que aprecian más o menos. Y no nos quedemos solo ahí: tras escucharles, démosles la mejor atención. ¿Acaso alguien busca ser mal atendido? El trato, el tono, el buen gusto en el servicio al cliente son elementos claves para ello.

Por ejemplo, ¿alguna vez habéis felicitado el cumpleaños a algún cliente? Este se sentirá especial con tan solo perder un minuto haciéndole una llamada o mandando un correo. Recordad: pequeños gestos marcan la diferencia y generan fidelidad.

Igualmente, hay que concentrar esfuerzos en descubrir lo que el competidor no hace. En el eBook “¿Preparado para “sumar” en tu despacho? Consejos para añadir valor a tus servicios de asesoría o despacho profesional”, disponible para su descarga de modo gratuito, encontraremos una lista de áreas en las que podemos ofrecer nuevos servicios, como, por ejemplo, en los nuevos trámites digitales con la administración pública.

Y muy importante. No quedarnos obsoletos, incorporar tecnologías y hacer modificaciones innovadoras siempre antes que nuestros competidores, hará que siempre vayamos delante de ellos. La máxima debe ser apostar por la introducción mejoras de forma constante en la empresa, en los procesos, en el servicio, en la atención, en los productos, en los beneficios.

Siempre estaremos pendientes de mejorar. Por ejemplo, ¿compartimos la información en la nube para que el cliente acceda a ella desde cualquier lugar? Según algunos informes de este sector profesional, el aspecto que mayor valor da a la empresa son las TIC (29,2%). Por eso, en un escenario económico en constante cambio, innovación y tecnología son sinónimos de futuro, para nuestra compañía y para nuestros clientes.

¿Preparado para "sumar" en tu despacho?

Descarga la guía gratuita en la que encontrarás consejos para añadir valor a tus servicios de asesoría o despacho profesional.

Descarga gratuita

Dejar una respuesta