Ventajas del cambio de puesto en la empresa

Publicado · 3 minutos de lectura

Muchas empresas establecen ciertas rotaciones de personal para que cada uno pueda experimentar cómo se trabaja en el resto de departamentos de la misma. Se trata de que durante un breve periodo de tiempo, que puede ser unas horas al día o una semana nos pongamos en el lugar del otro para realizar su trabajo. Vamos a ver cuáles son las ventajas del cambio de puesto en la empresa.

No se trata exáctamente de hacer el trabajo que hace otra persona, ya que en muchas ocasiones nos faltarán conocimientos, destrezas, etc. Más bien se trata de acompañar a esta persona en su día a día para comprobar las dificultades a las que se enfrenta en su puesto de trabajo, tanto a nivel externo, con los clientes, como en su relación con otros departamentos de la empresa.

El cambio de puesto mejora la empatía hacia el resto de departamentos

Hay determinadas cuestiones que es difícil mejorar si no nos hemos puesto antes en situación. Podemos ver cómo la información que pasa de un departamento a otro condiciona el trabajo que genera si va en un formato u otro, si no se pasa en los tiempos adecuados, etc. Tal vez para nosotros entregar una baja laboral que hemos sufrido un día u otro sea igual, pero quizás para el departamento de recursos humanos les condiciona mucho su trabajo.

De esta forma, si hemos pasado una semana trabajando codo con codo con recursos humanos, somos capaces de comprender el sentido que tiene las peticiones de entregar en tiempo y forma los documentos que nos solicitan y cómo un pequeño retraso o un documento que no tiene el formato adecuado puede suponer una serie de gestiones extras que de otra manera no sería necesario realizar.

A la vez tenemos un mejor conocimiento de las distintas áreas de nuestra empresa y podemos ver qué podemos hacer desde nuestro puesto de trabajo para hacer más sencillo el de los demás, no sólo a nivel laboral, sino también de organización o en los pequeños detalles que marcan el día a día y que van a condicionar nuestra productividad global.

Mejoras en los procesos internos

Toda esta rotación puede parecer una pérdida de tiempo para muchas empresas. Realmente no es así. No porque hayamos destinado a una persona diez horas a la semana a trabajar en otro departamento, a colaborar con ellos, se han perdido diez horas de trabajo. En primer lugar porque el objetivo es que ayude, por lo tanto algo produce, dependiendo, claro está, de su capacidad y el puesto al que ha ido destinado.

Por otra parte es fundamental la figura del tutor dentro del departamento. Se trata de la persona que va a mostrar cómo se trabaja en este puesto y cuáles son sus principales ventajas e inconvenientes. En este caso, con la tutoría bajará un poco también su productividad, pero si la labor de tutela se realiza en las horas de menos actividad no será tan sensible.

Se puede empezar poco a poco e ir viendo los resultado que vamos obteniendo. Al principio bastará que una persona de cada departamento pase por otro, para que de esta forma luego dentro de su departamento pueda convertirse en un referente a la hora de resolver consultas, dudas, etc. sobre dicho departamento en el que ha estado trabajando.

Por otro lado, todas estas horas “perdidas” se recuperan con creces si luego somos capaces de mejorar los procesos internos como resultado de un mejor conocimiento de las distintas áreas de la empresa por parte de todo el personal. Estas rotaciones nos ayudarán a que todo el mundo sea capaz de ponerse en el lugar de los demás, comprender que problemas tienen que resolver y cómo mejorar la colaboración entre los distintos departamentos.

Subscríbete a la newsletter de Sage Advice

Recibe nuestros consejos más recientes directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico.

Dejar una respuesta