Playing now

Playing now

¿Cómo hacer el pool bancario de tu empresa?

Volver a los resultados de búsqueda

sage

Cuando una empresa necesita del crédito bancario para financiar su ciclo de explotación o sus inversiones, entre la documentación que suelen solicitar las entidades financieras se encuentra el pool bancario.

  • Te explicamos qué es el pool bancario, cómo puedes hacerlo y en qué se diferencia de la CIRBE.
  • Conoce qué otra documentación te puede solicitar tu banco para concederte financiación.

Las entidades financieras suelen solicitar el pool bancario antes de conceder financiación. Gracias a este informe pueden ver los riesgos que tiene la empresa solicitante con otros bancos.

Este informe suele ser contrastado con la CIRBE, para verificar su coherencia y por si alguien cae en la tentación de distorsionarlo, pensando que de esa manera puede ser más fácil acceder a la financiación bancaria.

La Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE) es una base de datos pública, pero de carácter confidencial. En ella, se recogen los riesgos que las entidades de crédito tienen con sus clientes. En esta base de datos constan, prácticamente, todos los préstamos, créditos, avales y riesgos que las entidades financieras tienen con sus clientes.

¿Qué es pool bancario?

El pool bancario es un informe detallado que deben presentar las empresas a los bancos cuando necesitan financiación bancaria. En este informe se detallan los riesgos vivos que tiene la empresa con todas las entidades financieras. Es decir, por los préstamos en vigor, pólizas de crédito, leasings, avales, etc.

¿Qué información debe incluir el pool bancario?

En el pool bancario se deben reflejar detalladamente todas las fuentes financieras con las que cuenta la empresa. Más en concreto, se debe reflejar lo siguiente:

  • La fecha en la que se realiza el pool bancario.
  • La fecha de contratación de los pasivos financieros.
  • El nombre de la entidad financiera o banco que ha facilitado la financiación.
  • El tipo de financiación: préstamo, póliza de crédito, leasing, etc.
  • El importe inicial.
  • El riesgo vivo en el momento de realizar el pool bancario.
  • El saldo disponible en pólizas de crédito.
  • La fecha de vencimiento de la financiación.
  • La existencia de avales.

¿Cómo preparar el pool bancario?

El pool bancario se suele preparar en una hoja de cálculo. Para facilitar su preparación, sobre todo si se trabaja con diferentes bancos y se tienen diferentes tipos de operaciones de financiación con cada uno de ellos, es conveniente seguir los siguientes consejos:

  • Mantén la contabilidad al día. Si tienes tu contabilidad al día, las cuentas contables de los pasivos bancarios reflejarán los riesgos vivos con cada entidad financiera.
  • Mantén una plantilla del pool bancario actualizada. En ella, debes reflejar los importes iníciales concedidos de tus pasivos financieros y las fechas de vencimiento de cada uno de ellos.
  • Desarrolla las cuentas contables de tus pasivos bancarios para facilitar la identificación de cada fuente de financiación. Así te será más fácil la elaboración del pool bancario.
  • Exporta a un balance de sumas y saldos de tus pasivos bancarios a corto y a largo plazo a Excel. Así podrás plasmar rápidamente en el pool bancario los riesgos vivos.
  • Contrasta tus datos contables con los que figuran en la banca electrónica de los bancos con los que trabajas. Así podrás depurar cualquier error que pudieras tener en tu contabilidad.
  • Contrasta tu pool bancario con la CIRBE. Ten en cuenta que pueden existir pequeñas diferencias que comentaremos en el siguiente apartado.

¿Tiene que coincidir el pool bancario con la CIRBE?

El pool bancario no tiene que coincidir con la CIRBE, pero sí parecerse bastante. Para poder comparar la CIRBE y el pool bancario se debe tener en cuenta lo siguiente:

  • La contabilidad debe ser integra y estar libre de cualquier error que distorsione su imagen fiel, sobre todo en lo relativo a la contabilización de los pasivos con entidades de crédito.
  • Todas las operaciones deben de estar registradas hasta el mes en que se compare con la CIRBE.
  • Aunque todas las operaciones estén perfectamente registradas, puede haber diferentes criterios de contabilización en lo referente al largo y al corto plazo que nos dificulten el cuadre.
  • Las entidades financieras no tienen que declarar créditos por importe inferior a 6.000 euros. En este punto es donde podemos encontrar más diferencias ya que en la CIRBE pueden no estar declarados riesgos que tenemos contraídos por debajo de este importe y que tenemos contabilizados.

En cualquier caso, si la foto no es idéntica, deberá parecerse lo más posible. Los analistas de riesgos de las entidades financieras rápidamente identificarán lo que puede ser un error y lo que pudiera ser una manipulación o distorsión del pool bancario.

¿De qué depende que las entidades financieras pidan una u otra información para conceder financiación?

La información que puede solicitar una entidad financiera para conceder un préstamo o un crédito puede ser diferente, dependiendo de los siguientes puntos:

  • El solicitante es cliente de la entidad financiera. En este caso la entidad financiera puede que ya disponga de alguna información y pida menos documentación.
  • Forma jurídica del solicitante. Por ejemplo, si el solicitante es una sociedad se solicitará el impuesto sobre sociedades y, en el caso de autónomos, la declaración del IRPF.
  • Tipo de préstamo. Si se solicita un préstamo para la compra de activos o para un leasing, se puede solicitar una factura proforma de los activos a adquirir.
  • Situación patrimonial del solicitante. En función del patrimonio y de las garantías del solicitante se puede pedir más o menos información, o incluso avalistas.

¿Qué información suelen solicitar las entidades financieras para conceder préstamos o líneas de crédito?

La documentación más habitual que se suele solicitar es la siguiente:

  • Último impuesto sobre sociedades presentado.
  • Última declaración del IRPF en el caso de autónomos y avalistas.
  • Modelo 347 de la declaración de operaciones con terceras personas.
  • Avance del balance de situación y de la cuenta de pérdidas y ganancias, a la fecha más avanzada.
  • Liquidaciones de IVA del año en curso (modelos 303).
  • Modelo 390.
  • Autoliquidaciones del modelo 111 de retenciones e ingresos a cuenta del año en curso.
  • Justificantes de estar al corriente con Hacienda y Seguridad Social.
  • Pool bancario actualizado con detalle.
  • Últimas recibos de las cuotas de los préstamos pagados por la sociedad.
  • Contratos relevantes que tenga firmados la empresa: alquileres de propiedades, contratos de suministro con clientes importantes, etc.
  • Solicitud para consultar la CIRBE. Con la CIRBE podrán saber los riesgos directos de la empresa (préstamos, créditos, leasing, etc.) e indirectos (avales a terceros) y comprobar además la fiabilidad del balance de situación.

Debes estar preparado para hacer ágilmente y sin errores el pool bancario, ya que cada vez que necesites financiación tu entidad financiera te lo pedirá. Ten en cuenta que de su calidad y coherencia puede depender que obtengas o no un préstamo bancario.

Software de contabilidad

Descubre las soluciones de contabilidad
y gestión comercial para tu PYME

  • Lleva tu contabilidad al día
  • Calcula el IVA sin errores
Quiero más información