¿Compensa a todos los comercios aceptar el pago con tarjetas de crédito?

Publicado · 4 minutos de lectura

El hecho de pagar con tarjetas de crédito en los comercios es algo a lo que los españoles estamos acostumbrados desde hace ya años. El uso del dinero de plástico es cada vez más habitual y son muchas las empresas tecnológicas que llevan años tratando de encontrar nuevas fórmulas que mejoren el sistema y los procesos de pago actuales.

Mientras esperamos a que lleguen esos nuevos sistemas, de momento las únicas opciones siguen siendo el pago en efectivo y el TPV de toda la vida, en el que se paga la compra con una tarjeta de crédito. Esta última no convence a todos los comercios que, en esta época en la que anda justito el nivel de ventas, ven excesivas las comisiones que el banco cobra por el servicio de TPV. Algunos se plantean dejar de ofrecer esta forma de pago en sus establecimientos, tal y como se puede ver en el vídeo que acompaña a esta entrada, mientras otros empresarios lo consideran imprescindible ¿Compensa a todos los comercios aceptar el pago con tarjetas de crédito?

 

¿Qué ventajas tiene para un comercio el uso de TPV?

Un TPV para pago con tarjeta de crédito aporta ventajas y beneficios a los comercios que disponen de ellos:

  • Ofrecen un servicio a sus clientes, que pueden elegir entre pagar con dinero en efectivo o con su tarjeta de débito o crédito.
  • Permiten que sus clientes accedan a la financiación de la operación que les ofrecen sus entidades bancarias y a ofertas de devolución de una fracción del importe de las compras.
  • Se producen menos movimientos de tesorería, siendo más seguro todo el flujo de dinero al haber menos movimientos de monedas y billetes y menos dinero en caja al final de cada jornada.
  • Como consecuencia de lo anterior, también se evitan desplazamientos al banco para ingresar el efectivo procedente de las ventas y conseguir monedas y billetes pequeños para poder dar cambio.
  • Se consigue un registro claro de todas las operaciones pagadas con tarjeta, evitando que algún empleado “meta la mano en la caja”.

Como se puede comprobar en la relación anterior, algunas de las ventajas del uso de un TPV por parte de un comercio impactan directamente el sus clientes que, además de la oferta de productos o servicios, se pueden beneficiar de ciertas ofertas financieras ofrecidas por la entidad emisora de la tarjeta con la que pagan. Los comercios que no disponen de TPV, están en clara desventaja frente a los que sí, cuando se trata de satisfacer a este tipo de cliente. En productos de bajo coste y baja rotación, tiene mucha menos importancia que en los de alto coste y rotación.

¿Cuánto cuesta montar un TPV?

En función de la entidad financiera y del perfil de cliente que lo contrate, el TPV tendrá un coste u otro. Las comisiones y costes asociados a la contratación de un servicio de pago mediante TPV más comunes son los siguientes:

  • Cuota mensual y mantenimiento: en función del tipo de TPV (no cuesta igual para uno sobre ADSL que para otro móvil sobre 3G, que suele ser más caro) y del perfil del cliente.
  • Comisión por operación, con un importe mínimo: depende del perfil del cliente.
  • Fianza por el aparato (datáfono): a veces se cobra y a veces no, dependiendo de la política de la entidad. Se devuelve al finalizar el contrato, cuando se devuelve el TPV en perfecto estado. Si se trabaja con un TPV propio, obviamente la entidad no cobra nada.
  • Comisión por superar una cierta facturación anual: aunque parezca extraño, alguna entidad que ofrece tarifa plana las cobra.
  • Llamadas telefónicas, en los casos en los que el TPV funciona por red fija o móvil, o cuota de ADSL.

En función de los costes anteriores, se puede concluir que no a todos los comercios les resultará rentable disponer de un TPV. A los que venden productos de bajo precio con baja rotación, les será menos rentable su uso que a los de mayor valor y alta rotación. Por ejemplo, un kiosko de prensa y chucherias, pocas transacciones con tarjeta de crédito va a realizar; mientras que en una tienda de informática habrá más transacciones que se paguen con tarjeta de crédito.

¿Qué se puede hacer para rentabilizar el TPV?

El principal problema para rentabilizar el TPV lo tienen esos comercios que están a medio camino, que no cuentan con volumen de ventas suficiente como para que el coste del TPV, al echar cuentas al final de mes, compense lo cobrado por lo servido. Para mejorar la rentabilidad del mismo, evitar perder clientes y dinero con este medio de pago, se pueden pensar estrategias encaminadas a un mayor volumen de pagos con tarjeta de crédito y a una mejor en las condiciones de contratación y mantenimiento del mismo:

  • Poner el TPV a la vista, en el mostrador, para que la gente lo vea y se decida a pagar con tarjeta. En España se empiezan a ver los TPV “apuntando al cliente”, cosa bastante habitual en establecimientos de otros países como Inglaterra.
  • Indicar claramente a los clientes que se acepta pago con tarjetas, con las pegatinas y merchandising que ofrecen las entidades y, si fuera necesario, con cartelería de elaboración propia.
  • Negociar con la entidad bancaria una rebaja de las condiciones. Ahora está muy de moda el formato de “tarifa plana” por tramos, por el cual se paga una comisión fija por volumen de facturación (BBVA, CajaEspaña).
  • Cambiarse a otro banco que ofrezca unas mejores condiciones. A veces, cambiando de oficina dentro de la misma entidad, también funciona.
  • Revisar si tenemos el TPV más adecuado para nuestro negocio y si hay alguna opción más barata, de entre las que nos ofrece nuestra entidad. Para un taxi sí que tiene sentido un TPV 3G, mientras que para un comercio con conexión ADSL, no.

Si no se consigue una mejora con las estrategias anteriores, lo más probable es que nuestro comercio no tenga el perfil adecuado para el cobro con TPV. También puede ser que nuestro problema sea otro bien diferente al del TPV como herramienta, siendo otro de más difícil solución, como es el problema de tener un bajo volumen de ventas. Ahí sí que poco se puede hacer con el TPV, aunque disponer de uno debería ayudar a que haya más ventas.

En Blog Sage | Fallos del emprendedor digital

Subscríbete a la newsletter de Sage Advice

Recibe nuestros consejos más recientes directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico.

Dejar una respuesta