Playing now

Playing now

Consecuencias legales de trabajar sin darse de alta como autónomo

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
sage

En los últimos años en España se ha producido un aumento de profesionales autónomos, pues, inicialmente ante el menor movimiento de empleo empresarial,  muchos profesionales encontraron una magnífica salida en el trabajo por cuenta propia.

Emprender es cada vez más una buena opción y las expectativas y resultados, cada vez mejores.

Las empresas o particulares han encontrado en ellos, a su vez, la posibilidad de satisfacer ciertas necesidades de una forma ágil y flexible, sin asumir los riesgos que conlleva una contratación.

Los autónomos y Hacienda

Ya que trabajan sin ser empleados, los autónomos tienen derechos y obligaciones distintas ante Hacienda: deben declarar sus ingresos, ya que la Agencia Tributaria no los conoce de antemano, como sucede con quienes reciben una nómina.

  • Debido a la dificultad de control que existe sobre sus actividades y a la diferencia en el mecanismo de pago de impuestos, los autónomos pueden no cumplir sus obligaciones fiscales, ya sea por olvido, desconocimiento o porque han decidido hacer un cobro “no lícito”.

Por ello, si eres autónomo, es importante que conozcas los requisitos fiscales que debes cumplir y las sanciones a las que te expones si no lo haces.

Obligaciones y posibles sanciones

  1. Darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos

Quien quiera trabajar por cuenta propia debe darse de alta como autónomo antes de que hayan transcurrido 30 días desde el inicio de su actividad. El que un autónomo comience a trabajar sin estar dado de alta en la Tesorería es una infracción grave, que puede conllevar a una multa de entre 300 y 3.000 euros.

  1. Facturar correctamente y pagar a tiempo los impuestos derivados de sus ganancias

El autónomo debe presentar facturas por cada uno de sus servicios, sumando el 21% del IVA y restando el IRPF para autónomos que le corresponda.

  • Si las cifras de la facturación son incorrectas, puede recibir una sanción de Hacienda.
  • En caso de que note el error, puede enmendarlo aplicando el modelo de autoliquidación 111. Entonces, únicamente deberá pagar el recargo por retraso en la declaración, que será:
    • Del 5% hasta los 3 meses después de la fecha límite.
    • Del 10% hasta los 6 meses.
    • Del 15% hasta los 12 meses.
    • Del 20% más los intereses de demora después de los 12 meses.

Recuerda que puedes recibir un descuento del 25% si ingresas la deuda y el recargo en el plazo requerido.

  1. Darse de alta en la Tesorería de la Seguridad Social

Para recibir prestaciones sociales, el autónomo debe darse de alta como tal en la Seguridad Social y pagar una cuota de autónomos en función de sus ingresos.

  • De no hacerlo, el pago fuera de plazo tendrá un recargo del 20%, así como de los intereses generados a partir de la deuda contraída anteriormente.

Si las consecuencias de no legalizar tu situación como trabajador por cuenta propia no te parecen suficientes, recuerda que existen algunos incentivos para promover la incursión de los autónomos, como los distintos tipos de retenciones en el IRPF, los gastos deducibles y la facilidad para facturar y presentar impuestos vía internet.