Playing now

Playing now

Contratar empleados: ¿qué son los contratos por comisión?

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete

La contratación de personal es un paso muy importante para una empresa. Es una inversión que conlleva unos gastos elevados, no sólo por el salario sino también por las cuotas a la Seguridad Social.

El capítulo de recursos humanos (RRHH) lo tienes que prever desde el primer momento, cuando redactas tu plan de negocio. Debes calcular bien cuánto personal vas a necesitar y en qué áreas. Y en función de las tareas que requieres de cada uno, puedes optar por contratados a jornada parcial o completa o a comisión.

Qué son los contratos por comisión

  • Los contratos a comisión se firman tradicionalmente con empleados destinados a ventas,  que cuanto más venden, más cobran. Se trata de fijar una comisión por ventas, que puede ser fija o aumentar a medida que mejoren sus resultados.
  • Muchas veces el contrato a comisión incluye una base fija de salario, que sirve para garantizar unos ingresos mínimos al empleado. Especialmente cuando se tiene que ocupar del lanzamiento de un producto nuevo y tiene que esforzarse durante un tiempo para “colocarlo en el mercado”, o cuando el ciclo de venta es largo.
  • Si el empleado a comisión está obligado a cumplir un horario, tendrás que pagarle a final de mes el salario mínimo interprofesional, aunque no haya alcanzado sus objetivos. No es así si no tiene que cumplir un horario. También puedes optar por fijar un suelo de ventas sin comisión, e incluir ésta cuando se supera ese mínimo.
  • Es importante aclarar en el contrato si las comisiones se van a pagar al terminar una venta o cuando el empresario cobre efectivamente esa venta.
  • Para empleados a comisión, lo más conveniente es firmar un contrato mercantil, no laboral. En este caso, el empleado es en realidad un autónomo que se paga sus seguros sociales y que no está vinculado laboralmente a tu empresa.
  • En el caso de vendedores en tienda sí debes hacer un contrato laboral y determinar bien los sistemas de retribución en el contrato para que cada parte del salario final que recibe el empleado cotice adecuadamente. Y para que tú puedas contabilizar adecuadamente ese gasto en comisiones.
  • Por el contrario, cuando se trata de un vendedor que se mueve fuera de tu establecimiento, sí es más común la figura del autónomo. En este caso, deberías pactar con él, además una retribución de los gastos de desplazamiento.
  • Podría usar un coche de empresa y pagarle una parte de los gastos de gasolina, o bien pagarle todo el combustible si utiliza su propio coche.

En definitiva, la mayor ventaja de tener empleados que trabajan a comisión es que pondrán mejor empeño en que tu producto se venda. Su sueldo depende de ello.

Contratar para el futuro

Una guía que permitirá a los directores de personal y a sus equipos mejorar como marca empleadora y atraer al mejor talento.

Descarga gratuita

Dejar una respuesta