Del coworking al parque: alternativas a la oficina tradicional (infografía)

Publicado · 3 minutos de lectura

Hace unos 15 o 20 años era impensable que una empresa permitiera a sus empleados trabajar fuera del espacio normal de la típica oficina, o que autónomos y freelance no tuvieran el típico despacho de trabajo. Sí, la misma en la que cuantas más horas se hiciera acto de presencia, mejor. Una época en la que la política de “conciliar la vida laboral y familiar” era simplemente una mera frase en donde quedaba mucho por avanzar. No obstante, en la última década, todo esto ha pegado un giro de 360 grados.

La revolución ha llegado a las oficinas gracias a las nuevas tecnologías, el uso de dispositivos móviles, videoconferencias o el ya conocido “teletrabajo“, que han permitido variar la forma de trabajar e, incluso, el lugar desde el que se puede trabajar. En definitiva, la mentalidad empresarial y laboral ha cambiado y lo ha hecho para mejor. El trabajo de hoy en día tiene que ver muy poco con el trabajo de ayer, pero tampoco tendrá mucho que ver con la forma en la que se realice mañana. Y tú, si pudieras trabajar sin ir al trabajo, ¿qué harías? Ahora, ya se sabe que se puede rendir al máximo estemos donde estemos y en Sage os lo vamos a mostrar con esta infografía.

Nuevos tiempos, nuevos espacios para trabajar

La mentalidad empresarial y laboral ha cambiado y lo ha hecho para bien, encontrándonos ante una nueva generación de espacios de trabajo que responden a las necesidades de los nuevos sistemas laborales. Si a esto le sumamos progresos, como el almacenamiento en la nube, las aplicaciones online para trabajar desde cualquier lugar o los equipos de trabajo móviles, rendir al máximo estés donde estés sí es posible.

Dentro de esta demanda de nuevos espacios de trabajo, el concepto “colaborativo” juega un papel más que destacado. Para trabajadores freelance y autónomos, los espacios coworking son ideales para conocer gente nueva y colaborar con otros profesionales que tengan intereses similares. Digamos que son lugares en donde potencian al máximo el dicho de que “el conjunto es muchísimo más que la suma de sus partes”. Esto, por ejemplo, rara vez se puede conseguir en una simple cafetería. Son capaces de reunir altos niveles de talento y motivación, ofreciendo un alquiler por un día o una suscripción mensual.

También, dentro de este universo de nuevas experiencias como el teletrabajo, se está extendiendo el llamado “hot-desking”. Se trata de un tipo de organización o espacio de trabajo que utilizan varias personas simultáneamente y que no ocupan grandes espacios. Puede ser un simple escritorio o una zona de trabajo que se usa solo cuando se necesita o que están asignados por tiempos de trabajo.

Imaginad que llegáis a la oficina y vais al lugar donde tenéis archivadas las cosas. De ahí sacáis un “hotbox” (un archivador donde se guardan documentos). Revisáis la lista para localizar el “hot desk” que se os haya asignado para ese día o que se haya reservado. Una vez terminéis vuestro trabajo, dejaréis libre el “hot desk” para que otro pueda usarlo. No tiene más.

No obstante, hay otras opciones más tradicionales. ¿No os habéis planteado alguna vez ir a trabajar a una cafetería porque la oficina os quede lejos ese día por cualquier circunstancia? Aunque no es el lugar ideal de trabajo, mucha gente va a ellas cuando no saben nada del coworking, o cuando no tienen uno cerca. Si en ellas hay más gente trabajando, ver a otras personas ocupadas y concentradas hará que te motives más para continuar con las tareas. Además, son gratis, más o menos, ya que solo pagas el café que te tomes. La parte mala es que pueden estar llenos de distracciones. Por eso, ¡asegúrate de aislarte del ruido y llevar baterías de repuesto!

Otra de las alternativas a la oficina tradicional son los parques. Si vives cerca de un parque en el que, además de unas bonitas vistas, haya mesas o césped donde puedas instalarte, trata de ir a trabajar allí siempre que el tiempo te lo permita. El aire fresco junto a el paisaje te dará la suficiente motivación para hacer tu trabajo. Eso sí, no olvides que si necesitas internet deberás llevarte la conexión contigo. Aunque no es un lugar habitual para trabajar, ponerte en contacto con la naturaleza siempre viene bien.

Varias son las opciones que hay para elegir, cada una con sus pros y sus contras, que dependerán de las necesidades que uno tenga. Descubre la infografía que Sage ha preparado con las diferentes opciones para trabajar sin ir al trabajo. Y tú, ¿cuál es la alternativa que mejor te cuadra? ¿Se te ocurre algún espacio de trabajo diferente?

INFGR_Alternativas Oficina 1200

Subscríbete a la newsletter de Sage Advice

Recibe nuestros consejos más recientes directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico.

Dejar una respuesta