Playing now

Playing now

Éxito empresarial y soft skills: ¿cómo se relacionan?

Volver a los resultados de búsqueda

Sage

En el entorno laboral cada vez se escucha más el término soft skills. Una serie de habilidades blandas que no se aprenden en los libros y que tienen mucho que ver con el éxito empresarial.

  • Actualmente, las competencias interpersonales están adquiriendo mayor relevancia frente a las técnicas dentro del mundo de las empresas.
  • Hablamos de las soft skills o habilidades blandas, un “arte” cada vez más valorado por los responsables de RRHH a la hora de seleccionar personal.

Autonomía, trabajo en equipo, liderazgo, capacidad de integración, empatía… Existen una serie de habilidades que no se aprenden en los libros, sino que se adquieren con la experiencia laboral diaria. Eso sí, no todos los individuos son capaces de desarrollarlas al mismo nivel. Hablamos de las soft skills, también conocidas como habilidades blandas.

Por otro lado, 6 de cada 10 directivos tienen claro que el 85% del éxito empresarial se debe a este “arte social” tan útil para afrontar los desafíos actuales que definen el nuevo mercado. ¿En qué medida intervienen las soft skills en el éxito empresarial? En este post, te damos todas las respuestas sobre cómo se relaciona la prosperidad de una organización y las soft skills.

El éxito empresarial depende, en gran medida, de las soft skills. ¡Descubre qué son!

Soft Skills: un recurso vital para el éxito empresarial

Numerosos estudios centrados en la estrategia del talento concluyen que las soft skills son aptitudes imprescindibles para gestionar situaciones de incertidumbre y donde impera la inmediatez. Y son precisamente estas características la que definen el mercado actual, cada vez más dinámico y competitivo.

El ejemplo más claro lo encontramos en el estudio “Soft Skills 4 talent”, elaborado por Manpower Group. Con la participación de más de 3.700 empresas de 8 países europeos, esta organización líder mundial en estrategia de Talento determina que las soft Skills son increíblemente útiles para afrontar los desafíos que presentan los diferentes sectores del mercado.

El perfil ideal del candidato soft skills

Sí, enfocarse en las habilidades blandas es primordial para aportar dinamismo y capacidad de adaptación al negocio. Pero esto no significa que haya que desdeñar las habilidades técnicas (también conocidas como hard skills). La clave para dar con el mejor equipo reside en lograr un equilibrio entre las competencias técnicas y las interpersonales.

Aclarado este punto, en las siguientes líneas desgranamos las cualidades que ha de tener un candidato con este tipo de habilidades. Son las siguientes.

Capacidad para resolver problemas

Entre las competencias más demandadas por las organizaciones, la resolución de problemas encabeza la lista. De hecho, el estudio elaborado por Manpower Group apunta que el 69% de los directivos y responsables del departamento de recursos humanos valoran esta cualidad por encima de otras, como la creatividad o la capacidad de colaboración.

Orientación a objetivos

La segunda habilidad más requerida es la orientación a objetivos. El 58% de las empresas encuestadas considera que esta competencia social alinea los objetivos personales con los organizacionales. Por lo tanto, para fijar metas ambiciosas por encima de los estándares y expectativas establecidas, es imprescindible contar con esta competencia, fuertemente ligada a la iniciativa y a la capacidad para la toma de decisiones acertadas.

Colaboración y trabajo en equipo

La medalla de bronce en capacidades soft skills se la lleva la colaboración. Esta capacidad estimula la productividad, la eficiencia y la mejora del desempeño. Actualmente, un 57% de las empresas considera fundamental contar con esta habilidad.

Cómo se relacionan las soft skills y el éxito empresarial

La definición del perfil soft skill que hemos expuesto ya nos da una idea. No obstante, en las siguientes líneas desgranamos al detalle cómo beneficia a las empresas contar con profesionales que tengan este tipo de habilidades.

  • La resiliencia, la flexibilidad, la capacidad de adaptación y la autonomía son cualidades propias del perfil soft skill que ayudan enormemente a que la productividad y el negocio crezcan.
  • Los expertos en selección de personal se enfocan cada vez más en profesionales con inteligencia situacional y emocional, con altos niveles de capacidad de aprendizaje y pensamiento crítico. Estas competencias no hacen sino mejorar la toma de decisiones empresariales, de modo que, por ejemplo, las reuniones laborales resulten mucho más enriquecedoras.
  • Las soft skills y la automatización empresarial constituyen un tándem perfecto. No olvidemos que, actualmente, las habilidades sociales son cada vez más importantes para diferenciar la automatización y la inteligencia artificial. Mientras que las máquinas realizan tareas técnicas y rutinarias, las personas son quienes deben programarlas, supervisarlas y evaluar su trabajo.
  • Un activo con habilidades soft skills mejora el ambiente de trabajo. A medio plazo, el equipo está mucho más motivado, lo que garantiza la retención del talento.

A la hora de reclutar personal, muchas empresas dejan de prestarle atención a una fase vital del proceso de selección: la fase de integración del candidato. Además, para evitar fugas futuras, resulta decisiva en el encaje de la cultura de la empresa. Por tanto, será imprescindible que los departamentos de recursos humanos abandonen los métodos obsoletos de evaluación, centrados en las habilidades técnicas, y vayan más allá.

Ahora, de lo que se trata es de dar con un profesional todoterreno que, además de dominar la técnica, sepa moverse como pez en el agua dentro del mundo de las relaciones interpersonales.