Playing now

Playing now

¿Cuándo puedo deducirme el coste de la ropa de trabajo?

Volver a los resultados de búsqueda

Sage

Pagar impuestos es una de las obligaciones más importantes para empresarios y profesionales y reducir la carga fiscal uno de los objetivos.

  • Con este post queremos que descubras qué requisitos debe tener un gasto para ser deducible y en qué casos puedes deducirte el coste de la ropa de trabajo.

En muchas ocasiones, distinguir entre la ropa de trabajo y la que utilizas en la vida privada es complicado, ya que en la mayoría de los casos no se diferencia. Pero es necesario tener precaución y no intentar deducirnos todo, sino respetar el criterio de la Agencia Tributaria y lo establecido por la normativa aplicable.

Como ropa de trabajo podemos destacar la siguiente:

  • Vestuario utilizado en cocinas: chaquetillas, delantales, gorros.
  • Uniformes de peluquería y estética: casacas, pichis, pantalones.
  • Ropa para la industria: monos, cazadoras, botas.
  • Ropa con medidas de seguridad: chalecos, cascos.
  • Vestuario de personal sanitario: batas, zapatos, pantalones.

¿Qué requisitos debe reunir un gasto para ser deducible?

Antes de nada, si tributas en el régimen de estimación directa, debes saber qué condiciones debe tener un gasto para que te lo puedas deducir. Son las siguientes:

  • Debe ser un gasto afecto o relacionado con la actividad que realices. Por ejemplo, en el caso de un farmacéutico suele utilizar una bata blanca para su trabajo. Es decir, se debe tratar de ropa que solo se utilice para desarrollar la actividad.
  • Es necesario que se justifique mediante factura. Por lo tanto, cada vez que compres ropa de trabajo debes solicitar la correspondiente factura con los datos de tu empresa.
  • El gasto se deberá registrar en la contabilidad. Cuando compres la ropa de trabajo contabiliza la factura. Esta tarea la podrás realizar fácilmente con un software de contabilidad online como Sage Business Cloud Contabilidad y Facturación.
  • Tendrás que imputar el gasto en el ejercicio que corresponda. Aunque existen excepciones, deberás incluir el gasto en el ejercicio en el que lo hayas realizado.

Puede ocurrir que un gasto no sea deducible (porque la factura no es correcta o se ha presentado fuera de plazo) y te lo deduzcas. En estos casos te arriesgas a que Hacienda te imponga una sanción.

El problema de la deducción de los trajes, corbatas y vestidos

Existen profesiones o cargos en los que es necesario seguir unas normas de vestuario. Por ejemplo, un presentador o presentadora de televisión utilizará trajes, corbatas y vestidos a diario, pero al hablar de cara al público deberá cambiar de vestimenta cada día.

En estos casos, es ropa que se puede utilizar tanto para trabajar como para la vida privada por lo que no se puede considerar el coste de esta ropa como afecto al 100% a la actividad y no se podría deducir.

¿Cómo se deduce el coste de la ropa de trabajo en el IVA y el IRPF?

La deducción del gasto que realices en ropa de trabajo, la podrás hacer de la siguiente forma:

  • En la declaración trimestral del IVA (modelo 303). Simplemente tendrás que incluir la factura correspondiente al gasto en ropa de trabajo como IVA soportado.
  • En la declaración trimestral del IRPF (modelo 130). Incluirás el gasto que hayas realizado cada trimestre que sea deducible en el IRPF.
  • En las declaraciones anuales de IVA (390) e IRPF (190). A finales de año deberás presentar las declaraciones resumen de IVA e IRPF donde incluirás los gastos que hayas reflejado en las declaraciones trimestrales.

Tal y como has visto, no todos los casos de vestuario para trabajar son considerados “ropa de trabajo”, por lo que es necesario que tengas siempre en cuenta los criterios a cumplir antes de deducirte el gasto.