IVA de caja, incentivos a la inversión y a los emprendedores. Nuevas ayudas para las empresas

Publicado · 4 minutos de lectura

La celebración del Debate sobre el Estado de la Nación ha sido el marco elegido por Mariano Rajoy para anunciar nuevas medidas de impulso económico y del empleo. Dichas medidas deberán ser aprobadas ahora por el Consejo de Ministros y, en función de la fórmula legal, por el Parlamento.

Las medidas abarcan diferentes ámbitos. Tanto desde el punto de vista fiscal como de estrategia para fomentar el emprendimiento o la inversión privada en nuevos proyectos empresariales.

Apoyos fiscales

Se crea un régimen especial en el IVA que permitirá ingresar el IVA en el momento en que se cobre la factura que será de carácter voluntario y podrá aplicarse por las pymes y autónomos no sujetos al régimen de módulos y con un volumen de negocio inferior a 2 millones de euros. Este régimen obligará a su vez a clientes y proveedores de estas pymes a utilizar el criterio de caja y será aplicable a partir del 1 de enero de 2014.

Las empresas con un volumen de negocio inferior a 10 millones de euros podrán deducirse en el Impuesto de Sociedades hasta un 10% en la cuota íntegra por los beneficios obtenidos en el período impositivo y que se reinviertan en la actividad económica.

Se permitirá que las deducciones por I+D+i que no hayan podido aplicarse en un ejercicio puedan recuperarse mediante un sistema de devoluciones. Este incentivo fiscal del impuesto será el único que no estará condicionado a la existencia de cuota del Impuesto sobre Sociedades, pero estará vinculado a la creación o el mantenimiento de empleo.

Las sociedades de nueva creación tributarán a un tipo reducido del 15% durante los dos primeros ejercicios en que se obtengan resultados positivos y los autónomos que inicien actividades económicas podrán aplicar una reducción del 20% en los rendimientos netos que obtengan durante los dos primeros ejercicios en que se obtengan resultados positivos.

Los desempleados que decidan establecerse como autónomos podrán beneficiarse de la exención completa en el IRPF de las prestaciones por desempleo cuando el abono de la prestación sea en forma de pago único, eliminándose el límite actual de 15.500 millones de euros.

Incentivos a la inversión

El inversor particular que participe temporalmente en empresas nuevas o de reciente creación aportando capital financiero exclusivamente o bien capital financiero acompañado de sus conocimientos empresariales o profesionales para el desarrollo de la actividad de la sociedad en la que invierten tendrá:

  • Una deducción del 15% en la cuota estatal en el IRPF con ocasión de la inversión realizada al entrar en la sociedad, con un funcionamiento similar a la deducción en vivienda habitual.
  • Una exención parcial de la plusvalía (50%) al salir de la sociedad, siempre y cuando se reinvierta en otra entidad de nueva o reciente creación.

Esta inversión deberá ser temporal, de manera que deban transmitirse las acciones entre el tercer y el noveno año de tenencia de la participación.

Ampliación de pagos a proveedores

Se aprobará una ampliación del Plan de Pagos a Proveedores que se puso en marcha en 2012. Esta ampliación se dotará con 2.684 millones de euros. A este nuevo Plan se podrán adherir las Entidades Locales de País Vasco y Navarra incluidas en el modelo de participación en tributos del Estado y determinadas entidades locales distintas del municipio.

Se incluirán también obligaciones pendientes de pago derivadas de contratos de gestión de servicios públicos, bajo la modalidad de concesión, para facturas anteriores al 31/12/11.

Se intentará luchar contra la morosidad de las Administraciones Públicas. Para ello, en sus Planes de Ajuste, deberán establecer una senda de reducción de sus deudas con proveedores que será vigilada muy estrechamente.

Estímulo a la actividad emprendedora

Se pondrá en marcha una tarifa plana de 50 euros en la cotización a la Seguridad Social de los menores de 30 años y nuevos autónomos que inicien una actividad por cuenta propia, esa tarifa plana se aplicará durante los primeros 6 meses de actividad.

Los 6 meses siguientes se les aplicará una reducción en la base mínima de cotización del 50% y durante los 18 meses siguientes una reducción y una bonificación de un 30%, que se amplia en el caso de las mujeres hasta los 35 años.

Se permitirá la compatibilización de la prestación por desempleo con el inicio de una actividad por cuenta propia por lo que durante un máximo de 9 meses la percepción de la prestación por desempleo será compatible con la situación de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, para menores de 30 años.

Además se amplían las posibilidades de capitalización del desempleo para iniciar una actividad emprendedora por la que los beneficiarios de prestaciones por desempleo menores de 30 años podrán capitalizar hasta el 100% de su prestación para realizar una aportación al capital social de una sociedad mercantil, siempre y cuando se establezca una vinculación profesional o laboral de carácter indefinido.

Igualmente se abre la posibilidad a que la capitalización de la prestación por desempleo pueda utilizarse para adquirir servicios de asesoramiento, formación e información, así como para cubrir los gastos de constitución de una nueva sociedad.

Conclusión

Muchas y en algunos casos muy buenas medidas. Veremos cómo y cuándo se aplican y entonces podremos opinar, no es la primera vez que las promesas se quedan en el olvido.

 

Subscríbete a la newsletter de Sage Advice

Recibe nuestros consejos más recientes directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico.

Dejar una respuesta