Playing now

Playing now

La jornada híbrida, un día en la oficina otro día en casa

Personas y Liderazgo

La jornada híbrida, un día en la oficina otro día en casa

medidas urgentes autónomos

Con la pandemia del coronavirus las empresas se han enfrentado al dilema de implantar el teletrabajo al 100%, continuar con el trabajo presencial o implantar un modelo híbrido. Pero ¿cómo conseguir que funcione la jornada híbrida?

  • Según un informe elaborado por Microsoft la jornada híbrida es la opción preferida por más del 70% de los ciudadanos.
  • ¿Qué es necesario para implantar con éxito el modelo hibrido en tu empresa? ¿Es adecuado para atraer y retener talento? En este post contestamos a todas tus dudas.

Es evidente que la pandemia provocada por el coronavirus ha supuesto un cambio radical en la forma de trabajar de muchos empleados. Inicialmente, durante los meses de confinamiento, se implantó el teletrabajo. Posteriormente, muchas empresas han ido implantando la jornada híbrida para beneficiarse de las ventajas del trabajo desde casa y del trabajo en la oficina.

Modelos de jornada híbrida

Actualmente, existen un gran número de empresas que han optado por la jornada híbrida. Es el caso de BBVA, que ya desde noviembre de 2019 implantó un plan que pretendía romper con la cultura del presencialismo. Más tarde, impulsó el modelo híbrido con un 40% de la jornada en remoto y un 60% en presencial.

La jornada híbrida se puede implantar de diversas formas, por ejemplo:

  • Una primera opción consiste en partir la jornada laboral en dos. De manera que se acude a la oficina por la mañana, a la hora de comer se vuelve a casa y se sigue trabajando desde casa por la tarde.
  • Otra alternativa consiste en repartir los días de la semana. Así, algunos días se acude presencialmente a la oficina y otros se trabaja desde casa.
  • Finalmente, existe la posibilidad de acudir algunos meses a la oficina y otros teletrabajar.

La jornada híbrida se puede plantear en las empresas de varias formas: repartiendo la jornada diaria entre la oficina y el teletrabajo, o repartiendo los días de la semana o los meses entre el trabajo presencial y el trabajo a distancia.

Ventajas de la jornada híbrida

Los expertos coinciden en que la jornada híbrida consigue que los trabajadores se beneficien de las ventajas tanto del presencialismo como del teletrabajo.

Las ventajas de la jornada híbrida son las siguientes:

Eficiencia e interacción entre empleados

En muchos casos se ha demostrado que el trabajo a distancia supone que los empleados sean más eficientes, pero, a la vez se pierde el trato humano y la interacción con los compañeros. Con la jornada híbrida se combina la eficiencia del teletrabajo con el trato entre los miembros de los equipos.

Valoración de asistencia y contribución a objetivos

Con el trabajo híbrido se valora en los empleados no solo su asistencia al puesto de trabajo, sino también su contribución a alcanzar los objetivos de la empresa. Esto supone que la cultura de la empresa debe cambiar, de manera que se analicen un conjunto de factores de cada empleado.

Combinación de taras individuales y trabajos colaborativos

La jornada híbrida permite, por ejemplo, realizar tareas individuales en casa y reservar los trabajos colaborativos para los días u horas en que se asista a la oficina. Por ejemplo, cuando se realicen reuniones relativas a un proyecto común se pueden aprovechar los días en que se asista a la oficina para favorecer el intercambio de ideas.

Satisfacción de los empleados y retención de talento

El modelo híbrido permite a los empleados alcanzar la conciliación entre vida personal y laboral.  Además, se evita el posible estrés que pueda causar la conexión continua que, en ocasiones, supone el teletrabajo al 100%. Esto supone que las empresas que aplican el trabajo híbrido son capaces de atraer y retener talento.

La jornada híbrida aporta ventajas como la eficiencia, la posibilidad de combinar tareas individuales con trabajos colaborativos o la satisfacción de los empleados.

Claves para implantar una jornada hibrida con éxito

Para que tu organización se pueda beneficiar de las ventajas de la jornada híbrida que hemos destacado en el apartado anterior, es necesario que se consideren una serie de cuestiones a la hora de implantar el trabajo híbrido:

  1. Identifica los puestos a los que se puede aplicar el trabajo en remoto. No todos los puestos de trabajo son adecuados para realizar tareas en remoto, por lo tanto, es fundamental analizar cada puesto de trabajo y verificar la viabilidad del trabajo híbrido.
  2. Analiza los principales obstáculos para el trabajo híbrido. Antes de implantar la jornada híbrida es fundamental analizar los obstáculos que se pueden presentar, que suelen ser los siguientes: cambios en la cultura corporativa, seguridad en relación a los datos, control de la productividad y del rendimiento o integración de nuevos trabajadores.
  3. Planifica, establece objetivos y analiza resultados. Como en cualquier otro aspecto de una empresa, la aplicación de la jornada híbrida requiere la elaboración de un plan, el establecimiento de objetivos y el análisis de los resultados para verificar si se están alcanzando los objetivos. Esto supone que el plan debe ser flexible y adaptarse a las necesidades de los empleados en todo momento.
  4. Apóyate en la tecnología. Para lograr superar los obstáculos que se pueden plantear en la implantación de la jornada híbrida, la tecnología puede ser la clave. Analiza los softwares que pueden ayudarte en aspectos como la comunicación, la gestión de recursos humanos y el desarrollo de proyectos.

En definitiva, la aplicación de la jornada híbrida en tu empresa puede ser la forma de encontrar el bienestar de tus empleados a largo plazo y potenciar su compromiso con tu organización.