Playing now

Playing now

La importancia de la gestión de riesgos para que tu empresa no sea una Scary Movie

Volver a los resultados de búsqueda

modelos facturas profesionales

En los distintos ámbitos de la gestión empresarial existen riesgos que hay que considerar, teniendo en cuenta los diferentes escenarios que pueden tener lugar si se materializa alguno de ellos, generando un problema. Los riesgos empresariales surgen de muy distintas maneras, por lo que la experiencia y la capacidad de anticiparse son claves para estar preparados y tomar medidas con antelación para poder enfrentarse a los problemas que puedan surgir en los ámbitos financiero, técnico, comercial, entre otros.

En caso de que la empresa no preste atención a la gestión de riesgos, se expone a que su día a día se parezca más a una película tipo Scary Movie, en las que el miedo y las situaciones más absurdas se mezclan para dar lugar a situaciones esperpénticas, como los tres ejemplos que se describen a continuación.

 

Un nuevo cliente no paga un pedido importante

Es importante asignar a cada cliente un nivel de riesgo, determinando el importe máximo que se le puede conceder en pedidos con pago aplazado, para tener controladas las finanzas de la empresa. Esta gestión del riesgo financiero con los clientes sirve para tener bajo control el escenario en el que un cliente entra en concurso de acreedores o inicia una disputa que conlleva la falta de pago en el corto plazo, lo que genera un «agujero» en las cuentas de la empresa. Es importante controlar el riesgo a nivel de empresa y a niveles agregados, como el de grupos de empresas y de sectores, ya que una reacción en cadena como, por ejemplo, el concurso de acreedores de un grupo de empresas, puede provocar un serio problema.

En caso de que se entregue mercancía sin control del riesgo incurrido en cada operación y a nivel global, cualquier día puede provocar un susto importante. En los casos más extremos, incluso puede tumbar el negocio, si afecta a la tesorería e impide atender los pagos pendientes por la sequía de ingresos.

El tipo de cambio provoca que una operación sea ruinosa

Cuando se opera en mercados internacionales con países que utilizan diferentes monedas que el euro, puede resultar de interés, sobre todo en transacciones con un gran volumen, contratar un seguro de cambio. De esta manera, se puede mantener a raya la rentabilidad de la operación, sin que el tipo de cambio de moneda afecte al resultado.

Conviene recordar que en la época que vivimos, cualquier día nos despertamos con una noticia que puede afectar a un país en el que se haya cerrado una operación y los mercados de todo el mundo pueden reaccionar en pocas horas tumbando su moneda, lo que puede convertir una buena operación en una ruina, de la cual tendrá que pagar los platos la propia empresa y no hay objeto posible de reclamación, salvo que se cuente con un seguro.

El sistema informático ha fallado y hemos perdido todos los datos

Los sistemas informáticos son susceptibles de sufrir fallos por diversos motivos. Unas veces las consecuencias son poca cosa y otras, resulta que se pueden agravar y si suceden varios fallos en cadena, el resultado puede ser fatal. Por eso nunca conviene dejar las cosas sin atar bien y hay que pensar en las consecuencias que podría tener sobre el negocio una mala configuración o una custodia deficiente de los datos de la empresa, lo cual podría dar lugar a una escena ridícula y complicada o, mejor dicho, muy complicada.

Por todo lo anterior, es importantísimo contar con un buen sistema informático y, además, prepararse para los escenarios de fallo que puedan surgir. Existen numerosos riesgos que pueden impactar en los sistemas y provocar un serio problema, como son un incendio, in ataque informático desde el exterior, un ataque desde dentro, una inundación, una sobrecarga eléctrica, un robo, etc. ¿Está tu empresa preparada para atender todas estas situaciones de riesgo que pueden generar serios problemas?