Playing now

Playing now

Las diez preguntas para contratar a un abogado

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
Sage

Cuando te conviertes en empresario, es muy posible que en determinados momentos tengas que requerir los servicios de un abogado. Puede ser por un caso en concreto, como la preparación de un contrato con un proveedor o la defensa de una marca o patente.

También puede que tu empresa, según el sector en el que se encuentre y el tamaño que tenga, ya sea por empleados o por facturación, necesite los servicios regulares de un abogado.

En ambos casos, antes de elegir al profesional correcto, no sólo debes mirar el dinero con que cuentas para pagarle. Si planteas a los candidatos estas preguntas que te proponemos, te ayudarán a tomar la decisión correcta:

  1. ¿Cuántos años lleva en la profesión? Saber esto te servirá para calibrar su preparación para afrontar tus necesidades.
  2. ¿Qué experiencia tiene en el sector para el que lo necesitas? Es importante que conozca bien la legislación concreta que se aplica a las empresas de tu sector. Te ayudará a tomar mejor las decisiones.
  3. ¿Cuándo ha sido la última vez que ha trabajado en algo similar? Es posible que haya tenido experiencia en tu sector pero lleve tiempo alejado, lo que podría dejar su experiencia obsoleta. Valora también el porcentaje de victorias y derrotas que ha tenido en los juicios en los que ha intervenido.
  4. ¿Con qué equipo cuenta para apoyarle? Tiene que haber un equilibrio entre el equipo y su número de clientes para garantizar que te va a prestar la atención necesaria y te va a ayudar a encontrar soluciones sin hacerte esperar.
  5. ¿Se mantiene al día de las novedades legales? Debe estar informado de todo lo que se legisla y lo que se prevé legislar en referencia a tu sector.
  6. ¿Cuál va a ser su forma de comunicación contigo? Es decir, si te va a visitar o a llamar regularmente, cómo te va a mantener informado de su trabajo y cuánto tiempo va a necesitar que le dediques.
  7. ¿Tiene problemas de conciencia para defenderte en determinadas circunstancias? Evidentemente, no le vas a pedir que cometa irregularidades. Se trata de que siempre esté de tu lado.
  8. ¿Cuál es su estrategia habitual? Te sirve para saber si hay sintonía entre su forma de trabajar y la tuya.
  9. ¿Es reconocido por sus colegas? ¿Ha aparecido en alguna publicación profesional? Si es así, pídele que te las muestre para tener otro elemento de juicio.
  10. ¿Cuáles son sus honorarios? La respuesta a esta pregunta debe justificar las anteriores y te servirá para valorar equilibradamente entre tu presupuesto y la experiencia y valía que puede necesitar tu empresa.

Si haces estas preguntas a tu futuro abogado, te asegurarás un resultado más satisfactorio para el futuro de tu negocio.