Playing now

Playing now

Morosidad: Principal amenaza para la recuperación económica de las pymes en 2022

Volver a los resultados de búsqueda

Sage

Te contamos cómo afecta la morosidad a la recuperación económica de las pymes y por qué se ha convertido en una amenaza para su futuro.

  • Según CEPYME, los retrasos en las facturas ascienden a un 68,7 %.
  • La morosidad se ha convertido en una amenaza significativa para el futuro de las pymes.

En el primer semestre de 2021, según el Observatorio de la Morosidad de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME), dejó 7 de cada 10 facturas pagadas con retraso.

Esta situación es especialmente grave para las pymes, que con frecuencia ven como sus plazos de cobro se extienden más allá de lo razonable. Además, vienen sufriendo retrasos en la aprobación de normas que puedan penalizar la morosidad. Esta situación está creando un conjunto de amenazas cuyo abordaje es una prioridad empresarial.

¡TUITÉALO! ¿Quieres un futuro para tu pyme? Te contamos cómo la morosidad lo amenaza y cómo actuar ya frente a ella.

Insolvencias en cadena

Un problema importante es que si una empresa no recibe regularmente sus cobros también se hace complicado pagar. Si hay dificultades especiales, aunque sean transitorias, hay que organizar un procedimiento para que los acreedores puedan cobrar de forma ordenada. Cuando hay más de uno, lo normal es acudir a las normas concursales.

Llegados a ese punto, los acreedores empresariales lo pasan especialmente mal. Suele ser necesario conceder facilidades que, en la práctica, implican renunciar para siempre a una parte del valor actual de la deuda. De lo contrario, la pérdida podría ser mayor.

Las dificultades de los deudores implican con frecuencia a renunciar, de un modo u otro, a una parte de la deuda.

En muchas ocasiones, las empresas tienen capacidad para encajar unas ciertas pérdidas por insolvencia de crédito. Sin embargo, llegados a cierto punto, la acumulación de deudas sin cobrar puede repercutir en la capacidad de pago de nuestra propia empresa.

Deterioro de la confianza por la morosidad

El gran reto es que un aumento de la morosidad no repercuta en las relaciones con los principales proveedores y clientes. La perspectiva es doble: hay que saber proyectar credibilidad a los acreedores y saber en qué deudores confiar.

Además, hay que tener en cuenta qué sucede a lo largo de toda la cadena. Por ejemplo, nuestro proveedor puede tener toda la confianza en que nosotros paguemos. Sin embargo, a nosotros nos puede preocupar su capacidad para pagar a quien le antecede en la cadena. De lo contrario, podríamos tener retrasos en los pedidos o cortes de suministro.

La morosidad es un enemigo temible de la confianza empresarial.

En ese sentido, las pymes suelen tener menor poder de negociación y un acceso más restringido a alternativas para aprovisionarse o encontrar clientes preferenciales. Renunciar a un contacto importante por falta de confianza puede comprometer su futuro.

Por tanto, hay que redoblar el esfuerzo para realizar un análisis no solo financiero y de tesorería, sino también de impacto comercial y productivo. Anticiparse a situaciones de crisis y ofrecer soluciones prácticas es clave para salir con fortaleza de situaciones de incremento de la morosidad.

Sage

Una lucha activa frente a la amenaza de morosidad permite a las pymes contemplar el futuro con mayor confianza.

Amenazas a la inversión a largo plazo

Todos estos problemas tienen un ‘colchón’ en el corto plazo con las líneas especiales que ha venido lanzando en los últimos tiempos el ICO. De hecho, ya se han tomado medidas en el pasado (y podría volver a hacerse en el futuro) para relajar las condiciones de los avales y la financiación ligada a ellos. Se puede lanzar nuevas líneas, ampliar plazos para solicitar las existentes, extender la duración de los avales, etcétera.

Estas facilidades de financiación dan mayor fluidez al crédito comercial ordinario. En algunos casos, también pretenden encauzar ciertas necesidades de inversión. Sin embargo, cuando los proyectos de inversión requieren de la implicación estratégica de otras empresas, las medidas ligadas a las líneas ICO pueden ser insuficientes. Estas pueden hacer de puente para llegar a un futuro más propicio, pero es necesario construir proyectos sólidos.

La recuperación económica debe afianzar en el medio plazo lo que hoy avala el ICO. Pero cada empresa ha de ser capaz de trasladar a los terceros implicados en sus planes una imagen resiliente.

Los datos como aliado en la recuperación económica de las pymes

La incorporación de tecnologías, el cambio organizacional y los proyectos sostenibles en conjunción con otras empresas son grandes bazas para las pymes. Pero todos ellos necesitan de la confianza que amenaza la morosidad. En definitiva, son acciones que reclaman canalizar esfuerzos de muchas partes interesadas y corren peligro si los implicados tienen miedo a no obtener recompensa.

Los datos pueden ayudar a resolver el ‘rompecabezas’. Los negocios deben estudiar qué papel juega cada pieza y cuáles son las condiciones contractuales que hacen que todas encajen. Incluso, llegado el caso, nos orientan sobre cómo sustituir a una parte afectada por problemas insalvables de morosidad. De este modo, podremos prevenir pérdidas por insolvencia y evitaremos riesgos que no compensan.

Al mismo tiempo, las soluciones de gestión deben hacer fluir los datos de todas las áreas para armar una respuesta creíble. Necesitamos planes detallados que aborden el papel de los proveedores y clientes clave y que muestren ante ellos imagen de solvencia.

Ello reclama una participación del conjunto del negocio, ya que la morosidad no es un mero problema de tesorería. Constituye una circunstancia clave del entorno que hace que cada departamento deba mostrar la flexibilidad necesaria para optimizar la respuesta. En cierto modo, supone una perturbación en el flujo de caja que es semejante a la de un cuerpo con falta de riego sanguíneo o una planta sin savia.

La morosidad no es solo un problema de tesorería, sino una amenaza para todas las áreas del negocio que reclama respuestas integrales.

La morosidad va a reclamar que los gestores de los pequeños negocios den lo mejor de sí mismos en los próximos tiempos. Aunque es una amenaza para la recuperación económica de las pymes, el futuro es de las empresas con mayor capacidad de respuesta.

Sage XRT Treasury

Sage

- Accede al recorrido
interactivo gratuito

- Conoce la solución
para la gestión de tu
tesorería.

Inicia el tour interactivo