¿Por qué el comercio minorista necesita modernizarse?

Publicado · 4 minutos de lectura

Explicamos las razones por las que el comercio minorista arrastra pérdidas, así como el plan propuesto por el Gobierno nacional para contribuir a la innovación de estos negocios.

Han tratado de hacerle frente a las grandes superficies, pero los pequeños negocios siguen en crisis. Una crisis para la que solo hay punto de retorno si estos comercios consiguen innovar y modernizarse. Sus ventas descendieron un 1,8% en el mes de junio, según datos aportados por la Confederación Española de Comercio, que ya alerta de la difícil situación en la que se encuentra el comercio minorista, afectado por el auge de los e-commerce, marketplace y grandes superficies. Muchos se lo preguntan: ¿A qué se debe su crisis? ¿Conseguirá volver a las cotas de excelencia de sus primeros años? La respuesta es incierta, aunque hay visos de esperanza.

Su crisis comenzó hace años, se estima que la debacle empezó por el año 2015. Desde entonces, ha ido acumulando pérdidas tras pérdidas y malas noticias. No obstante, no fue hasta el año 2017 cuando la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) advirtió de que este tipo de negocios estaban perdiendo una media de 36 autónomos al día en distintas comunidades autónomas.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, a pesar de que las ventas en el año 2017 crecieron un 1,2% en estos pequeños negocios con respecto al año anterior, en la campaña de Navidad, cuando habitualmente suelen registrarse mayores ventas, éstas cayeron un 1,6%, unos datos que le hicieron acumular las pérdidas que ya sufrían desde la aparición y auge de las grandes superficies.

Comercio minorista vs nuevas plataformas de venta

Hasta hace unos años, si, por ejemplo, buscabas un libro que ya estaba descatalogado, no había forma de dar con él si no era acudiendo a la típica tienda de venta de libros de segunda mano e incluso a la librería tradicional de pueblo. En este tipo de negocios se podía localizar todo tipo de stock inimaginable y esto, unido al trato cercano del comerciante hacía que la experiencia de compra fuese mucho más que satisfactoria.

No obstante, con el auge de Internet y la implantación de las primeras ‘tiendas virtuales’, el sector comercial se ha trasladado desde la tienda física a una virtual en la que, además, te sirven un producto en solo unas horas en casa y sin la necesidad de desplazarte al pueblo o a la ciudad de al lado para localizar el producto que estás buscando.

¡Comparte el dato! El comercio minorista supone actualmente el 5,1% del PIB en España y genera el 10,4% del total de ocupados.

Este tipo de plataformas han sido las que han terminado de hacerle daño. Plataformas minoristas como Amazon, que, además, distribuyen productos de todo tipo de tiendas físicas por los cinco continentes han terminado de dar la estacada mortal a estos negocios. De hecho, este tipo de superficies ya están estableciendo tiendas físicas para que los clientes que no estén en casa cuando lleguen los paquetes solicitados, puedan pasarse cómodamente a recogerlos por dicho establecimiento.

Una de las grandes ventajas del comercio electrónico, en detrimento del negocio tradicional, es que aprende de la propia experiencia del usuario y se mejora con el paso del tiempo. El e-commerce se apoya tanto en la inteligencia artificial como en la mejora de la experiencia del usuario a través de técnicas de márketing que le permiten descubrir gustos y cambios que harán que el cliente compre más y más cómodamente.

Cómo innovar en el comercio minorista

Muchos comercios no se modernizan porque carecen de los recursos económicos necesarios y tampoco tienen la formación adecuada para hacerlo. Consciente de ese problema, el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo ha anunciado recientemente un plan para modernizar el comercio minorista. Dicho plan abarcaría el periodo 2019-2020 y se basaría principalmente en introducir las nuevas tecnologías y acercar a los jóvenes a este tipo de negocios, facilitando así el relevo generacional.

Entre las acciones que se llevarían a cabo con dicho plan de modernización destaca la de centrarse en el cliente digital. El comercio debe estar donde se muevan actualmente los clientes y la mayoría de estos son ya nativos digitales, por lo que habría que empezar por poner en marcha el comercio electrónico en la mayoría de los pequeños y medianos negocios.

Por otro lado, se pone el acento en preparar a los comerciantes a desarrollar estrategias de márketing digital que capten la atención del cliente y contribuyan al fomento de las ventas. Dentro de la estrategia de márketing digital, se recomendará a los representantes del comercio minorista que hagan porque sus negocios tengan presencia en las redes sociales. Asimismo, se les aconsejan labores de captación de ‘leads’ como el diseño y envío de newsletters mensuales que contribuyan a mantener informados a los clientes sobre nuevos productos y capten su atención de cara a fomentar la compra.

Asimismo, el plan planteado por el Gobierno nacional para modernizar el comercio incluye mejorar la atención comercial a nivel nacional e internacional. A pesar de que el comercio minorista debe ir paso a paso en su introducción al mundo electrónico, primero debe centrarse en disponer de una logística adecuada para distribuir sus productos a nivel nacional para después hacer lo propio en el extranjero.

Asesoramiento y ayuda

Pero para llevar a cabo esas acciones de modernización, los propietarios de este tipo de establecimientos requieren de asesoramiento por parte de organismos y entidades competentes como las cámaras de comercio u organizaciones de empresarios de la ciudad o comunidad donde esté ubicado el negocio.

Y es que las nuevas técnicas de venta requieren de una especialización adecuada para llevarlas a cabo con éxito. Muchos comerciantes solo pueden dedicarse en el día a día a atender a su negocio en detrimento de recibir una formación adecuada para sacar adelante su comercio. De ahí que recibir cursillos específicos relacionados con márketing, mercados digitales, escaparatismo o técnicas de venta serán de ayuda a la hora de innovar en su hacer profesional.

El comercio minorista supone actualmente, según datos oficiales, el 5,1% del PIB en España y genera el 10,4% del total de ocupados. Además, cuenta con casi medio millón de empresas en el país. Los datos podrían ir en aumento si se contribuyera a la digitalización e innovación de este sector.

Guía para el comercio minorista

Descubre como iniciar tu camino para aprovechar los beneficios de vender online.

Descarga gratuita

Dejar una respuesta