Playing now

Playing now

¿Qué es el pago por TPV virtual y qué ventajas aporta al negocio?

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
sage

En esta entrada analizamos cuáles son las diferencias que hay entre un TPV virtual y uno clásico.

  • ¿Es realmente rentable para un negocio contar con este sistema de pago?
  • ¿Es compatible con otras plataformas de pago seguro?

¿Qué es un TPV Virtual?

También conocida como Terminal Punto de Venta, es una herramienta de pago online que permite a los negocios digitales realizar ventas de cobro inmediato a través de Internet.

Esta sería la definición oficial pero también existe otra más «social»:

  1. Una comida en un restaurante, una carrera de taxi, la cuenta de unas consumiciones en una terraza, etc.
  2. Muy probablemente en cualquiera de estas situaciones hayas pagado con un terminal punto de venta inalámbrico.
  3. La operación consiste en cobrar el servicio una vez finalizado a través de este dispositivo portátil, pero siempre de forma física.
  4. Tan solo debes introducir tu tarjeta de crédito o débito en el dispositivo y marcar tu clave pin. En cuanto llegue la autorización del banco (cuestión de segundos) el pago se habrá realizado.

En la actualidad gracias a la tecnología NFD en muchos casos no hace falta ni siquiera teclear nada, basta con acercar la tarjeta al dispositivo y listo.

Traslademos este concepto al espacio virtual

En lo que respecta a nuestro país, el comercio electrónico tiene un gran peso en la economía española. Hoy en día, es fundamental que un negocio tenga presencia en Internet ofreciendo a los usuarios la posibilidad de comprar sus productos o servicios sin límite de horarios.

Si no lo hace, se estará perdiendo un importante segmento de clientes potenciales.

El TPV Virtual es una pieza clave para que esto ocurra ya que será la herramienta de pago que permitirá a la audiencia realizar este tipo de operaciones.

Mediante este sistema de pago virtual los clientes podrán, a través de su tarjeta de crédito o débito, realizar operaciones de compraventa de forma inmediata en cualquier tienda del mundo en tan solo unos segundos.

Este modelo de compraventa tiene una gran cantidad de beneficios para un negocio y nivel de facturación que comentaremos más adelante.

Algunos datos de interés procedentes del INE (Instituto Nacional de Estadística)

  • En España la forma más utilizada para pagar por Internet es la tarjeta de crédito o débito por el 72,4% de las personas.
  • El 84,6% de la población de 16 a 74 años ha usado Internet en los tres últimos meses. El 69,0% lo hace a diario.
  • 4 de cada 10 personas de 16 a 74 años han comprado por Internet en los tres últimos meses.
  • El 78,4% de los hogares con al menos un miembro de 16 a 74 años dispone de ordenador en el año 2017.

(más información sobre este estudio aquí)

¿Cómo surgió este medio de pago?

Hablemos de Ecommerce…

El ecommerce es un sistema que abarca:

  1. La distribución
  2. La compraventa
  3. El marketing
  4. La información

… de todos los productos y servicios que se venden a través de Internet.

Con el ecommerce no existen barreras ni fronteras geográficas para la venta en un negocio digital. Los mercados físicos no determinarán el tipo de público objetivo a alcanzar si no será más bien el perfil del comprador digital universal que cada empresa quiera atraer.

Este concepto ha sido el principal causante del nacimiento en los últimos años del Boom de negocios digitales. Ya no es necesario contar con un local físico para poder llevar a cabo una actividad comercial, el espacio digital es el elegido para facturar.

Pero no todo es jauja…

Las nuevas tecnologías han traído consigo innovadoras tendencias y herramientas de venta como la que protagoniza este artículo.

Como consecuencia, la competencia se ha incrementado considerablemente, cualquier negocio del mundo puede llegar a ser tu competidor principal, por lo que la creatividad, originalidad y una propuesta de valor de calidad será lo que lleve al éxito a tu negocio digital.

Si todavía no has dado el salto a la red no se nos ocurre un mejor momento para hacerlo, después de todo lo que te estamos contando seguro que ya te has decidido.

Opta por una pasarela de pagos intuitiva

Lo primero que tienes que asumir es que si implementas un sistema de pago virtual en tu negocio, estarás aceptando que todos tus clientes hagan sus compras a través de una tarjeta de crédito o débito. Aquí es donde entran en juego las entidades financieras.

Tendrás que aceptar una serie de condiciones impuestas por ellas, aunque en función del cuál elijas serán más o menos negociables.

Por otra parte, a la hora de insertar la pasarela de pago en tu página web será fundamental que sea lo más intuitiva posible.

Piensa que si tu cliente encuentra barreras o infinitas pantallas para llegar al paso de compra, es probable que abandone tu página habiendo perdido la venta.

¿Cómo se solicita el TPV Virtual?

A través de una entidad financiera.

Como comentamos en párrafos anteriores, si nos hemos decidido a dar el salto virtual debemos de ofrecerle a nuestros clientes la mejor posibilidad de pago que sin duda es el TPV digital.

Para ello tenemos que contactar con nuestro banco u otros y abrir una cuenta o utilizar otra que ya tengamos activa.

Se vinculará directamente el dispositivo a ella de tal forma que todos los cobros y pagos procedentes de la pasarela se ejecutarán sobre la misma.

¿Dispuesto a negociar?

Negocia bien las condiciones de tu terminal digital en el momento de su solicitud. Recuerda que las tarifas oscilan de una entidad a otra. Puedes consultar este ranking sobre Mejor TPV Virtual 2018.

¿Qué tipo de costes tendrás que afrontar?

  • Una comisión por cada uso
  • Un mantenimiento mensual

Estos son los habituales y los que te recomendamos compares y negocies.

¿Cómo configurar tu TPV virtual?

Es un proceso sencillo.

Una vez llegues a un acuerdo con tu banco respecto a las condiciones y te hayan dado el visto bueno para su instalación, te facilitarán una serie de datos que tendrás que introducir en tu terminal virtual.

Toda esta operativa la podrás hacer desde el panel de administración del propio terminal.

Elige los medios de pago así como las tarjetas que quieras aceptar en tu pasarela. Te recomendamos que sean las máximas posibles, recuerda que estás en un universo digital donde tu comprador puede proceder de cualquier parte del mundo.

No olvides realizar una operación de prueba

Antes de activarlo y mostrárselo a tus clientes, es aconsejable que realices una prueba para asegurarte de que el sistema funciona a la perfección.

La propia herramienta te ofrecerá la posibilidad de realizar una compra con datos ficticios.

¿Cómo funciona un TPV digital?

Aunque probablemente hayas realizado más de una compra online en el último año, es normal que quieras conocer paso a paso con lo que se van a encontrar tus clientes una vez decidan acceder a tu escaparate digital.

Durante el proceso de compra…

Se irán acumulando los productos o servicios en el carrito de compra virtual, una vez finalizado tocará formalizar la compra mediante el método de pago que hayamos elegido.

¿Es una operación segura?

Esta es una cuestión que todavía sigue preocupando a muchos empresarios y clientes.

El nivel de seguridad de un TPV virtual es exactamente igual que un TPV tradicional. La única diferencia es que en la modalidad online es un programa de software el que hace de intermediario entre el negocio digital y el banco.

El Proceso de compra online

1- Durante el proceso de check-out, el negocio digital contacta con el TPV facilitándole los datos de la operación como el tipo de moneda, el importe y también el nombre de la marca.

2- A continuación el terminal virtual solicitará al cliente el número de tarjeta así como la fecha de caducidad de la misma. (También pueden pedir un código de seguridad de tres cifras que figura en la parte posterior de la tarjeta).

3- El TPV digital conectará con la entidad financiera a la que está vinculada la tarjeta.

4- Lo siguiente será que el banco solicita su cliente autorización para realizar el cargo en tu tarjeta (a través de un código de seguridad).

La principal desconfianza que ven algunos clientes es que en el acto presencial están viendo el aparato físicamente mientras que en una compra virtual no.

8 Beneficios de un TPV Virtual para tu negocio

1- Acepta todo tipo de tarjetas

En un mercado internacional es importante que ninguno de tus clientes se encuentre con problemas a la hora de comprar alguno de tus productos o servicios online, por lo que cuanto mayor sea la variedad de tarjetas aceptadas, más posibilidades de venta tendrás.

2- Método de pago inmediato: mayor liquidez & menor mora

En el momento en que el usuario realiza la compra, el dinero se ingresa automáticamente en tu cuenta vinculada.

Por otra parte y gracias a este sistema, se reduce considerablemente el nivel de impagos ya que no existe la posibilidad de aplazamiento.

3- Aporta seguridad en sus transacciones

Es mucho más seguro que otros medios de pago tradicionales ya que los datos de los clientes no pueden ser vistos por nadie, ni siquiera por el propietario del negocio.

La información es controlada por el banco con sus propios métodos de seguridad.

4- 100% online

No será necesario instalar ningún programa por parte de los usuarios, la operativa es 100% online.

5- Módulo administración web

El dispositivo virtual ofrece a los negocios la posibilidad de contar con un módulo de administración digital en donde podrá realizar diferentes acciones como consultar los pagos recibidos, realizar devoluciones, comprobar cancelaciones, etc.

6- Bajas comisiones

En la mayor parte de los casos no llegan al 1%, un coste mínimo a asumir teniendo en cuenta el nivel de facturación que se puede alcanzar.

7- Protección para ambas partes

No solamente el cliente está protegido como ocurre en la mayoría de los medios de pago tradicionales, sino también el negocio, lo cuál es muy importante.

8- Medio de pago internacional

Hoy en día prácticamente todo el mundo dispone de una o varias tarjetas de crédito o débito y está acostumbrado a utilizarla por Internet.

Conclusión

Ya que te has decidido a dar el salto al mercado digital, es mejor que lo hagas por la puerta grande ofreciendo a tus potenciales clientes las mayores comodidades.

Seguro que cuando eres tu ella que compra te gusta sentirte libre para decidir como quieres pagar.

Disponer de un TPV Virtual resulta prácticamente obligatorio en los tiempos que corren si quieres seguir siendo competitivo en tu sector.