Playing now

Playing now

Teletrabajo (VIII): Una oportunidad para el sector turístico

Volver a los resultados de búsqueda

Sage

En este post, te contamos cómo el teletrabajo se ha convertido en una oportunidad de negocio para el sector turístico, uno de los más duramente golpeados por la COVID-19.

  • La pandemia ha obligado a cerrar al 70% de los establecimientos turísticos.
  • Muchos hoteles ofrecen tecnología, un lugar de reunión y de trabajo donde poder teletrabajar.

La COVID-19 ha supuesto un giro de 360º para las empresas del sector turístico. En tan solo unos meses, España pasó de ser líder en turismo vacacional a convertirse en algo más parecido al paraíso del teletrabajo. Lo que a priori pudiera parecer una faena para el sector se ha convertido en una oportunidad. 

La pandemia ha obligado a cerrar a entre un 60 y un 70% de los establecimientos turísticos. Los datos los aporta la Conferencia Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT). Según indica su presidente, eso ha supuesto el cierre de más de 16.000 negocios que contaban con 1.800.000 plazas.

Los pocos hoteles que permanecieron abiertos solo registraron entre un 15 y un 20% de la ocupación. Sin viajes y con el confinamiento en marcha, la situación se tornó muy complicada para el sector. Sin embargo, la adversidad también ha supuesto una oportunidad. Las nuevas tecnologías han hecho resurgir una nueva modalidad de turismo asociado al teletrabajo.

Los hoteles que permanecieron abiertos al inicio de la pandemia solo han registrado un 20% de la ocupación turística.

Del turismo vacacional al paraíso del teletrabajo

Hasta hace un año España era el paraíso del turismo vacacional. Buena gastronomía, buen clima y buenas playas y urbes han convertido a España en líder en turismo. Datos de la Organización Mundial del Turismo revelan que nuestro país es el segundo en la lista de países con más turistas internacionales. Hasta antes de la pandemia, España solo se situaba por detrás de Francia en la lista. El último año que se pudo viajar sin restricciones, 2019, viajaron a España cerca de 84 millones de turistas.

Ahora la situación es bien diferente. Sin embargo, los extranjeros y los nacionales no han dejado de disfrutar de los encantos turísticos del país. Ahora, los atractivos turísticos son otros bien distintos y están relacionados con el teletrabajo.

Velocidad de datos, fibra óptica excelente, buen clima y con el virus, de momento, más controlado que en otros países. Esos han sido algunos de los atractivos que el sector ha sabido explotar de cara a consolidar su recuperación. Ya hay alojamientos turísticos que alquilan sus instalaciones en horario laboral.

De habitación de hotel a oficina

La COVID-19 ha obligado a reinventarse a muchos negocios. Unos de los últimos en adoptar los cambios que ha supuesto el teletrabajo han sido los establecimientos hoteleros. Muchos de ellos se resignaron a cerrar cuando el virus andaba descontrolado en España. Durante ese tiempo advirtieron que podían explotar otro tipo de turismo para así ganar en rentabilidad. 

Los hoteles cumplen estrictas medidas de seguridad y convierten las habitaciones en improvisadas oficinas.

Ya hay hoteles que, por ejemplo, alquilan su ubicación en horario laboral. Lo hacen de 9 de la mañana a 19 horas. Algunos, como el hotel boutique Tótem Madrid, ofrecen habitaciones de 27 m2 que incluyen hasta servicio de habitaciones. Las habitaciones se transforman en improvisadas oficinas con todo lujo de detalles y de comodidades.

En el caso de que haya reunión de equipo, los hoteles permiten el uso de las salas de conferencias para poder mantener las distancias de seguridad.

Y una vez concluye la jornada laboral y es hora de volver a casa, permiten el uso del gimnasio del hotel, en caso de disponer de uno de ellos, para ponerse en forma y aliviar tensiones.

Espacios seguros para el teletrabajo

Con las exigencias sanitarias de la COVID-19, el sector turístico no tenía más remedio que reinventarse. Y debía hacerlo de la forma más segura posible. En ese sentido, los hoteles que han optado por esta modalidad lo han hecho incrementando la seguridad de sus espacios.

Escritorios higienizados, internet de alta velocidad, eventos de networking online… y siguiendo en todo momento las recomendaciones sanitarias. Algunos locales han establecido una cuota por alquiler del espacio para trabajar desde allí. Si el usuario decide optar por ese servicio lo que hacen es asegurarse de que se cumplen todas las medidas sanitarias. Se higienizan los espacios, se colocan botellas de gel individual y se ventila adecuadamente el lugar de trabajo. Así, aquellos que no pueden trabajar en la oficina, disponen de un lugar ‘oficial’ desde el que realizar su trabajo.

Los negocios que mejor lo han dispuesto todo son aquellos ubicados a pie de playa. En estos casos, teletrabajar es lo más parecido a estar de vacaciones. Cadenas hoteleras como Meliá han convertido en un ‘híbrido’ su negocio. Para paliar el descenso de reservas, Meliá apuesta por ofrecer un servicio tecnológico y distinto para los trabajadores que no pueden concentrarse en casa. De hecho, en los hoteles situados cerca de la playa se han asegurado de que el Wifi llegue hasta las hamacas del hotel para que los empleados puedan hacer su trabajo sentados frente al mar.

El teletrabajo no tiene fronteras. La tecnología permite hoy en día ser productivo desde cualquier parte del mundo, ya sea o no en la oficina. Y esto es algo que el sector turístico está explotando para paliar los efectos de la crisis.