Playing now

Playing now

7 consejos para motivar a tus empleados al volver de las vacaciones (infografía)

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
sage

Damos consejos para evitar que la vuelta al trabajo después de estar varias semanas de vacaciones sea excesivamente dura y afecte al ritmo de trabajo de la empresa.

  • El 37% de los trabajadores está sufriendo o sufrirá síndrome postvacacional
  • Debemos aplicar medidas que hagan que la transición entre las vacaciones y el trabajo sea lo más leve y llevadera posible

Lamentablemente, agosto ha acabado y con él las vacaciones de verano de la gran mayoría de los trabajadores. Toca volver a la oficina o al espacio de trabajo, a madrugar, a tener un horario… Llega, de nuevo, la rutina. Esta transición puede ser algo traumática, ya que se debe recuperar un ritmo intenso en poco tiempo, lo que puede generar estrés en el trabajador o el llamado “síndrome postvacacional”.

Cualquier persona que haya tenido a su cargo un equipo sabe que las primeras semanas de vuelta al trabajo pueden ser difíciles.

No desesperemos.

La clave está en ponerse las “gafas optimistas” y hacer que en estos días los trabajadores cuenten con estímulos positivos que hagan del periodo de adaptación postvacacional algo más llevadero.

¿Existe el síndrome postvacacional?

¿Existe o es una patología fantasma? Volver siendo un hater al trabajo después de un periodo vacacional largo no es algo extraño. Eso sí, el síndrome postvacacional no es una patología como tal, sino un “trastorno adaptativo”.

  • Cuando lo sufrimos, tenemos una sensación parecida al estrés. Se genera falta de concentración, cansancio, nerviosismo, irritabilidad, falta de productividad u otras sensaciones que dificultan responder al alto número de demandas que supone la vuelta a la rutina.
  • Si bien estos trastornos son transitorios, sus efectos pueden verse reflejados en el rendimiento general de la empresa o departamento en el que se instala. De ahí la importancia de motivar a los trabajadores tras volver de las vacaciones.
  • Pero ¿cuánto de común es? Según un estudio realizado por Adecco, el 37% de empleados sufrirá síndrome postvacacional tras incorporarse al trabajo. ¿Y el 63% restante? De este porcentaje de la población, una parte importante sufrirá cuadros de estrés o fatiga que, aunque no se considerarán depresión postvacacional, dificultarán su regreso al trabajo.

¿Cuándo es más dura la vuelta a la rutina?

Hay ciertas características comunes entre aquellas personas a las que más les cuesta hacer frente a la reincorporación al trabajo. Por ejemplo, aquellos trabajadores que tienen una menor tolerancia a la frustración y que son menos resilientes son más susceptibles a no tolerar la vuelta al trabajo.

  • Igualmente, aquellos empleados que disfrutan de largos períodos vacacionales tienen más dificultades a volver a la rutina, ya que se han acostumbrado a ese descanso y, de repente, tienen que romper con él. Como sabemos, en el caso de España, el grueso del descanso anual se concentra fundamentalmente en los meses de verano.
  • El entorno laboral también es decisivo para un buen regreso. Aquellos que se enfrentan a un entorno difícil, donde tienen que lidiar con un jefe complicado, son más susceptibles. Lo mismo sucede en oficinas con un mal ambiente entre compañeros o donde no se fomente la motivación.

¿Cómo detectar que un trabajador lo sufre?

  • Los síntomas son diversos y cada persona es un mundo diferente. Sin embargo, las señales más comunes son la apatía, el cansancio, la falta de energía y la dificultad para concentrarse en las tareas. Otros también frecuentes en estos trabajadores son los trastornos del sueño, el nerviosismo, el estrés o, incluso, la tristeza.
  • Con tantos posibles, parece difícil detectar este trastorno, aunque en todos los casos existe un hilo común, que es el momento en que los síntomas comienzan a manifestarse tras haber disfrutado de un período vacacional o de descanso continuado.

El síndrome postvacacional se puede prevenir

La parte positiva de todo esto es que, en la mayoría de los casos, una correcta actuación previa puede servir para evitar este síndrome. Asimismo, de producirse, también podemos actuar en el momento del regreso para minimizar el impacto. La clave radica en intentar que la transición entre las vacaciones y el trabajo sea lo más leve y llevadera posible.

¿Cómo? Hay formas muy variadas. Muchas empresas alargan la jornada intensiva. Algunos convenios establecen que será desde el 1 de junio hasta el 30 de septiembre, otros del 15 de junio al 15 de septiembre, otros solo los meses de julio y agosto y otros solo agosto.

En todo caso, aquellas empresas que tomen la decisión de prolongar esta jornada ayudarán a que la vuelta de vacaciones sea más llevadera.

Otro método es el ya tradicional “el trabajo llama al trabajo”. Normalmente, cuando más trabaja una persona, más ganas tiene de trabajar. Así lo mejor es que, para empezar, se asignen tareas fáciles de conseguir al personal para que a coja el ritmo de trabajo y caliente motores.

Muy importante es el ambiente de trabajo. Crear un clima cómodo de trabajo, con buena temperatura, buen ambiente, hará que los empleados estén más a gusto y se refleje positivamente en su trabajo.

¿Quieres saber más sobre cómo hacer más fácil la vuelta de tus trabajadores y que no se vea afectada tu productividad? Atento a la siguiente infografía que ilustra siete consejos para motivar a tus empleados a la vuelta de sus vacaciones.