Playing now

Playing now

Baja por depresión en la empresa: Conoce tus derechos

Personas y Liderazgo

Baja por depresión en la empresa: Conoce tus derechos

Sage

Muchas personas se niegan a reconocer que padecen depresión debido al estigma social que acompaña a esta enfermedad. Sin embargo, debe considerarse una dolencia más. Y, por lo tanto, motivo de baja laboral. En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre tus derechos laborales en materia de baja por depresión.

  • Con la pandemia debida al coronavirus se ha puesto en evidencia la importancia de la salud mental en España.
  • Según datos de Infojobs, la principal amenaza para la llamada “gran dimisión española” es la salud mental, puesto que un 32% de los trabajadores que se plantea dejar su puesto en 2022 la menciona como primer motivo.

En 2021 cerca de 50 millones de trabajadores decidieron dejar su puesto de trabajo en Estados Unidos. En España, los efectos de la pandemia no han sido tan evidentes. Apenas 30.000 personas renunciaron de forma voluntaria a su empleo. Sin embargo, la diferencia se debe a la tasa de paro de ambos países: un 3,9% en Estados Unidos y un 13% en España. Pero, lo más destacado de estas cifras es que el 32% de los trabajadores que se plantean abandonar su empleo desean hacerlo por salud mental.

¡TE INTERESA! ¿Sabes si pueden despedirte estando de baja por depresión? Y en caso de hacerlo, ¿sería un despido objetivo? Resolvemos todas tus dudas en este artículo.

Baja por depresión, ¿qué es?

La depresión es uno de los problemas más relacionados con la salud mental. Por eso en este artículo hablamos de qué es la baja por depresión, quién la concede y qué requisitos hay que cumplir.

En relación con la depresión, es importante destacar que, según datos de la Encuesta Europea de Salud, dados a conocer por el INE, en España a mediados de 2020 había 2,1 millones de personas con un cuadro depresivo. Además, la prevalencia de la depresión en las mujeres duplica respecto a la de los hombres.

Si sientes tristeza, desgana en las tareas diarias, falta de autoestima o trastornos del sueño, puede que sea necesario que consultes con un médico para verificar que se trata de una depresión. Y que por ese motivo te de una baja por depresión.

Del mismo modo que cuando estamos con gripe o nos tienen que operar no podemos desempeñar nuestras funciones laborales con normalidad, la depresión es otro un motivo de baja laboral.

Por lo tanto, la baja por depresión es un tipo de baja laboral que pueden solicitar los trabajadores cuando se encuentran incapacitados psicológicamente de forma temporal para realizar sus funciones en la empresa.

El informe de Adecco sobre la empresa saludable y la gestión del absentismo señala que el 55% de los encuestados identifica los problemas mentales y cognitivos (entre los que se incluyen los problemas siquiátricos como la depresión) como la segunda causa de riesgo e incapacidad en la post pandemia.

Sage

La depresión afecta en España a más del 6,7% de la población, siendo más del doble en mujeres (9.2%) que en hombres (4%).

Requisitos para obtener una baja por depresión

La baja por depresión recibe un tratamiento idéntico al de cualquier otro tipo de baja por enfermedad común. Sin embargo, existen unos requisitos que debes cumplir para poder solicitarla:

  1. Estar dado de alta en la Seguridad Social. Así como estar al corriente de pago de las cuotas en el caso de los trabajadores autónomos.
  2. En el supuesto de baja por contingencia común es necesaria una cotización previa de 180 días en los cinco años anteriores.
  3. Si se trata de una baja laboral por depresión en caso de contingencia profesional, no se requiere un período de cotización previo.

Según Adecco, el 55% de los encuestados identifica los problemas mentales y cognitivos, entre los que se incluye la depresión, como la segunda causa de riesgo e incapacidad en la post pandemia.

¿Quién se encarga de conceder la baja por depresión?

Como sucede con cualquier incapacidad temporal, la baja por depresión puede ser concedida, bien por el médico de familia que diagnostique la enfermedad, bien por la mutua, dependiendo del motivo que la haya provocado.

¿Qué particularidades tiene en función de las causas que la originan?

Por causas personales:

  • Entre otras, son causas personales: la muerte de un ser querido, una enfermedad grave o problemas de pareja.
  • Es el médico de familia quien ha de considerar si una persona necesita la baja. Además, deberá establecer la duración inicial y realizar el seguimiento correspondiente.
  • En este caso, se concederá la baja por contingencias comunes.

Por causas laborales:

  • Son causas laborales: sufrir mobbing, mala relación con los compañeros, etc.
  • En este caso, es la mutua la que debe decidirlo.
  • Si la causa es laboral, se concederá la baja por contingencias profesionales.

Como sucede con cualquier IT, la baja por depresión puede ser concedida, bien por el médico de familia, bien por la mutua.

Sage

Las abstenciones justificadas por baja médica ya no son un motivo de despido en las empresas.

Conoce tus derechos en una baja por depresión

Mientras dure la baja laboral por depresión, el trabajador tendrá derecho a recibir una compensación económica. Esta está destinada a cubrir la falta de ingresos que sufre el trabajador durante el tiempo que está indispuesto temporalmente para asistir al trabajo.

Prestaciones que te corresponden durante la baja

Las bajas laborales por depresión tienen el mismo tratamiento salarial que el resto de las bajas médicas concedidas por cualquier otra patología.

El trabajador deja de percibir el salario que paga la empresa para cobrar una prestación por incapacidad temporal de enfermedad común.

Las cantidades que se perciben en base a la información de la Seguridad Social son las siguientes:

  • Los tres primeros días de baja por depresión no se cobra nada.
  • Del día 4 al 20, inclusive, se percibe el 60% de la base reguladora.
  • A partir del día 21 se percibe el 75% de la base reguladora.

No obstante, existe la posibilidad de que la cantidad percibida sea mayor en los casos que el convenio colectivo contemple alguna mejora.

Los tres primeros días de baja no se cobra nada; del día 4 al 20 se percibe el 60% de la base reguladora y a partir del 21 el 75%.

En caso de que sea el médico de la mutua de trabajo quien conceda la baja por depresión, las retribuciones serán las aplicables a las bajas laborales y no a las de enfermedad común. Correspondiendo al 75% de la base reguladora desde el día siguiente al de la baja en el trabajo.

¿Me pueden despedir estando de baja laboral por depresión?­­

Una de las preguntas más frecuentes con relación a la baja por depresión, es si es posible que se despida al trabajador durante la baja. En estos casos es posible el despido. Pero la causa que lo justifique no puede estar relacionada con el hecho que causa la baja. Si el despido del trabajador es el motivo de la baja, se considerará un despido improcedente.

¿Quién me paga mientras estoy de baja?

Junto con el importe de la prestación, también es interesante saber quién tiene que pagar la baja médica:

  • El pago entre el 4 y 15 día de la baja corresponde al empresario (con la misma periodicidad que los salarios).
  • A partir del día 16 la responsabilidad del pago será del INSS (Instituto Nacional de Seguridad Social), o de la mutua.
  • En caso de ser un trabajador por cuenta propia, el pago lo realiza directamente la entidad gestora o mutua competente.

¿Qué sucede cuando se prolonga más allá de los doce meses?

La baja por depresión tendrá una duración máxima de 365 días que se podrá prorrogar por 180 días más. Es decir, la duración será entre 12 y 18 meses. La prórroga se aplicará cuando se considere que durante ese período de tiempo se puede producir la recuperación del empleado.

Si después de ese periodo de tiempo el trabajador no se ha recuperado de la depresión, se le remitirá a un tribunal médico para que analice y acredite su incapacidad permanente o decida dar el alta al trabajador para que se incorpore a su puesto de trabajo de forma inmediata.

Derogación del despido objetivo por faltas de asistencia al trabajo

Es importante destacar que el artículo 52.d del Estatuto de los trabajadores fue derogado. Hasta el 20 de febrero de 2020 respaldaba como motivo objetivo de despido: “las faltas de asistencia al trabajo, aún justificadas pero intermitentes, que alcancen el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos. Siempre que el total de faltas de asistencia en los doce meses anteriores alcance el cinco por ciento de las jornadas hábiles. O bien, el 25% en 4 meses discontinuos dentro de un periodo de doce meses”.

¿Qué derechos y obligaciones tengo durante la baja por depresión?

Durante la baja por depresión la única obligación del trabajador es hacer todo lo posible para recuperase. Por lo tanto, no tendrá obligación de contestar llamadas o correos electrónicos de carácter laboral.

Por otro lado, tendrá derecho a percibir la prestación económica que hemos detallado anteriormente, para compensar su falta de ingresos durante el periodo de tiempo que dure la baja.

Como consecuencia de todo lo anterior es fundamental conocer la regulación de la baja por depresión, conocer las novedades que se produzcan y los derechos y obligaciones que tienen tanto los empleados como la empresa.

Nota del editor: Este artículo fue publicado en 2020 y actualizado a 2022 por su relevancia.