Baja por depresión en la empresa: conoce tus derechos

Publicado · 4 minutos de lectura

En ciertos momentos de nuestra vida podemos sentirmos tristes, fatigados, desganados, cansados… Y aunque a veces nos negamos a reconocer que podemos estar en una etapa de depresión, existen muchas personas que la sufren o pueden sufrirla, por lo que debe considerarse como algo natural. De esta forma, igual que cuando estamos con gripe, nos operan u otro factor dejamos de ir a trabajar porque no podemos desempeñar las funciones laborales, cuando pasamos por un estado así, también pueden concedernos una baja por depresión.

Si tenemos alguno de estos síntomas mencionados o pasamos por algún momento “traumático”, la persona deberá acudir a su médico de cabecera a contarle su situación. El médico y la mutua son los únicos competentes para considerar si necesitamos una baja y, en su caso, concederla. En Sage te contamos todos tus derechos como trabajador durante una baja laboral por depresión.

¿Qué es la baja por depresión?

Una baja laboral por depresión es la que se otorga cuando el trabajador en cuestión está imposibilitado de forma temporal para un correcto desempeño laboral por motivos psicológicos, principalmente.

Este tipo de baja laboral recibe un tratamiento idéntico al de cualquier tipo de baja por enfermedad común.

¿Qué requisitos debes cumplir para tener una baja por depresión?

Una depresión no puede ser diagnosticada por uno mismo. La baja por depresión deberá ser concedida por el médico de familia que diagnostique la enfermedad o por la mutua. Esto dependerá del motivo de ésta, ya que en función de su origen recibe un tratamiento laboral u otro.

Si la depresión es causada por motivo personales, será el médico de familia el que tenga que diagnosticar la enfermedad, establecer el periodo inicial de la baja y realizar el seguimiento de la depresión.

Cuando nos referimos a causas personales, nos referimos a motivos como la muerte de un ser querido, una enfermedad, problemas de pareja, etc. Es el médico el único competente para considerar si uno necesita la baja o no está en condiciones de realizar sus funciones laborales.

El otro motivo de la baja por depresión puede ser laboral. En este caso es la mutua la que debe decidirlo. Son causas laborales sufrir mobbing, acoso, mala relación con los compañeros, etc.

Lo más habitual es que, aunque el origen de la depresión se deba a motivos relacionados con el trabajo, el empleado lo acabe gestionando como enfermedad común a través de su médico de cabecera.

¿Cuáles son tus derechos en una baja por depresión?

Mientras dure la baja laboral por depresión, el trabajador tendrá derecho a recibir una compensación económica. Esta está destinada a cubrir la falta de ingresos que sufre el trabajador durante el tiempo que está indispuesto para asistir al trabajo de forma temporal.

Igualmente, mientras dure la baja y siempre que se esté dentro de los plazos legales, no podrá ser despedido. Diferente es, por ejemplo, si el empleado está contratado bajo un contrato temporal, aunque se encuentre de baja por IT, se podrá extinguir el contrato inmediatamente tras su “caducidad”, sin acudir a despido alguno.

¿Qué prestaciones te corresponden en una baja por depresión?

Tras obtener la baja por depresión, seguro que os preguntáis las condiciones laborales en las que se queda el trabajador. En primer lugar, hay que destacar que las bajas laborales tienen el mismo tratamiento salarial que el resto de bajas médicas concedidas por cualquier otra patología.

Es erróneo pensar que el trabajador verá reducido su salario. Lo que ocurre es que se deja de percibir el habitual salario que paga la empresa para cobrar una prestación por incapacidad temporal de enfermedad común. ¿En cifras cuánto supone?

  • Los 3 primeros días de la baja NO se cobra nada.
  • Del día 4 al 20, inclusive, se percibe el 60% de la base reguladora.
  • A partir del día 21 se percibe el 75% de la base reguladora.

No obstante, existe la posibilidad de que la cantidad percibida sea mayor en los casos que el convenio colectivo contemple alguna mejora. En el caso de que sea el médico de la mutua de trabajo el que conceda la baja laboral por depresión, las retribuciones en este caso serán las aplicables a las bajas laborales y no a las de enfermedad común o accidente no laboral.

Llegados a este punto es interesante saber quién tiene que pagar la baja médica. El pago entre el 4 y 15 día de la baja corresponde a cargo del empresario (con la misma periodicidad que los salarios), a partir del día 16 la responsabilidad del pago será del INSS (Instituto Nacional de Seguridad Social) o de la mutua.

En caso de ser un trabajador por cuenta propia, el pago lo realiza directamente la entidad gestora o mutua competente.

¿Qué plazos tienes en una baja por depresión?

La duración de la baja dependerá de cada situación, pudiendo ser de corta duración o alargarse en el tiempo. En el caso de que se prolongue en el tiempo, por lo general, entre 12 y 18 meses después de que comenzara el periodo de baja, el afectado pasará a ser evaluado por un tribunal médico.

Y es que las enfermedades de la mente son mucho más complejas que las provocadas por un simple virus o rotura que sí tienen una duración limitada. No obstante, se debe subrayar que la duración máxima de la incapacidad temporal es de 12 meses de duración (prorrogables por otros 180 días cuando se presuma que, durante ellos, el trabajador pueda ser dado de alta médica por curación), de ahí que a partir de entonces se llame al trabajador a pasar por un tribunal médico.

Este concluirá el alta, o bien una incapacidad laboral permanente o temporal. En el caso de que se dictamine el alta, la persona en cuestión deberá reincorporarse de manera inmediata independientemente de su estado. De no ser así, estaría arriesgándose a que le despidan.

Bajas laborales y otras ausencias en el trabajo

Una guía práctica con lo que necesitas saber sobre las bajas laborales, vacaciones, excedencias y otras ausencias en el trabajo de tus empleados.  

Descarga gratis

 

Subscríbete a la newsletter de Sage Advice

Recibe nuestros consejos más recientes directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico.

Dejar una respuesta