Cinco reflexiones sencillas sobre la empresa para el verano

Publicado · 3 minutos de lectura

Los períodos vacacionales son un buen momento para desconectar del trabajo, aunque no del todo. Está bien dejar de lado el día a día, para que la mente y cuerpo descansen, pero también para aprovechar para reflexionar acerca del trabajo sobre temas que requieren una cierta profundidad y abstracción.

De esta manera, las vacaciones se pueden aprovechar para descansar y para volver con fuerzas y con soluciones para trabajar mejor y ponerlas en práctica a la vuelta. En la entrada de hoy, vamos a ver algunos ejemplos.

Cómo puedo delegar más y mejor

Delegar es una de las claves para no morir ahogado por una montaña de trabajo. Si estamos de vacaciones y el negocio no se ha parado, es sinónimo de que alguien puede hacer lo que nosotros hacemos y todo puede seguir funcionando sin mayor problema.

Con un poco de formación y confianza, de puede lograr también delegar más tareas en el día a día y así poder dedicar más tiempo a lo importante, a crear valor para el cliente. ¿Delegas lo suficiente en otras personas de tu equipo?

En qué campos debo mejorar mi conocimiento y habilidades

La formación es algo que siempre es necesario en la empresa, tanto en el campo técnico del negocio, como en el de las habilidades que éste requiere para tratar con otras personas, gestionar equipos, negociar mejor, entre otras.

Las vacaciones son un buen momento para recibir pequeñas dosis de formación y, también, para reflexionar acerca de otra que requiere una mayor dedicación y esfuerzo pero que también es necesaria. ¿En qué materias o habilidades debes formarte?

¿Domino suficientemente algún idioma extranjero?

El inglés es el idioma universal para los negocios, siendo el que la mayoría de empresarios utilizan en sus relaciones internacionales. Hablar bien inglés es muy interesante para poder afrontar con éxito estrategias de internacionalización, para ser capaz de establecer contactos comerciales, negociar y lograr abrir mercado fronteras afuera.

Puede que interese conocer otro idioma, dadas las peculiaridades de algunos negocios. El caso es no quedarse atrapado y darse cuenta del nivel exacto que se tiene de los idiomas necesarios para el trabajo y así poder proponerse un plan de trabajo para lograr el nivel adecuado.

¿Cómo puedo trabajar de forma más eficiente?

La eficiencia es una de las vías que muchas empresas están explotando para cuadrar la cuenta de resultados. El día a día suele impedir las reflexiones sobre cómo trabajar mejor, optimizando el uso de los recursos disponibles.

El descanso vacacional es un buen momento para dejar volar la imaginación y pensar de qué manera se puede trabajar mejor, siendo más eficientes. Es decir, logrando mejores resultados con los mismos recursos o el mismo resultado empleando menos. Por ejemplo, pensando en cómo podría ayudar la gestión visual a la empresa o cómo podría mejorar con un buen gestor documental.

Hasta dónde quieres llegar en tu carrera

Las vacaciones son también un buen momento para reflexionar sobre objetivos profesionales a nivel personal y los pasos que se han de dar para conseguirlos. La empresa puede tener un plan para nosotros, pero cada persona es la que debe marcarse metas y buscar el camino que le llevará hacia ellas.

Saber si se quiere ampliar el negocio, si se quieren captar más funciones y responsabilidades o, si por lo contrario, ha llegado el momento de decir basta y no seguir progresando profesionalmente, son algunas de las preguntas que se puede lanzar uno mismo en sus días de asueto. Con la mente relajada y sin la presión del día a día, seguro que se encuentran respuestas más próximas a la realidad que si lo hacemos bajo presión o como consecuencia de algún marrón.

Subscríbete a la newsletter de Sage Advice

Recibe nuestros consejos más recientes directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico.

Dejar una respuesta