Base liquidable

La base liquidable es un concepto tributario resultante de aplicar una serie de reducciones sobre la base imponible, reducciones establecidas por la Ley regulatoria de cada correspondiente impuesto.

Pero, para entender el significado de este concepto, es necesario saber qué significa gravamen.

Cuando hablamos del Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas (IRPF), la base liquidable se dividirá en dos partes: base liquidable general y la base liquidable del ahorro.

La primera, la base liquidable general, estará formada como consecuencia de practicar en la base imponible general las siguientes reducciones (sin que pueda resultar negativa debido a dichas disminuciones):

– Por aportaciones y contribuciones a sistemas de previsión social.

– Por aportaciones y contribuciones a sistemas de previsión social constituidos a favor de personas con discapacidad.

– Por aportaciones a patrimonios protegidos de las personas con discapacidad.

– Por pensiones compensatorias.

– Por cuotas de afiliación y aportaciones a partidos políticos, federaciones, coaliciones o agrupaciones de electores, con el límite máximo de 600 euros anuales.

Pero, si la base liquidable resultara negativa, su importe podrá ser compensado con los de las bases liquidables generales positivas que se consigan en los cuatro años siguientes.

La segunda es la base liquidable del ahorro que será el resultado de disminuir la base imponible del ahorro en el remanente (si lo hay) de la reducción por pensiones compensatorias y aportaciones a partidos políticos, federaciones…, sin que pueda resultar negativa.

Si quieres aprender cómo gestionar tu IVA y tu IRPF, echa un vistazo a esta guía gratuita. Puedes descargarla en este enlace.

Subscríbete a la newsletter de Sage Advice

Recibe nuestros consejos más recientes directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico.