Términos del Diccionario Empresarial

Facturación

Llevar al día la facturación es básico para cualquier autónomo o microempresa. Y es que, según la Ley del IVA, los empresarios o profesionales están obligados a expedir factura y copia de esta por las entregas de bienes y prestaciones de servicios que realicen en el desarrollo de su actividad, incluidas las no sujetas y las sujetas pero exentas del Impuesto.

¿Qué es la facturación?

La facturación es una acción que se refiere a todos los actos relacionados con la elaboración, registro, envío y cobro de las facturas.

Una factura es un documento que refleja los datos de una transacción mercantil (venta de bienes o servicios) y contiene información como:

  • Los datos relativos al emisor y receptor de la factura (nombre, NIF, dirección).
  • La información sobre la transacción realizada (es el concepto de la factura).
  • El importe facturado y el desglose por cada concepto.
  • Los impuestos aplicables.
  • El número de factura, la fecha y el lugar.
  • El modo y plazo de pago.

Por lo tanto, la facturación es el día a día de cualquier negocio y puede ser la clave para conocer:

  • El nivel de liquidez que tiene el negocio.
  • De dónde provienen los ingresos.
  • Qué productos o servicios se venden más.
  • Qué posibilidades de inversión existen.
  • Qué decisiones estratégicas se pueden tomar.

¿Qué obligaciones deben cumplir los empresarios en la facturación?

La facturación se regula en el Real Decreto 1619/2012, de 30 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación, que establece las siguientes obligaciones:

  • Emitir y entregar factura por las operaciones realizadas en el desarrollo de la actividad empresarial o profesional.
  • Conservar copia o matriz de estas facturas emitidas.
  • Conservar las facturas u otros justificantes recibidos de otros empresarios o profesionales.
  • Llevar unos libros registros de las facturas emitidas y recibidas.

Además de lo anterior, el reglamento sobre facturación regula una serie de casos en los que no es necesario expedir factura que son los siguientes:

  • Operaciones exentas del IVA, salvo los casos previstos en la Ley del IVA.
  • Operaciones a las que se aplique el recargo de equivalencia, no obstante deberá expedirse factura por las entregas de inmuebles sujetas y no exentas del impuesto.
  • Operaciones de empresarios o profesionales acogidos al régimen simplificado del IVA.
  • En los casos autorizados por la Agencia Tributaria.
  • Operaciones realizadas en el desarrollo de actividades acogidas el régimen especial de agricultura, ganadería y pesca.

En definitiva, llevar al día la facturación será esencial para cualquier empresa ya que, sin dinero, no hay negocio. Y para ello, utilizar un software de facturación en la nube será la solución más rápida y sencilla.

Sage Contabilidad y Facturación

¡Con un 50% descuento durante 6 meses!

  • El software de facturación en la nube
    con el que tendrás todo tu negocio controlado
Compra ahora
Sage