Playing now

Playing now

ERTES: ¿Qué ocurre con ellos después del verano?

Volver a los resultados de búsqueda

Sage

Con el final del verano a la vuelta de la esquina, le decimos adiós a la quinta y última prórroga de los ERTES. ¿Qué escenario laboral y económico le esperan a empresas y trabajadores a partir de entonces?

  • A las puertas del verano, el gobierno aprobaba la quinta prórroga de los ERTES, además de poner en marcha diferentes ayudas a los autónomos, hasta el 30 de septiembre de 2021.
  • ¿Con qué opciones cuentan las empresas a partir de dicha fecha? ¿Tiene el ejecutivo previsto algún otro mecanismo que proteja el empleo a largo plazo? ¿Qué pasará con los ERTES después de verano? Todas las claves, en este post.

El verano pasado, las prestaciones de los trabajadores que continuaban en ERTE desde que estallara la pandemia se vieron reducidas a partir de septiembre de 2020. Y es que la regulación vigente en ese momento establecía que, transcurridos seis meses desde el primer cobro de la prestación, la paga bajaba considerablemente.

 Un año después, nos encontramos a las puertas del vencimiento de la última prórroga de los ERTES, previsto para el 30 de septiembre de 2021. No obstante, se están planteando nuevos mecanismos con vistas a mantener el empleo. Un ejemplo lo encontramos en el MSE (Mecanismo de Sostenibilidad del Empleo). Esta herramienta está dirigida a que las empresas, antes de valorar el despido, motiven de forma suficiente la extinción del contrato por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción (ETOP).

¡Comparte! Y descubre los nuevos mecanismos que el ejecutivo tiene previstos para seguir preservando el empleo cuando finalice la última prorroga de los ERTES.

Medidas incluidas en el último acuerdo entre gobierno y agentes sociales aprobado antes de verano

El último acuerdo entre gobierno y agentes sociales tiene como medida estrella la quinta prórroga de los ERTES, pero también se han pactado las siguientes prevenciones:

  • La aplicación de medidas de flexibilidad adoptadas desde que estallara la crisis, en los términos previstos en el RD-ley 2/2021, de 26 de enero. Este texto contiene medidas sociales y de refuerzo en defensa del empleo.
  • Las medidas extraordinarias en materia de exoneraciones en las cotizaciones a la Seguridad Social de las empresas.
  • El mantenimiento de las medidas extraordinarias en materia de protección por desempleo de las personas trabajadoras recogidas en el Real Decreto-ley 30/2020.
  • Las prestaciones extraordinarias para autónomos que no pueden desarrollar su actividad con normalidad se mantienen también hasta el 30 de septiembre. Nos referimos a la prestación compatible con la actividad, la de suspensión de actividad y la de temporada.
  • Otras iniciativas complementarias de protección con vistas a garantizar la estabilidad en el empleo y evitar la destrucción de puestos de trabajo.
Sage

El otoño pone fin a la quinta prórroga de los ERTES, por lo que se dibuja un escenario nuevo y de carácter permanente para empresas y trabajadores

Entonces, ¿qué pasa con los ERTES después del verano?

La figura del ERTE ha sido clave en la situación ocasionada por el COVID-19. Esto es debido a que ha evitado la destrucción de muchos empleos. En definitiva, los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo se han ido aplicando para preservar parte del tejido productivo.

Además, la situación generada por la crisis ha sido extraordinariamente cambiante y no ha afectado a todas las empresas por igual. El factor territorio, por ejemplo, ha sido determinante a la hora de implementar una u otra política, puesto que el virus ha incidido de manera distinta en cada comunidad autónoma. De modo que, desde que estallara la pandemia, los ERTES han ido evolucionando y rediseñándose para adaptarse a cada situación empresarial.

Evolución del ERTE desde la irrupción de la COVID hasta hoy

Para entender el escenario actual, debemos hacer un breve recorrido por la aplicación del ERTE en todas sus variantes desde el estallido de la crisis. En las siguientes líneas te desgranamos algunas claves.

Fase 1. Aplicación masiva del ERTE

  • Para empezar, la irrupción de la COVID-19 ha dado lugar a la aprobación de nuevas figuras legales en forma de Expediente de Regulación Temporal del Empleo.
  • Estos se han ido aplicando a nivel nacional, adaptándose a diferentes escenarios laborales y económicos.

Fase 2. Creación de diferentes tipologías de ERTES en función de cada situación empresarial

  • Algunas de las figuras diseñadas han sido, por ejemplo, el ERTE por rebrote.
  • Esta herramienta concreta estaba destinada a dar cobertura a empresas obligadas a cerrar de nuevo por situarse en zonas especialmente afectadas.
  • Pero había muchas más, como el ERTE por limitación, por causas ETOP, etc.

En consecuencia, hablamos de un conglomerado de tipologías de ERTE que se han ido aplicando a lo largo de la crisis. Y lo han hecho de forma simultánea o sucesiva, en función de las diferentes situaciones que empresas y sectores del país han tenido que enfrentar.

Fase 3. Fin de la prórroga de los ERTES

  • Nos trasladamos ahora al presente, donde el verano está a punto de acabarse y, con el fin del periodo estival, se cumple la última prórroga de los ERTES.
  • ¿Qué pasa con los Expedientes de Regulación de Empleo después de verano? La respuesta rápida es que continúan, pero adoptan una condición permanente y una nueva terminología: Mecanismo de Sostenibilidad del Empleo (MSE).

De los ERTES al MSE

Las novedades laborales previstas para después de verano apuntan hacia una nueva propuesta del ejecutivo basada en la creación de una nueva modalidad de ERTE. Nos referimos al Mecanismo de Sostenibilidad del Empleo, una herramienta destinada a su aplicación permanente para seguir conteniendo la destrucción del empleo.

El ejecutivo busca dar prioridad al MSE frente a extinciones de contrato por causas ETOP.

Otra de las medidas previstas para cuando finalice la quinta prorroga de los ERTES incluye la suspensión del contrato o la reducción de jornada cuando razones imprevisibles o ajenas a la organización impidan o limiten el normal desarrollo de la actividad empresarial.

Como no podía ser de otra manera, el final del verano 2021 también trae consigo novedades laborales para paliar los efectos de la COVID-19 sobre empresas, trabajadores y autónomos.

Nota del editor: Este artículo fue publicado en 2020 y actualizado en 2021 por su relevancia.