Asesorías y Despachos Profesionales

Estrategias para optimizar el cierre fiscal del Impuesto sobre Sociedades 2023

Conoce cómo afecta el cierre contable y las decisiones de los últimos días de ejercicio al Impuesto de Sociedades.

Sage

El cierre contable afecta al Impuesto de Sociedades, por lo que es importante analizar la cifra de negocios y planificar el ejercicio con antelación.

  • Debes vigilar el impacto del cierre contable en el Impuesto de Sociedades.
  • El importe neto de la cifra de negocios marca muchos regímenes fiscales.

El cierre contable tiene importantes repercusiones fiscales. Uno de los impuestos más afectados es el Impuesto de Sociedades. No en vano, este toma la contabilidad como punto de partida.

Por ello, es muy importante que los asesores inculquen a sus clientes la importancia fiscal de los procesos contables. Además, conviene contar con herramientas que faciliten la conexión y confianza entre ambos. Así podrá haber un perfecto alineamiento entre las tareas fiscales y contables y las personas encargadas de llevarlas a buen puerto.

¡TUITÉALO! El cierre contable afecta a tu impuesto de sociedades. ¡Toma nota de las principales recomendaciones!

Analiza tu cifra de negocios

Una de las cifras que más marcan tu impuesto de sociedades es el llamado importe neto de la cifra de negocios. Aparece en los modelos de cuenta de pérdidas y ganancias como suma de todas las ventas y prestaciones de servicios. Esto, una vez deducidos descuentos por pronto pago, devoluciones y rappels.

Hay que tener en cuenta los criterios del artículo 34 de la resolución del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) de 10 de febrero de 2021. En esta norma se hacen varias precisiones, entre las que destacan las siguientes:

  • Solo se tienen en cuenta las operaciones principales de la empresa. Estas son las que se realizan regularmente y por las que la empresa obtiene ingresos periódicos. Lo que no se incluye, en ningún caso, son los trabajos realizados para la propia empresa y bienes y servicios que son producidos y consumidos por esta.
  • La cifra de negocios incluye ingresos que aunque no se deriven de contratos con clientes forman parte de la actividad ordinaria.
  • El IVA repercutido forma parte de lo que el cliente ha de pagarte, pero no de tu cifra de negocios.
  • Entre los descuentos que hay que restar se incluyen los derechos incentivos o reducciones en el precio en forma de vales, puntos de descuento, cupones y otras iniciativas semejantes.
  • Las subvenciones solo se incluyen en la medida en que formen parte del precio y se concedan por unidad vendida.
  • Cuando se financia la operación al cliente, la parte del ingreso que corresponde a intereses no forma parte de la cifra de negocios.
  • Además del IVA repercutido, también hay que excluir del importe neto de la cifra de negocios los impuestos especiales, en caso de que la operación esté gravada con alguno de ellos.

¿Cómo incide la cifra de negocios en el Impuesto de Sociedades?

El importe neto de la cifra de negocios afecta a múltiples asuntos del impuesto de sociedades. Entre ellos, destacan tres límites que no deben superarse si se quiere optar a determinados beneficios fiscales:

  • 1 millón de euros para poder aplicar el tipo de gravamen del 23%.
  • 10 millones de euros para disfrutar de los incentivos fiscales para empresas de reducida dimensión.
  • 20 millones de euros para no tener una tributación mínima del 15%.

¿Qué se puede hacer ante el cierre contable?

La mejor recomendación es ser previsores. Un buen cierre debe planificarse antes de que comience el ejercicio. Han de ponderarse criterios financieros y fiscales y estudiarse las repercusiones contables. 

La previsión es la herramienta más preciada para un buen cierre contable y fiscal, pero puede haber, en ocasiones, necesidad de decisiones de última hora.

Por eso, es tan útil que las empresas cuenten con buenos asesores. Y lo mejor es que estos dispongan de herramientas que encaucen la relación desde el primer contacto, como Sage for Accountants

En ocasiones puede hacerse algún ajuste de los últimos días del ejercicio, como posponer contratos o reducir la actividad. Así no se superan los límites y se puede disfrutar de las ventajas que tienen las empresas con menor importe neto de la cifra de negocios en el impuesto de sociedades. Además, en algunos casos, la repercusión positiva de la decisión puede afectar a más de un período.

Sin embargo, antes de tomar la decisión de posponer ventas o prestaciones de servicios, debes realizar un estudio previo. Entre los aspectos que debes analizar se incluyen los siguientes:

  • Repercusiones en las previsiones de tesorería y capital circulante
  • Posibles conflictos con clientes habituales o potenciales al retrasar su servicio.
  • Afectación a los gastos relacionados con los ingresos retrasados. Puede, por tanto, haber un impacto en el resultado contable.
  • En empresas en crecimiento, no alcanzar determinadas metas de cifra de negocios puede lastrar su imagen externa.
  • Impacto operativo en aspectos como el funcionamiento y mantenimiento de máquinas o instalaciones o el reparto del tiempo de trabajo.
  • Incremento de la probabilidad de comprobaciones e investigaciones fiscales que busquen saber si la cifra está por debajo de los límites.

Otras recomendaciones frente al cierre contable y del Impuesto de Sociedades

Aunque el importe neto de la cifra de negocios marque muchas de las principales decisiones del cierre, existen otras. Estas son algunas de las principales recomendaciones:

  • Asegúrate de que todos los gastos están contabilizados. En general, de no ser así, no podrás deducirlos fiscalmente, aunque la norma te lo hubiese permitido.
  • Examina todas las valoraciones a valor de mercado y comprueba que sigues los métodos adecuados. De entre ellas, destacan los relacionados con operaciones vinculadas.
  • Lista y analiza todos los ajustes extracontables que tengas que realizar. Ten en cuenta que algunos dependen de decisiones contables que afectan al cierre.
  • Depura tu contabilidad para evitar errores. No olvides que pueden arrastrar consecuencias fiscales.
  • No te quedes con dudas contables ni fiscales. Si es necesario, presenta una consulta tributaria vinculante o una consulta al ICAC.
  • Realiza comparaciones cuando tienes varias opciones, como en la determinación de pagos fraccionados, consolidación fiscal, arrendamientos financieros, etcétera.

Cerrar bien el ejercicio implica muchas tareas, pero todas están inspiradas por un mismo orden. El impuesto de sociedades parte de la contabilidad y debes coordinar los esfuerzos en ambos ámbitos.