Playing now

Playing now

Low Touch Economy: qué es y cómo puede ayudar a tu negocio

Volver a los resultados de búsqueda

Sage

¡Renovarse o morir! La adaptación a la Low Touch Economy ha sido la única opción de muchas empresas para sobrevivir y generar nuevas fuentes de ingresos.

  • Te contamos que es la economía de bajo contacto o Low Touch Economy y cómo puedes adaptarte a ella.
  • Conoce cómo obtener nuevos ingresos para tu negocio con la economía de bajo contacto.

Cuando el entorno es hostil y todo parece perdido, es cuando un buen líder puede demostrar todo su potencial adaptándose rápidamente al entorno. Eso es lo que han hecho muchos héroes en sus negocios. Algunos, muy conocidos por liderar empresas de renombre. Otros, conocidos en sus barrios, por sus clientes o empleados.

Según Charles Darwin, los individuos menos adaptados al medio ambiente tienen menos probabilidades de sobrevivir. Son las especies que se adaptan mejor al cambio las que sobreviven.

Para adaptarse a los cambios que ha traído la COVID-19, las empresas necesitan adaptarse a la economía de bajo contacto o Low Touch Economy. De Esta manera, pueden tener más probabilidades de seguir abiertas o incluso incrementar su cifra de negocios.

Ejemplos de adaptación al cambio

En el momento más crítico de la pandemia empresas como Inditex han sabido transformar en tiempo récord sus negocios. Así, han podido satisfacer las demandas de material sanitario. Y lo han hecho uniéndose a empresas como Jevaso, en Arteixo, para fabricar mascarillas y batas de protección para los sanitarios. De esta forma, han liderado una transformación secundada por una gran parte de la industria textil gallega y nacional.

Otro ejemplo, el caso de la factoría de Seat en Martorell. Esta industria adaptó su línea de producción en un tiempo récord para fabricar los tan demandados respiradores. La fábrica de ron Arehucas, en la ciudad grancanaria de Arucas, también se sumó a la lucha contra el coronavirus. Al haber paralizado la producción de ron por el cierre preventivo de su fábrica, decidieron destilar el alcohol para uso sanitario.

Pero también a nivel más pequeño hay muchos ejemplos. El restaurante que potenció sus redes sociales para ofrecer sus comidas para llevar, o los profesores que tuvieron que pasarse a la teleformación.

¿Qué es Low Touch Economy?

La Low Touch Economy, o economía de bajo contacto, se caracteriza principalmente por existir poco contacto o interacción entre personas en los procesos del negocio. La transformación en negocios de bajo contacto ha sido un factor clave para el éxito de muchas empresas durante la pandemia.

Inicialmente el termino hacía referencia a procesos automatizados o con presencia de inteligencias artificiales. Como, por ejemplo, procesos de ventas realizados únicamente mediante software, o soporte técnico realizado directamente por una maquina sin necesidad de la intervención humana.

Esta forma de hacer negocios ha venido para quedarse, por lo menos durante algunos años más. Pero, cuando acabe la pandemia, ya nada volverá a ser igual. Nos habremos digitalizado de manera acelerada. Y, aunque desaparezcan las limitaciones y restricciones ocasionadas por la COVID-19, muchos negocios ya se habrán transformado y no retrocederán a su estado prepandemia.

¿Cómo adaptarse a la Low Touch Economy y generar nuevos ingresos?

  • Atención permanente a los nuevos hábitos de comportamiento y necesidades. La pandemia nos ha cambiado. Ha cambiado nuestras costumbres, la forma de relacionarnos y hasta nuestras relaciones con los médicos. Por poner un ejemplo, han surgido consultas de psicólogos online para satisfacer la demanda de ayuda psicológica por los efectos del confinamiento y el estrés.
  • Identificar oportunidades. Podemos estar atentos a los nuevos hábitos, pero si no identificamos oportunidades de negocio y traducimos nuestro esfuerzo en ventas, estaremos pasando el rato. Debemos trabajar para crear demanda de nuevos productos o servicios, que pueda ofrecer nuestra empresa.
  • Lanzamiento de nuevos productos o servicios. Si hemos detectado cambios en los hábitos de comportamiento e identificado una oportunidad de negocio para satisfacer nuevas necesidades, tenemos que responder con el lanzamiento de nuevos productos o servicios, bajo el paraguas de un plan estratégico.
  • Presencia en redes sociales. En redes sociales como Linkedin podemos encontrar psicólogos, abogados, asesores y todo un gran abanico de profesionales. Podemos conocer por sus publicaciones antes de contratar sus servicios. Las redes sociales se han convertido en un escaparate en el que no hay contacto físico, pero que nos permite encontrar profesionales, estar al tanto de tendencias y modas, y dar a conocer nuestros productos o servicios.
  • Marca personal y embajadores de marca. Una buena marca personal y las referencias y comentarios de los prescriptores de nuestra empresa son clave para generar confianza hacia nuestros servicios, productos o en nuestra organización. En la economía de bajo contacto la confianza es clave, y puede ser mucho más difícil conseguir esa confianza, sin poder estar cara a cara con el cliente. Ahora para contactar con los clientes hay que hacerlo mediante webinars, newsletters, videollamadas, etc.

Oportunidades de negocios de bajo contacto

Algunas oportunidades de negocios de bajo contacto que están en auge serian:

  • Juegos y entretenimiento online.
  • Consultas de psicólogos o coachs en remoto.
  • Venta de artículos para mascotas online.
  • Nuevas formas de reparto a domicilio. Entregas con drones y/o robots.
  • Servicios asociados al teletrabajo. Ciberseguridad, oficinas de servicios compartidos, etc.
  • Abogados online.

La pandemia ha propiciado el cambio de todo o parte del modelo de negocio de muchas empresas. Un cambio que está obligando a muchas organizaciones a reinventarse totalmente. Y, además, los cambios que se están produciendo en la economía pueden prolongarse aún bastante en el tiempo. Ya nada volverá a ser como antes.