Estas son las novedades que afectarán a las cuentas anuales de las pymes en el cierre de 2017

Publicado · 3 minutos de lectura

Las cuentas anuales, tanto de las pymes como de las grandes empresas, deberán ser aprobadas dentro de los seis primeros meses de cada ejercicio por la Junta General, que deberá también, si procede, aprobar la gestión social y resolver sobre la aplicación del resultado.

Una vez aprobadas, las cuentas anuales deberán ser depositadas en el Registro Mercantil del domicilio social de la empresa, dentro del mes siguiente a su aprobación, según se especifica en el artículo 365.1 del Reglamento del Registro Mercantil y el 279 de la Ley de sociedades de Capital. El cómputo del mes será de fecha a fecha (art. 5º del Código Civil). Por ejemplo, si la junta se celebra el 30 de junio, el último día del plazo es el 30 de julio.

A través del Real Decreto 602/2016, de 2 de diciembre, se aprobaron diversas normas de índole contable que ya afectaron a las cuentas que se presentaron el año pasado. Recordemos que las principales novedades en lo que a las pymes se refiere son las siguientes:

Se amplía el ámbito de aplicación del PGC-Pymes

Los límites de total activo, importe neto de la cifra de negocios y número de trabajadores, se igualan con los previstos para poder elaborar un modelo abreviado de balance y memoria.

A falta de una definición a efectos contables de la categoría de mediana empresa en la normativa española, se mantiene el término del Plan General de Contabilidad de pequeñas y medianas empresas, por su general uso y aceptación, para identificar la norma contable de referencia de las entidades que no superen los límites de importe total de activo, cifra de negocios y número medio de trabajadores que establece la Directiva para definir las empresas incluidas en el alcance de la simplificación contable.

Las empresas que cumplen estas condiciones son aquellas, cualquiera que sea su forma jurídica, individual o societaria, que durante dos ejercicios consecutivos reúnan, a la fecha de cierre de cada uno de ellos, al menos dos de las circunstancias siguientes:

  • Que el total de las partidas del activo no supere los cuatro millones euros. A estos efectos, se entenderá por total activo el total que figura en el modelo del balance.
  • Que el importe neto de su cifra anual de negocios no supere los ocho millones euros.
  • Que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio no sea superior a cincuenta.

Se simplifican las obligaciones contables de las pequeñas empresas

Se suprime el estado de cambios en el patrimonio neto y se reducen las indicaciones a incluir en la memoria de las cuentas anuales.

Para la cuantificación de los límites explicados en apartado anterior, en los grupos de empresas, se tendrá en cuenta la suma del activo, del importe neto de la cifra de negocios y del número medio de trabajadores del conjunto de las entidades que conformen el grupo, teniendo en cuenta las eliminaciones e incorporaciones reguladas en las normas de consolidación, por lo que la mayoría de pymes pertenecientes a grupos de sociedades deberá realizar el ECPN.

Se modifica el tratamiento contable de los activos intangibles

Se establece que no existen intangibles de vida útil indefinida, por lo que todos los activos intangibles tendrán una vida útil definida y, por tanto, deberán ser objeto de amortización sistemática. Los activos intangibles cuya vida útil no pueda estimarse de manera fiable se deberán amortizar con carácter general en un plazo de 10 años.

A quién tienes que pagar y cuándo. No tendrás que volver a hacerte estas dos preguntas si cuentas con un software de gestión que te permita estar siempre al corriente de tus pagos. No importa el tipo de negocio que tengas, cuenta con la solución apropiada para trabajar con total seguridad con proveedores, personal subcontratado o empleados a los que hay que pagar.

Subscríbete a la newsletter de Sage Advice

Recibe nuestros consejos más recientes directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico.

Dejar una respuesta