Playing now

Playing now

Novedades sobre la tarifa plana de autónomos en 2021

Volver a los resultados de búsqueda

Descubre el futuro de la tarifa plana para autónomos que está planteando el Gobierno, cómo podría quedar y qué cambios se avecinan.

  • UPTA se muestra muy crítica con la tarifa plana de autónomos.
  • El Gobierno está centrado en la reforma de la Seguridad Social y su equilibrio financiero.

El futuro de la tarifa plana de los autónomos está en el aire. Hay mucho debate que se inserta en otro más amplio de reforma de la Seguridad Social en general y, en particular, de la de los autónomos. Además, se entrecruza con nuevas medidas que podrían afectar a la fiscalidad de los trabajadores por cuenta propia.

¡Comparte! ¿Se avecinan cambios en la tarifa plana de autónomos? Te contamos cómo podría quedar.

En cualquier caso, tenemos por delante unos meses de negociación política y de mesas sociales. Además, hay que tener presente que en el pasado reciente se han alcanzado reformas con amplísimo apoyo parlamentario. Por lo tanto, es de esperar que las novedades que lleguen sean fruto de un punto de encuentro entre la variedad de visiones. Veamos cómo están las posturas de las principales partes implicadas.

El planteamiento gubernamental sobre la tarifa plana de autónomos

La idea gubernamental es transitar hacia un modelo de Seguridad Social de autónomos fijado por tramos. Es la línea conocida popularmente como cotización por ingresos reales.

De acuerdo con esta orientación, los autónomos de bajos ingresos tendrían una cotización reducida. Se ha planteado, por ejemplo, que, con unos rendimientos menores de 3.000 euros anuales, la cotización se sitúe dentro de unos años en el entorno de los 90 euros mensuales.

Obsérvese que esa cifra se sitúa 30 euros al mes por encima de la tarifa plana, pero que, a cambio, no estaría limitada en el tiempo. Tengamos en cuenta que, en la actualidad, dependiendo de las características de la persona, puede disfrutar de un determinado período de tarifa plana.

Por otro lado, algunos autónomos tendrían, ya desde el comienzo de su actividad, una cotización significativamente más elevada. Sería el caso de aquellos con unos ingresos más altos, que hasta ahora han podido beneficiarse de la tarifa plana cuando se daban de alta.

Previsiblemente, el nuevo sistema de cotización incluirá un largo período transitorio de varios años. Quedan unos cuantos aspectos que negociar y uno de ellos será qué pasará durante todo ese tiempo con la tarifa plana.

En todo caso, hay una preocupación por la financiación de la Seguridad Social. Ello se traduce en que, si se quiere mejorar las prestaciones de los autónomos, previsiblemente se exigirá un incremento de cotizaciones. La propia tarifa plana vio en 2018 un incremento de 50 a 60 a cambio de mejorar la protección de los autónomos.

Lo que no se excluye es la posibilidad de que existan incentivos semejantes a la tarifa plana de los autónomos, pero no financiados por la Seguridad Social.

Teletrabajo

Las personas interesadas en comenzar una actividad como autónomos deben permanecer atentos a las novedades sobre la tarifa plana.

La posición de las asociaciones de autónomos

Entre las asociaciones de autónomos podemos clasificar las posturas en dos grupos. Por un lado, algunas critican abiertamente la tarifa plana. Por otro, están aquellas que se muestran menos implicadas en este debate concreto.

Las posturas más críticas sobre la tarifa plana de autónomos

La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) aboga por la eliminación de la tarifa plana. De hecho, la califican como una política de resultados “pírricos”. Ponen en contexto que solo un 13% de las actividades que se iniciaron en 2019 siguen en funcionamiento.

Desde UPTA son tajantes al definir la tarifa plana como una “carísima estrategia de fomento del emprendimiento”. Entienden que estas reducciones y bonificaciones de las cuotas de la Seguridad Social deben centrarse en proyectos viables de personas necesitadas de apoyo. Por ejemplo, consideran que no tiene demasiado sentido que haya 57.000 autónomos con más de 20.000 euros de ingresos anuales y que, sin embargo, disfrutan de la tarifa plana.

UPTA y UATAE se mantienen muy críticas con la tarifa plana.

Además, creen que la tarifa plana incrementa los problemas de falsedad contractual. Estamos hablando de casos en los que hay una verdadera relación laboral y no una de cliente y proveedor. Por eso se califica coloquialmente a los trabajadores afectados como falsos autónomos. Darse de alta en autónomos con una cotización reducida por la tarifa plana puede facilitar que se den con más frecuencia situaciones de este tipo.

Por su parte, la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE) también se manifiesta en términos muy críticos. En concreto, piden “terminar con la política propagandística de la tarifa plana y apostar por una reforma realmente justa, progresiva y solidaria del sistema de cotización a la seguridad social”.

Otras posturas sobre la tarifa plana

Desde la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) vienen defendiendo desde hace tiempo que los autónomos con ingresos más bajos sean los principales beneficiarios de la tarifa plana. En 2019, ya pidieron que pudiese extenderse hasta cuatro años en caso de que los ingresos sean menores al salario mínimo interprofesional.

En los últimos meses, no obstante, su postura se ha centrado en la necesidad genérica de que se bajen las cuotas de autónomos. Además, en ATA mantienen serias dudas de que el sistema de cotización por ingresos reales no acabe siendo más bien una imposición que asfixie a muchos autónomos.

Otras propuestas políticas

Algunos grupos parlamentarios de la oposición están reclamando que la tarifa plana se mantenga, aplique o extienda en casos como:

  • Quienes reanudan su actividad tras el cese motivado por la situación sanitaria.
  • Personas que se reincorporan a la actividad como autónomos tras la maternidad o paternidad.
  • Menores de treinta años.
  • Personas con discapacidad.
  • Madres autónomas.

Por otro lado, algunas comunidades autónomas subvencionan una parte o todo el coste de determinadas cotizaciones. De este modo, por ejemplo, algunas personas pueden disfrutar de ventajas durante más tiempo. Sin embargo, no se trata de cambios en la cotización en sí ni influyen en las prestaciones.

Es poco probable que estas propuestas se generalicen para todo el país a corto plazo. No obstante, son un punto de referencia en las negociaciones, sobre todo en el contexto de regímenes transitorios.