Playing now

Playing now

Pagas extra: ¿cómo se calculan? ¿cómo se tributan?

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
sage

Este mes de julio, aquellos que tienen su sueldo dividido en 14 pagas recibirán la paga extra de verano, otros la habrán cobrado en junio. Por eso es el momento de hacer un repaso a esta forma de distribuir la retribución que obtenemos por un trabajo y ver qué son las pagas extra, cómo se calculan o cómo tributan, y resolver cualquier duda que pudiera existir sobre ellas.

Lo primero que tendríamos que decir es que se trata de un derecho de los empleados recogido en el artículo 31 del Estatuto de los Trabajadores, estableciéndose dos gratificaciones al año. Una de ellas se abonará en el periodo navideño y la otra quedará en manos de lo que se marque en un posible convenio colectivo o el acuerdo entre empresario y trabajadores, con margen sobre la fecha a percibir dicha gratificación.

Las pagas extra, ¿cómo se calculan?

El periodo de devengo de la paga extra es el tiempo que debemos trabajar para generar el derecho a cobrar la paga extra completa. Por lo general, este período estará establecido en el convenio colectivo y puede ser tanto anual como semestral o cuatrimestral, en caso de tener paga de beneficios. Dicho convenio también fijará la cuantía de dicha gratificación, aunque tenemos que considerar que cada paga extra nunca podrá ser inferior a 30 días del salario base.

Tampoco tienen que ser exactamente iguales la paga de verano y la de Navidad. Por ejemplo, podemos cobrar 30 días en la paga de verano y tener 33 en la de Navidad, algo que no es raro que ocurra pero que en todo caso queda regulado en el convenio colectivo del sector. También se puede llegar al acuerdo para que las pagas se prorrateen, de manera que se abonan cada mes la parte proporcional a la paga extra aplicable.

Las pagas extra, ¿cómo tributan?

Las pagas extraordinarias tienen la consideración de salario y, por tanto, cotizan a la Seguridad Social prorrateando el total durante cada mes del año. En caso de que no se prorrateen, tenemos que considerar que la paga extra no se efectuará descuento por cotización a la seguridad social, al ya haberse efectuado a lo largo de todo el año. Esto no significa que no se realice descuento del IRPF, que si se aplica en este caso.

La tributación será la mínima establecida para cada trabajador según sus circunstancias personales y familiares, aunque siempre existe la opción de solicitar una superior a este mínimo marcado, algo que se utiliza sobre todo para compensar la reducción que nos aplican si hemos tenido varios pagadores a lo largo del año y nos están descontando menos de lo que nos correspondería para un solo pagador por la misma cantidad de salario percibido.

Las pagas extra, ¿cómo se pueden abonar?

Por lo tanto, la paga extra se puede abonar junto con la mensualidad en el caso de acuerdo por prorrateo o como pagas independientes, por lo general dos, una en cada semestre. Una cuestión diferente es tener claro qué ocurre en caso de despido o finalización de contrato con dichas pagas extras. El concepto a cobrar deberá incluirse en el finiquito y depende de si el devengo de la paga es anual, semestral o van prorrateadas.

Para el trabajador tiene que ser lo mismo de una forma que otra, ya que el salario está contemplado en el convenio como una cantidad bruta anual. Que se reparta en 12 o en 14 partes y se abonen dos como pagas extras no cambia el total a percibir, que seguirá siendo el mismo. La elección entre uno u otro método depende de la capacidad de ahorro y organización de cada trabajador. Si tenemos las pagas prorrateadas y queremos tener este dinero, basta con retirar la cantidad reflejada en la nómina como paga extra de verano o navidad y dejarla en una hucha que abriremos en la época del año que nosotros deseemos.

Otra cuestión es si adecuamos nuestro nivel de gasto al total de lo que percibimos, ya que, si no tenemos capacidad de ahorro, supondrá un inconveniente a la hora de hacer frente a cualquier tipo de imprevisto. En todo caso, si hacemos hucha, tenemos la posibilidad de rentabilizar este dinero invirtiendo a corto plazo o generando un interés en la cuenta bancaria donde lo tenemos depositado.