Playing now

Playing now

Seis tareas de mantenimiento que debes hacer en tu empresa en vacaciones

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete

Las tareas de mantenimiento del centro de trabajo no son fáciles de llevar a cabo en el día a día. Muchas veces, sólo con pensar en interrumpir el trabajo o molestar a un grupo de personas, echan por tierra las ganas que hay de solucionar un problema con el aire acondicionado o de reparar ese cable eléctrico que no funciona en una sala de reuniones y que de vez en cuando se pone peleón y corta una presentación.

Por eso, el período de vacaciones de verano resulta ideal para poner en marcha acciones de mantenimiento correctivo, como las seis que te comentamos a continuación:

1 Copia de seguridad de los datos

Con la bajada de ritmo de las vacaciones, es el momento de que alguien se dedique a probar si las copias y procesos de respaldo que se hacen funcionan correctamente, ensayando los pasos a dar en caso de que suceda una catástrofe que afecte a los datos e información que almacena la empresa.

¿Qué pasaría si un día el local del negocio sufre un incendio, inundación, un robo o cualquier otro evento inesperado que provoque la pérdida de los equipos en funcionamiento? ¿Estaría la empresa preparada para trabajar al día siguiente o tendría que pasar por un calvario y sufrir las consecuencias de una pérdida de datos? El verano, con la bajada de actividad de muchos sectores, resulta ideal para revisar los sistemas de copia de seguridad y respaldo de datos en caso de avería de un equipo o catástrofe.

2 Es el momento de arreglar los desperfectos

Cuidar la imagen que da el centro de trabajo es importante para que los clientes lo vean con buenos ojos y para que los trabajadores lo vean como algo suyo, un lugar agradable en el que van a trabajar cada día. Además, el mantenimiento de las instalaciones es necesario para garantizar la prevención de riesgos laborales y evitar accidentes.

Los periodos de vacaciones son un buen momento para reparar averías y daños, llevando a cabo las acciones necesarias que durante el día a día pueden generar interrupciones o molestias a los trabajadores.

3 Revisar todas las instalaciones de servicios

Otra labor de mantenimiento para hacer en vacaciones es la de revisar las instalaciones de servicios como el del aire acondicionado, luz, agua, gas e internet, con el objetivo de asegurar el buen funcionamiento de todos ellos.

El cable eléctrico que funciona mal en una sala de reuniones, el aparato de aire acondicionado que necesita una revisión, la tubería que hace ruido y molesta para trabajar, son ejemplos de acciones de mantenimiento que conviene abordar cuando los trabajadores no están en sus puestos de trabajo porque pueden requerir actuaciones extraordinarias (abrir una pared, bloquear una sala de reuniones, etc.) porque en el día a día resultarían un engorro.

4 Revisar ordenadores, limpieza de hardware (ventiladores) y reinstalar software

Mejores herramientas para trabajar es igual a mayor productividad, así que tenerlas en perfecto estado, como el primer día, es fundamental para que no se resista ninguna tarea y se eviten pérdidas de tiempo por un mal funcionamiento. En el verano es un buen momento aprovechar las ausencias de los trabajadores para que el personal de mantenimiento informático le pegue una revisión general a los equipos, de software y hardware, y queden como nuevos para el inicio del nuevo curso.

Además, si se hace el mantenimiento de las herramientas informáticas se puede ahorrar y al consumir menos energía eléctrica. Por ejemplo, limpiando los ventiladores y conductos de ventilación de los ordenadores personales y servidores.

Otra tarea interesante es la de aprovechar el período vacacional para migrar algún servicio a la nube, dado que las interrupciones serán menores que en épocas en las que se está a tope de carga de trabajo.

5 Renovar la fachada

La fachada es lo primero que ven los clientes cuando llegan a nuestro negocio, por tanto, no se debe descuidar su aspecto y estado de conservación. Tras el invierno, es habitual que le venga bien un lavado de cara o una mano de pintura, o cualquier otro ajuste que ayude a que luzca y genere una buena primera impresión a todo cliente que nos visite.

En ocasiones, una cosa tan sencilla como una mano de pintura o una fachada cuidad es el factor diferencial para conseguir captar la atención de un cliente y conseguir que entre en el local del negocio para interesarse por algún producto y comprar.

6 Mejorar la distribución en planta

Los equipos de trabajo cambian con el tiempo y la distribución en planta de partida puede ser mejorada para ofrecer una mayor sensación de amplitud, disponer de espacios para colaborar o hacer más cómodo el día a día para las personas. Muchas veces estos cambios requieren pruebas y movimientos de mobiliario y con la oficina llena de gente supone una pérdida de tiempo o no se encuentra el momento adecuado.

Durante las vacaciones, con la gente fuera es el momento ideal porque se pueden hacer las pruebas que sean necesarias y se pueden mover muebles y enseres minimizando interrupciones y cortes en el trabajo.