Playing now

Playing now

Siete ratios básicos de la empresa que todo director financiero debe manejar

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
Libro mayor

En este post hacemos un repaso a la información relativa a los cierres mensuales de una empresa que todo director financiero debe manejar.

  • Gracias al manejo de las ratios, el director financiero podrá analizar los estados financieros de las sociedades de su ámbito de actuación, su solvencia y optimizar los recursos financieros de la empresa.
  • Además, es fundamental que disponga de un cuadro de mando (de fácil consulta desde cualquier dispositivo a través de ciertos sistemas ERP), con diferentes ratios que le permitan optimizar la toma de decisiones.

Para ser un buen director financiero, es importante tener en cuenta que a la hora de realizar un análisis de ratios hay que analizar otros factores.

Esto se debe a que, por sí solo, el resultado de determinadas ratios nos puede inducir a error en nuestros análisis, siendo fundamental tener en cuenta el tipo de negocio, la estacionalidad y el sector al que permanezca la empresa.

ERP: descubre nuestro software

Unifica las tareas cotidianas en una única
herramienta de gestión empresarial.

Más información

Las ratios básicas que la dirección financiera debe manejar

Las ratios financieras o contables son los coeficientes que aportan unidades financieras de medida y comparación. A través de ellos, se establece la relación que presentan dos datos financieros y es posible analizar el estado de una organización en base a sus niveles óptimos.

Sage

Los sistemas ERP permiten consultar las ratios desde cualquier dispositivo móvil.

Las ratios básicas que debe considerar la dirección financiera se pueden dividir entre económicos y financieros. A continuación, te revelamos los más significativos, así como las fórmulas con las que dichos ratios se miden.

1. Fondo de maniobra

Mide la parte de capitales, cuyo grado de exigibilidad es bajo, que se utiliza para financiar elementos del activo fijo con un grado de liquidez elevado. La ratio que se utiliza es el siguiente:

FM=Activo corriente / Pasivo corriente

Su resultado debería de ser mayor que uno, ya que hay una parte del activo corriente (como el stock de seguridad o el saldo mínimo necesario de disponible) que, por su importancia en el proceso productivo, debe ser financiada con capitales permanentes. En cualquier caso, su análisis por sí solo puede inducir a error debido a que puede haber empresas solventes con una ratio menor que uno.

2. Ratio de tesorería o coeficiente de liquidez inmediata (RT)

Mide las posibilidades de hacer frente a las obligaciones de pago a corto plazo. Su valor óptimo se sitúa entre 0,1 y 0,3. Por encima de 0,3 se puede producir un exceso de liquidez de la empresa, que afecta a su rentabilidad. Se calcula mediante la siguiente operación:

RT= Activo disponible (tesorería e inversiones financieras temporales) + Realizable / Pasivo corriente

Generalmente, las ratios no son útiles a menos que se los compare con otro valor, por ejemplo, con los resultados de la empresa en un ciclo de negocios previo o con otra empresa.

Se trata de una ratio que mide la situación financiera a muy corto plazo, al incluir entre los elementos activos sólo aquéllos que ya son disponibles o que precisan únicamente de la última fase del ciclo de explotación (el cobro) para transformarse en efectivo.

3. Ratio de autonomía financiera (RAF)

Relaciona los recursos propios netos con las deudas totales, e informa sobre la composición estructural de las fuentes de financiación. La ratio mide la autonomía o independencia financiera e intenta conocer cuál es el nivel óptimo de endeudamiento de una empresa. Esta es su fórmula:

RAF = Recursos propios netos / Recursos ajenos

4. Periodo medio de cobro.

Mide el número de días que se tarda en cobrar a los clientes, y viene definido por la relación entre las cuentas pendientes de cobro al final de un determinado período y las ventas diarias de dicho período. Un periodo de cobro muy elevado supone un volumen de recursos inmovilizados que son necesarios financiar. La manera de calcular esta ratio es la siguiente:

Plazo medio de cobro = Deudores (con IVA) / Ventas x 365 días

Si el sector en el que se aplica la ratio es muy estacional, debería calcularse por períodos, al objeto de obtener una información lo más objetiva posible. Cuanto más elevado sea el valor de esta ratio, significará que la empresa tiene un mayor volumen de recursos indisponibles, llegando el caso de tener que recurrir a la financiación externa.

¡Comparte! Las ratios empresariales consiguen revelar la buena o mala gestión de una empresa.

5. Periodo medio de pago

Mide el número de días que se tarda en pagar a los proveedores, y es en consecuencia la relación entre el saldo medio de las cuentas a pagar y las compras diarias.

Así es cómo se calcula:

Periodo medio de pago= Acreedores comerciales (con IVA) / Compras x 365 días

Cuanto más elevado sea el valor de esta ratio, más se demora el pago a los proveedores, lo que revela que la compañía se está financiando gracias a éstos.

Sage

El análisis de ratios permite al director financiero adelantar proyecciones económicas fundamentadas para su empresa.

6. Rentabilidad económica

Mide la capacidad del activo de generar beneficio, independientemente de cuál sea la composición de la estructura financiera de la empresa. También se puede definir como la rentabilidad del activo, o el beneficio que éstos han generado por cada euro invertido en la empresa. Se obtiene de la siguiente fórmula:

RAI = Resultado Antes de Intereses e impuestos / Activo Total

7. Rentabilidad financiera

Mide la capacidad de la empresa para remunerar a sus accionistas. Representa el coste de oportunidad de los fondos que se mantienen en la empresa, frente al coste del dinero o inversiones alternativas. Relaciona el beneficio económico con los recursos necesarios para obtener ese lucro. La manera de calcularla es:

ROE = Beneficio neto después de impuestos / Fondos propios

Como has podido observar, las ratios contables aportan una valoración cuantitativa, pero es fundamental que todo director financiero los interprete y extraiga de estos un análisis cualitativo que le permita tomar las mejores decisiones para su empresa. Para ello, muchos profesionales del sector financiero utilizan ERPs que controlan por completo todos los datos de la empresa.