Tu empresa como “La Roja”, cómo conseguir la alineación perfecta de personal

Publicado · 3 minutos de lectura

No es sencillo lograr que la plantilla de empleados sea la más eficiente para nuestra organización. Muchas veces, a la hora de reclutar personal, solo nos fijamos en encontrar a los mejores y no tanto en cómo mejorar nuestro equipo de trabajo.

  • Conoce por qué es necesario mezclar perfiles para mejorar nuestra organización
  • Aprende cómo acertar a la hora de definir los perfiles necesarios para la empresa

Cuando una empresa tiene que cubrir una vacante, la primera determinación es dar publicidad a la misma para lograr atraer a los mejores candidatos posibles. Habitualmente, se publica un anuncio donde se especifica el cargo que queremos cubrir así como el perfil del candidato. Pero si queremos que mejore nuestro equipo de trabajo, tenemos que buscar otras características que muchas veces no están especificadas.

Al igual que “La Roja”, a la hora de cubrir los diferentes puestos, defensas, centrocampistas o delanteros, se busca que el perfil de los jugadores sea complementario. De esta forma, tenemos alternativas a la hora de plantear soluciones durante un partido. De un delantero más combativo y de choque como Diego Costa a uno que busca más el espacio como Rodrigo. Lo mismo podemos hacer en nuestra empresa.

Empatía y buscar perfiles que potencien las habilidades de la plantilla

Se trata de buscar perfiles complementarios en los diferentes departamentos a los que ya tenemos. Si tenemos un comercial muy bueno que trabaja con pequeñas empresas, mejor busquemos uno experto en grandes empresas, de manera que no se pisen clientes y nos ayuden a encontrar un equilibrio en nuestra facturación.

Además, es necesario que el candidato tenga una buena empatía para el trabajo en equipo. Volviendo con el área comercial, no se trata solo de vender, sino de vender aquello que más interesa a nuestra empresa, que el departamento de desarrollo pueda entregar a tiempo, etc. De nada sirve vender si sabemos que no podremos darle a este cliente lo que nos pide porque producción está saturado.

Volviendo a la comparación con “La Roja”, de nada servirá que Diego Costa pelee el balón con la defensa, que lo gane, si cuando lo logra no tiene ningún compañero que le acompañe. Lo más probable será que lo pierda. De nada sirve tener un gran pasador como Iniesta, si luego nadie realiza un desmarque para explotar esta virtud. A la hora de reclutar personal tenemos que buscar aquellos que no solo son buenos, sino que hacen mejores a sus compañeros.

Actitud y habilidades en el puesto de trabajo

A veces, es mejor buscar a un candidato con una buena actitud antes que al mejor en su puesto. Trabajamos en equipo y a veces no todo el mundo sabe sacrificarse, aportar desde el banquillo sin ser necesariamente la estrella. Un candidato con la actitud adecuada puede paliar una menor habilidad en determinadas áreas. Estará más abierto a aprender.

Ocurre que, en ocasiones, nos llega a la entrevista un candidato sobrecualificado para el puesto. Es una oportunidad para la empresa contratar a alguien con talento, pero también sabemos que no podremos retenerlo mucho, a poco que encuentre una mejor oferta. La ilusión por el trabajo, por ser parte de un equipo, también es un valor a tener en cuenta.

Pero también buscamos que ningún área quede huérfana si alguien se marcha. Una empresa no puede depender de un empleado, por lo que, si alguien se va a otra empresa, debemos tener preparado a alguien en el banquillo que asuma ese rol sin notar la baja. Es lo mismo que ocurre en la selección, conformada para que, si un jugador sufre una lesión, una expulsión o cualquier imprevisto, se pueda cubrir por otro miembro del equipo sin que se note demasiado.

Integración dentro del equipo

Por último, para que la incorporación de personal que hemos realizado dé buenos resultados, es clave realizar una buena integración dentro del equipo. Lo ideal es que otro empleado haga de mentor, que le ayude a conocer las dinámicas de la empresa, los procedimientos, políticas y visión de la organización.

Comprender la cultura empresarial es muy importante para funcionar bien como equipo. Vendría a ser similar a esa filosofía de juego que tiene “La Roja”, donde no basta solo con ser un buen central, sino que además es necesario saber sacar el balón jugado. Lo mismo podemos decir de los porteros: no basta con ser muy buenos bajo los palos, además hay que saber jugar con los pies para romper la presión a la que muchas veces nos someten los rivales.

Estas cuestiones son muy importantes a la hora de reclutar personal y no se tienen en cuenta. Saber si el candidato que hemos seleccionado va a encajar en nuestra filosofía de empresa o no. No todo el mundo se adapta, especialmente en pymes donde la forma de trabajar suele estar muy marcada especialmente a medida que van cumpliendo años.

Subscríbete a la newsletter de Sage Advice

Recibe nuestros consejos más recientes directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico.

Dejar una respuesta