Playing now

Playing now

Así es el nuevo plan de modernización del sistema fiscal

Volver a los resultados de búsqueda

Sage

Para salir de la crisis provocada por la pandemia, el Gobierno quiere desarrollar políticas expansivas y establecer estímulos fiscales. En este post, te contamos cómo es el nuevo plan de modernización del sistema fiscal.

  • Conoce los puntos clave del plan de modernización del sistema fiscal.
  • Te facilitamos los datos más significativos de la brecha fiscal que separa la recaudación española de la media de la zona euro.

“La modernización del sistema fiscal para un crecimiento inclusivo y sostenible” es la décima política palanca del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Esta modernización del sistema fiscal se vertebrará mediante las siguientes actuaciones:

  • Medidas y actuaciones de prevención y lucha contra el fraude fiscal.
  • Adaptación del sistema impositivo a la realidad del siglo XXI.
  • Mejora de la eficacia y de la eficiencia del gasto público.

Necesidad de adaptar el sistema fiscal español al entorno europeo

El Gobierno aboga por “revisar y reorientar” el modelo tributario para que “de forma natural y paulatina” se reduzca la brecha que separa la recaudación fiscal española de la media de la zona euro. En este sentido conviene tener en cuenta los siguientes datos de España:

  • En la última década se ha recaudado 7,7 puntos menos en términos de PIB que la media de la zona euro.
  • Somos el séptimo país con menores ingresos tributarios de la Unión Europea.
  • España es el tercer país de la UE con menores ingresos por imposición medioambiental sobre el PIB.

Ninguna de estas tres áreas es nueva, sino que se trata de ejes sobre los que el Gobierno ya estaba trabajando. Pero que, ahora, con motivo del Plan de Recuperación, se aceleran y consolidan.

¿Cómo adaptar el sistema fiscal a la realidad del siglo XXI?

Según el Gobierno, es necesario revisar el sistema fiscal español para que, de forma natural y paulatina, se acerque a los estándares europeos, ya que hay áreas de actividad y consumos que no están correctamente gravados.

Para ello, el Gobierno se alinea con la OCDE, el Fondo Monetario Internacional o la nueva Administración estadounidense, en los siguientes puntos:

  • Intentar erradicar o limitar la deslocalización de beneficios de las multinacionales.
  • Perseguir una tributación justa de la economía digital. En este sentido a partir del 1 de julio entran en vigor modificaciones en el IVA comunitario, por la trasposición de la segunda parte de la Directiva 2017/2455, de manera que, entre otras cosas, desde esta fecha, en la facturación a clientes extranjeros, los ecommerce, que excedan el límite de 10.000€ en ventas deberán gravar los productos con el IVA del país de destino.
  • Elevar la tributación de los beneficios de las rentas altas y las grandes fortunas.
  • Establecer un mínimo impositivo global en Sociedades.

Además, en los Presupuestos Generales del Estado de 2021 ya se incluyeron algunas medidas de acuerdo con esos principios, como la aprobación de dos nuevas figuras tributarias, que ya están en vigor desde el pasado mes de enero:

En relación al Impuesto sobre sociedades se pretende reducir la diferencia entre el tipo efectivo que pagan las grandes empresas y las pymes.

Impulso de la fiscalidad medioambiental

La Comisión Europea, en cada uno de sus informes, recuerda a España que tiene recorrido en la fiscalidad medioambiental, de manera que el Gobierno pretende dar un impulso a la fiscalidad verde.

En este sentido, el Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico está preparando una nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados en la que se crearán dos nuevos tributos:

  • Un impuesto sobre el depósito de residuos en vertedero y la incineración.
  • Un tributo para gravar los envases de plástico de un solo uso.

Lucha contra el fraude

El Gobierno prevé invertir casi 600 millones de euros en cuatro años para ampliar los recursos humanos y mejorar los medios técnicos de la Agencia Tributaria para la lucha contra el fraude.

Además, se pretende conseguir una mayor coordinación a nivel global que impida las prácticas de elusión fiscal y el Gobierno ya ha aprobado la Ley de lucha contra el fraude fiscal, en la que destacan las siguientes medidas:

  • Prohibición de aprobar amnistías fiscales.
  • Prohibición del software de doble uso.
  • Limitación del pago en efectivo a 1.000 euros.
  • Redefinición del concepto de paraíso fiscal.
  • Incentivar el cumplimiento voluntario de las obligaciones fiscales por parte de los contribuyentes.

Eficiencia del gasto público

Se pretende gastar mejor al transitar hacia una eficaz composición y calidad del gasto público, más orientado al crecimiento y a la igualdad social y territorial. Para llevar adelante esa misión, se contemplan las siguientes acciones:

  • Incorporación al proceso de toma de decisiones de las recomendaciones de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), creando una Unidad Técnica en el Ministerio de Hacienda para dar seguimiento a esas recomendaciones.
  • Elaboración de un informe anual de seguimiento de las recomendaciones de la AIReF que se remitirá al Consejo de Ministros antes del 31 de marzo de cada año.
  • Se incorporarán medidas para mejorar la alineación, coherencia y consistencia de los Presupuestos Generales del Estado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 y con la transición ecológica.

En resumen, el nuevo plan de modernización del sistema fiscal pretende recaudar más impuestos y mejor. El objetivo es adaptarse a la media de la zona euro y gastar de manera más eficaz y eficiente. Así como utilizar la fiscalidad para construir una economía más sostenible y respetuosa con el medio ambiente.