Playing now

Playing now

¿Cómo calcular el IVA incluido en una factura?

Volver a los resultados de búsqueda

Sage

Aprende a calcular el IVA incluido en una factura. Aunque es un cálculo muy sencillo, es conveniente tener en cuenta algunos detalles para no equivocarnos. ¡Toma nota!

  • En el supuesto más sencillo, el IVA es el 17,3554 % de la factura.
  • Existen algunos casos en los que debemos tener en cuenta particularidades de la mecánica del IVA.

Calcular el IVA incluido en una factura puede tener distintas motivaciones. Por ejemplo, nos puede interesar para realizar una oferta comercial o para efectuar análisis del impacto fiscal de aprovisionamientos y ventas.

El cálculo en sí no es complicado. Sin embargo, es conveniente tener en cuenta ciertas consideraciones. Además, debemos contar con unos procesos ordenados, sobre todo si queremos calcular el IVA incluido de muchas facturas. Y, por supuesto, ayuda mucho tener las herramientas más actuales y prácticas para la facturación, los impuestos y la contabilidad.

¡Comparte! Y descubre paso a paso cómo se calcula el IVA incluido en una factura.

Cómo calcular el IVA incluido en facturas a cobrar

En un caso muy simplificado, calcular el importe con y sin IVA es sencillo. Si suponemos que el tipo de gravamen es el 21 %, tendremos que:

  • Podemos calcular la parte de IVA que corresponde a la factura conociendo el importe a cobrar. Si de cada 121 euros de la factura, 21 corresponden al IVA, solo tenemos que hacer una sencilla regla de tres. Multiplicaremos el importe total por 21 y lo dividiremos por 121. Como 21 dividido entre 121 es igual al 17,3554 %, simplemente tendremos que aplicar ese porcentaje al importe total de la factura.
  • Para calcular la parte que no corresponde al IVA, aplicaríamos el porcentaje restante. Simplemente, restamos el 17,3554 % al 100 %, lo que nos da un 82,6446 % de la factura.

En general, el IVA incluido en la factura representa un 17,3554 % del importe.

Veamos un ejemplo para comprenderlo mejor. Supongamos que tenemos una factura de 400 euros. Entonces, diremos que:

  • El IVA incluido en esa factura sería del 17,3554 % de 400 euros, que nos da 69,42 euros.
  • La parte del importe sin el IVA es del 82,6446 % de 400 euros, que nos da 330,58 euros.

Podemos hacer la comprobación y ver que 69,42 es el 21 % de 330,58 y que sumadas ambas cantidades nos dan los 400 euros del total de la factura.

Qué pasa con otros tipos de gravamen

En el caso español, además del tipo de gravamen general del 21 %, hay otros reducidos con los que aplicaríamos la misma regla de tres. Nos darían los siguientes resultados, para los otros tipos de gravamen:

  • Con el IVA reducido (10 %), podemos calcular la parte de la factura correspondiente al IVA multiplicando por un 9,0909 % (resultado de dividir 10 entre 110). La parte correspondiente al importe sin IVA es la restante (un 91,9191 %). En nuestro ejemplo de una factura de importe total de 400 euros, corresponderían 36,36 al IVA incluido en la factura y 363,64 al importe sin IVA.
  • Con el IVA superreducido (4 %), podemos calcular la parte de la factura correspondiente al IVA multiplicando por un 3,8462 % (resultado de dividir 4 entre 104). La parte correspondiente al importe sin IVA es la restante (un 96,1538 %). En nuestro ejemplo de una factura de importe total de 400 euros, corresponderían 15,38 al IVA incluido en la factura y 384,62 al importe sin IVA.
Sage

Para calcular el IVA incluido en una sola factura, una simple calculadora nos serviría.

Algunas situaciones particulares

Este cálculo no tiene en cuenta muchas situaciones cotidianas en la facturación de muchas empresas:

  • Puede que en una misma factura estén incluidos varios bienes o servicios con distinto tipo de gravamen. En ese caso, para calcular el IVA incluido en el conjunto de la factura, deberemos sumar los de cada uno de los bienes o servicios. Si, por ejemplo, tenemos 400 euros de un bien al tipo general y 400 de otro al tipo reducido, sumaremos los 69,42 euros de la operación al 21 % y los 36,36 de la operación al 10 %. En total, por tanto, nos saldrían 105,78 euros.
  • En algunas ocasiones, puede que el importe sin IVA no coincida con la base imponible del IVA. Si hay alguna diferencia, lo más práctico es calcular los ajustes pertinentes y aplicar el directamente el porcentaje del 21, 10 o 4 %, según proceda, a la propia base imponible para calcular el IVA incluido en la factura.
  • Un caso especial se produce cuando tenemos otros impuestos incluidos en la factura. Estos formarán parte de la base imponible del IVA, pero en este caso puede ser más útil hablar del importe antes de impuestos y desglosar cada uno de ellos. Entonces, no restaremos únicamente el IVA, sino también los otros impuestos incluidos.
  • Si lo que pretendemos es calcular el IVA incluido en un conjunto de facturas, tendremos que automatizar estos cálculos. Nos será útil emplear una solución de gestión integral que conecte la información de facturación, la contable y la fiscal.
  • En la contabilidad, tendremos registrado un valor que puede ser muy aproximado a la suma de importes de IVA incluidos en las facturas en la cuenta Hacienda Pública, IVA repercutido. No obstante, nos muestra el acumulado desde la anterior liquidación mensual o trimestral. Además, debemos tener en cuenta que parte del IVA puede haber sido autorrepercutido. Este tiene un funcionamiento diferente, ya que está ligado a supuestos de inversión del sujeto pasivo, operaciones de autoconsumo o intracomunitarias.

El IVA incluido en las facturas a pagar

La principal diferencia entre las facturas a cobrar y a pagar es que en estas últimas no siempre todo el IVA soportado es deducible. Mientras, en las facturas a cobrar, deberemos declarar todo el IVA repercutido en la correspondiente liquidación.

La proporción del IVA incluido en una factura a pagar que será deducible depende de la prorrata.

Entonces, normalmente nos interesará, una vez calculado el IVA que incluye la factura, efectuar su desglose. Simplemente, tendremos que hacer los siguientes cálculos:

  • Para obtener el IVA incluido en la factura que es deducible, multiplicaremos el IVA incluido en la factura por la prorrata.
  • El resto del IVA que esté incluido en la factura no será deducible.

En cualquier caso, contar con las mejores soluciones de gestión nos facilitará el proceso, sean cuales sean nuestras circunstancias.

Sage 50

- El programa de contabilidad
y gestión comercial para pymes

- En la nube o en local, ahora con
un 50% de descuento durante los
3 primeros meses.

Quiero más información