Playing now

Playing now

Ajustes en la contabilidad del IVA ante el cierre del ejercicio

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete

Al realizar el cierre contable del ejercicio, uno de los ajustes a realizar tiene que ver con la contabilidad del IVA. Hay varios aspectos o circunstancias que durante el año no se necesitan contemplar al llevar la contabilidad, pero que a final de año sí requieren un tratamiento determinado para que figuren correctamente en las cuentas anuales.

Los ajustes derivados de los saldos finales de las cuentas de IVA, la aplicación de la regla de la prorrata o determinadas comprobaciones sobre la contabilización de ese impuesto deben tenerse en cuenta a la hora de cerrar el ejercicio con respecto al Impuesto sobre el Valor Añadido.

 

Los saldos de las cuentas de IVA

Las operaciones de compras y ventas, o prestaciones de servicio, realizadas por la empresa se van anotando en las cuentas correspondientes y se reflejará el IVA soportado y repercutido en las cuentas 472 y 477 respectivamente. Al término del ejercicio tendremos que realizar el ajuste de estas cuentas en función de que la cantidad de IVA de nuestros ingresos haya sido mayor que el de nuestros gastos o al contrario.

Si el IVA repercutido es mayor que el soportado debemos pagar a Hacienda la diferencia, haremos un asiento en el que cancelaremos el saldo de las cuentas 477 y 472 y la diferencia se anotará en la 475 (Hacienda Pública acreedor por IVA), que quedará saldada en el momento en que paguemos esa diferencia en la liquidación correspondiente.

Si es al contrario y el saldo de los gastos es mayor que el de los ingresos tenemos dos opciones, dejar la diferencia a compensar para los próximos ejercicios o solicitar su devolución. En el caso de optar por la compensación, el ajuste que debemos realizar es saldar la cuenta 477 contra la 472, en la que nos quedará la diferencia que compensaremos más adelante. Si decidimos pedir la devolución, ese saldo restante que tenemos en la cuenta 472 deberá traspasarse a la 470 (Hacienda Pública deudor por IVA), que quedará saldada cuando la Agencia Tributaria nos abone la cantidad correspondiente.

Aplicación de la regla de la prorrata y su contabilización

Cuando una empresa realiza actividades sujetas a IVA y otras no sujetas al impuesto ha de aplicar la regla de la prorrata. Esta norma lo que hace es ajustar el IVA de gastos que se puede desgravar en base al procentaje de ingresos con IVA que la empresa ha tenido, ya que sólo se le permite deducir del total de las cuotas soportadas un porcentaje igual al que representan los ingresos suejtos a IVA.

Una vez que sabemos el porcentaje de prorrata a aplicar debemos calcular el importe de cuotas que podemos deducir y el que no. Al efectuar el cierre contable traspasaremos las cuotas de IVA no deducible de la cuenta 472 a la 634.1 (ajustes negativos en IVA de circulante) o bien a la 639.2 (ajustes negativos en IVA de inversiones) si ese IVA procede de la adquisición de bienes de inversión y procederemos a realizar el ajuste como se indicó en el punto anterior.

Próximamente desarrollaremos un post donde explicaremos con mayor profundidad cómo se calcula y se aplica la regla de la prorrata.

Comprobaciones

Además de estos ajustes, debemos realizar una serie de comprobaciones que, aunque puedan parecer rutinarias, nos ayudarán a que el cierre contable de las cuentas de IVA quede correctamente hecho.

Debemos cercionarnos de que el saldo de la cuenta de ventas y de servicios coincide con la base imponible de IVA repercutido, salvo que hayamos realizado una transmisión de inmovilizado, que tendríamos una base mayor, o que hayamos realizado entregas intracomunitarias o exportaciones, que nos daría como resultado un saldo menor.

Que las cuotas de IVA soportado que hemos contabilizado tiene carácter de IVA deducible y se encuentran dentro de los supuestos que la legislación tributaria admite para aplicar esa deducción.

Tener un control de las cuentas es algo básico para cualquier negocio. Te proponemos diferentes programas de contabilidad para que lleves la contabilidad, la facturación y la gestión de los números con facilidad. Entre otras tareas, podrás generar tus declaraciones de IVA, gestionar los pagos, y realizar presupuestos e informes.

En Blog Sage | Recomendaciones prácticas para preparar el cierre del ejercicio económico

Dejar una respuesta