Playing now

Playing now

Clubhouse: qué es y cómo pueden las pymes usarlo para hacer networking

Volver a los resultados de búsqueda

Sage

Conoce las claves para convertir Clubhouse en un trampolín para tu empresa. En este post te contamos cómo pueden las pymes aprovecharse de esta red social para hacer networking.

  • De momento, la red social Clubhouse solo está disponible para iOS.
  • Bien utilizada, Clubhouse puede convertirse en una oportunidad para fortalecer los contactos empresariales de las pymes.

Clubhouse es tema de conversación, una red social de actualidad que genera interés en quienes ya la conocen y curiosidad en los que no la han probado. Y eso contando con un año de vida. Está claro que el mundo digital se mueve con rapidez y es conveniente estar al día lo antes posible.

Y, por supuesto, el mundo de los negocios es uno de los principales focos de atención. Cada nueva app o red social de alto impacto es un golpe en el tablero que pone deberes a las empresas. Pero lo cierto es que Clubhouse lo es especialmente, ya que las charlas de líderes empresariales a todas las escalas son uno de sus puntos de atracción.

¡Comparte! Aprende a aprovechar al máximo las oportunidades para hacer networking que Clubhouse ofrece a tu empresa.

Qué es Clubhouse

Es una red social que ofrece la posibilidad de realizar charlas (solo con audio, sin vídeo) con otras personas. De momento, tiene algunas características que le dan su singularidad:

  • Solo está disponible para iOS. No obstante, quizá para finales de mayo o junio ya esté disponible en Android.
  • No la podemos descargar sin más. Es necesaria una invitación de otra persona que ya se haya registrado en Clubhouse. Además, los que ya están dentro tienen ciertas limitaciones para realizar invitaciones. Es probable que las limitaciones se vayan levantando progresivamente.
  • No cuenta con demasiadas funciones especiales. Por ejemplo, no existe un chat privado de texto con el que poder enviar mensajes de texto a otros usuarios. Tampoco se comparten imágenes ni otros elementos que puedan distraer la atención.
  • En cada conversación, puede haber personas que hablan y otras que, en principio, solo escuchan. No obstante, también es posible que uno de estos últimos pida la palabra.
  • No es posible acceder a la grabación una vez terminada la conversación.

Como vemos, en realidad, esta red social destaca por su sencillez. Además, en ella el contenido está más dirigido y la atención más focalizada que en otras redes. Aunque técnicamente no ofrezca soluciones muy complejas, la clave de su desarrollo futuro será la capacidad para ser vehículo de liderazgo.

Clubhouse destaca por su manera de focalizar la atención en la conversación.

Sage

En Clubhouse, tan importante es lo que se tiene que decir como la escucha.

Consejos para aprovechar Clubhouse en nuestra empresa

Algunas pautas nos ayudarán a sacar el mayor partido a Clubhouse como, entre otros, los siguientes.

Otear el horizonte

Hay que tener una visión (o audición, en este caso) un poco amplia. Aunque nuestra empresa destaque mucho por algo y queramos difundirlo lo antes posible, debemos examinar el entorno. Entre otros aspectos, nos vendrá bien monitorizar algunos como:

  • De qué hablan otros: los líderes empresariales, las personas a las que se escucha dentro de la comunidad, los competidores. La escucha de otras personas es una de las partes más complejas. No solo nos interesa saber qué se dijo, sino cuáles fueron las repercusiones en quienes lo escucharon. Para ello, es probable que tengamos que indagar más allá de Clubhouse.
  • El estilo de las conversaciones. Cada red social moldea de algún modo la forma en la que las personas hablan en cada situación. Hay que entender cómo debemos dirigirnos a los diferentes públicos.
  • La dinámica de Clubhouse. Una red social es un elemento vivo, cambiante. Debemos analizar cuándo pueden llegar los momentos en los que más influirán nuestras conversaciones.

La inmersión en Clubhouse será más productiva si antes realizamos un buen análisis del entorno.

Mirar hacia dentro

También debemos mirar Clubhouse desde la perspectiva de nuestro negocio y este desde la de la red social. Eso responderá a dos cuestiones fundamentales:

  • Las posibles aportaciones a Clubhouse. Se trata, en definitiva, de buscar aquello que tiene nuestro negocio que no solo puede generar conversación en Clubhouse, sino impacto real en las decisiones de terceros.
  • Lo que pretendemos en Clubhouse. Tenemos delante una nueva herramienta y debemos introducirla en nuestra planificación. Trazaremos objetivos, estrategias y sistemas de medición del cumplimiento de nuestro planes. Además, deberíamos ser capaces de regular nuestra actuación en la red social y fuera de ella cuando observamos desviaciones de nuestros planes.

De la palabra a la acción

Generar conversaciones interesantes que no se traducen en hechos puede resultar contraproducente. De algún modo, las redes sociales son altavoces de nuestra buena gestión, pero también un lugar donde rendir cuentas.

Las conversaciones sobre el futuro son un buen ejemplo. Está bien mostrar planes y aspiraciones ambiciosas, pero también bases sólidas y coherentes. Hay que moverse del terreno de lo meramente posible o al de lo probable. En redes sociales, y Clubhouse no es una excepción, la credibilidad y la reputación se ganan cada día. Los ladrillos con los que se construyen son los hechos constatables y los argumentos bien estructurados.

Nuestra actividad en Clubhouse debe ser un reflejo de la que realizamos fuera de esta red social.

Además, hay una diferencia importante con respecto a otras redes sociales: busca focalizar la atención. Los errores quizá sean menos virales, pero impactarán con más fuerza los mensajes equivocados en las personas que los escuchen.

Construir el liderazgo

Hay que entender el liderazgo como un proceso de ida y vuelta: escuchar y ser escuchados. Ayuda participar en eventos de otras personas y empresas y organizar los nuestros propios. En definitiva, lo que buscamos es convertirnos en un cauce que contribuya a llevar las conversaciones por caminos provechosos.

Por muy humilde que sea nuestro negocio, es seguro que hay personas con las que podemos tener una interacción mutuamente beneficiosa. En ese sentido, hay que tener empatía y capacidad para empoderar a otros. Liderar, en el fondo, también consiste en organizar algo con otras personas que pueda ser seguido o emulado por terceros.

La humanización como prioridad

En algunas redes sociales, lo técnico puede ser muy productivo. Cuantos más detalles dejamos, más puertas abrimos a que entendidos en las materias que tratamos puedan opinar. Fruto de ello, podemos depurar errores y consolidar una imagen de proyecto emprendedor sólido.

Clubhouse funciona de forma diferente. Las conversaciones no se guardan para poder ser escuchadas después. No podemos reflexionar y volver a interactuar sobre el mismo contenido. Por lo tanto, debemos evitar abrumar a un público que quizá tenga pocos elementos a su alcance para valorar lo que transmitimos.

Por el contrario, sí es un buen lugar para trasladar preocupaciones comunes a muchas personas. En particular, cada negocio ha de pensar en cuál es su papel para aportar el granito de arena necesario para construir un mundo más humano.

Por lo tanto, Clubhouse tiene un gran potencial para ser una plataforma de encuentro en la que poder compartir puntos de vista sobre cuestiones como la humanización del ambiente de trabajo, la responsabilidad social, la potenciación del talento, el potencial disruptivo de los avances tecnológicos…

Sage TuApp

  • Un nuevo concepto para la
    creación de aplicaciones móviles
  • Ahora, 2 meses gratis para disfrutar
    sin limitaciones ni compromisos
Quiero más información