Playing now

Playing now

Cómo debe ser el perfecto backup vacacional

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
Sage

Analizamos las principales características que debe tener un buen backup vacacional para mantener perfectamente la continuidad del trabajo.

  • Es imprescindible transmitir y recibir confianza para que funcione un backup vacacional
  • Un buen backup facilita el descanso y desconexión que la persona a la que sustituye necesita durante sus vacaciones

Encargarse del backup de otra persona durante sus vacaciones es una forma de ayudar a que un compañero pueda tomarse un período de descanso, que la empresa pueda continuar con sus procesos habituales y, al mismo tiempo, una oportunidad para el desarrollo profesional y para empatizar con otros miembros del equipo.

Para aprovechar todas las ventajas, quien realiza el backup debe mantener unas determinadas actitudes y es conveniente que posea ciertas cualidades. Repasemos algunas de las más importantes.

Previsor

La labor del backup debe quedar clara antes de las vacaciones. Para ello es necesario mantener un diálogo fluido entre quien desarrolla habitualmente esas funciones y su sustituto.

Sin embargo, a pesar de que lo normal es que quien se va de vacaciones procure anticipar posibles problemas y dar consejos e instrucciones, no lo puede predecir todo. El backup debe valorar muy bien cuáles son los puntos más complejos y que le generan más dudas y debe trazar un camino para superar esos obstáculos.

Ágil

De poco serviría tener un backup durante las vacaciones si todo lo tiene que resolver quien se encarga habitualmente de las tareas. El sustituto debe saber responder por sí mismo a las pequeñas dudas. Al fin y al cabo, su misión es mantener en orden un conjunto de labores y ha de saber desenvolverse ante imprevistos que no revistan gravedad.

Además, se espera una respuesta muy fluida y rápida. No siempre puede esperar a que pasen los días. Hay que mantener una claridad de ideas, de modo que en cualquier momento se pueda dar la solución idónea.

Prudente

Es la otra cara de la moneda. Si bien ha de ser resolutivo, tiene que ser muy consciente de cuándo su actuación puede generar problemas innecesarios. Por lo tanto, ha de mantener el máximo conocimiento posible de los riesgos que entraña su labor.

Cuando los problemas son de cierta entidad, se hace necesario el contacto con otras personas del equipo. Es preferible que nos molesten unos minutos durante nuestras vacaciones a encontrarnos un problema grave a nuestro regreso.

Accesible

El backup debe estar permanentemente preparado para dar cuenta de la progresión de su labor. Está claro que, a la vuelta, puede ser necesario reportar la situación al compañero al que ha sustituido. Sin embargo, en cualquier momento otros miembros del equipo, incluso los jefes, pueden necesitar saber cómo va alguna cuestión.

Es muy importante que, cuando alguien nos requiera, respondamos siempre con la debida cortesía. El backup debe estar disponible incluso en aquellos casos en los que su misión sea únicamente indicar que el asunto debe tratarse directamente con la persona que está de vacaciones a su vuelta de ellas.

Confiable

El encargado del backup debe transmitir sensación de dominio, de que la labor queda en buenas manos. Como es lógico, ello implica no solamente disponer de los conocimientos y cualidades adecuados, sino también de capacidad para transmitir seguridad a otras personas. Hay que saber, pero también los demás han de saber lo que sabemos.

No obstante, ello depende no solamente del encargado del backup, sino también del clima laboral. Si existe un ambiente de confianza, es probable que quien se marcha de vacaciones y los compañeros que se quedan a trabajar codo con codo con su sustituto piensen que, entre todos, podrá resolverse cualquier pequeña incidencia.

Discreto

La labor del backup es, finalmente, que no se note la ausencia del responsable habitual de una determinada tarea. La nota que más debe destacar es la intención, en la medida de lo posible, de continuidad con la forma de proceder de la persona a la que se sustituye.

No es raro que una misma labor pueda realizarse de varias maneras. Sin embargo, es preferible dejar que los cambios que haya que hacer los efectúe, a su regreso de vacaciones, la persona que se hace cargo habitualmente de la tarea encomendada.

Comunicativo

El encargado del backup ha de saber cuándo y a quién debe transmitir una alerta. Cuando algo, de mucha o poca importancia, va mal, es vital realizar una valoración del problema e, incluso, de las soluciones. Sin embargo, no menos relevante es meditar la forma en la que se van a trasladar los mensajes.

Y, en todo caso, siempre hay rasgos de la comunicación de un problema que contribuyen a resolverlo, tales como la empatía, la cortesía, el ánimo de no incomodar inútilmente, la transmisión de tranquilidad y seguridad, la concisión, la explicación directa y sincera del problema, etc.

Y, por supuesto, es de gran importancia que el backup cuente con un ambiente de buena colaboración por parte de todo el equipo y disponga de los elementos materiales y organizativos necesarios para poder desarrollar su labor con solvencia.

Dejar una respuesta