Playing now

Playing now

¿Cómo será la evolución del teletrabajo?

Volver a los resultados de búsqueda

Sage

El año 2020 descubrió a muchas empresas los beneficios, y también las dificultades, de trabajar en remoto. La evolución del teletrabajo en tan solo unos meses ha sido vertiginosa. Sin embargo, este es solo el comienzo de una tendencia que ha llegado para quedarse.

  • El 74% de los españoles asegura que su trabajo le permite teletrabajar total o parcialmente, según una encuesta de la Cámara de Comercio.
  • ¿Cuáles son los retos del trabajo en remoto y qué podemos esperar de esta modalidad en los próximos años?

Hace una década, la mayoría de las empresas se mostraban reticentes al teletrabajo. Algunas ofrecían días en remoto como incentivo, pero no se consideraba la modalidad principal. Esto se debe principalmente a que no existía la tecnología para teletrabajar como lo hacemos hoy.

Por otra parte, los empresarios temían que la productividad se redujera, ya que no podían supervisar constantemente lo que hacían los trabajadores. En 2021, esta mentalidad no ha desaparecido totalmente, si bien el teletrabajo ha demostrado dar resultados. Los empleados no solo mantienen su efectividad, sino que también se sienten mejor. Incluso pueden tener más tiempo para desarrollar nuevas habilidades y continuar formándose.

Pero esta productividad depende de muchos factores, como la inversión tecnológica o la definición de nuevos procesos y políticas. En este sentido, las empresas se enfrentan a importantes obstáculos que pueden definir el futuro del teletrabajo.

El 41% de los teletrabajadores considera necesario disponer de mejores recursos técnicos, como portátiles o conexiones a internet, según la encuesta “Los españoles quieren teletrabajar” de la Cámara de Comercio.

Retos para la evolución del teletrabajo

A continuación, hacemos un repaso a los retos de la evolución del teletrabajo:

  • Digitalización: El teletrabajo requiere cierta inversión en tecnología (por ejemplo, en software de gestión empresarial) para poder implementarlo de manera eficaz. Además, es importante impulsar las competencias digitales de los empleados a través de la formación.
  • Ciberseguridad: El trabajo en remoto pone en peligro la integridad de las redes y la protección de los datos de la empresa. Por eso, la ciberseguridad es una de las grandes preocupaciones actuales y un determinante para la evolución del teletrabajo. En 2021 veremos importantes inversiones en sistemas de IT y en formación para los empleados.
  • Rendimiento: Las empresas se enfrentan al reto de asegurar la productividad sin poder controlar a los empleados en persona. Esto está impulsando el trabajo por objetivos, en lugar de por horas. Las métricas, el feedback continuo y la flexibilidad horaria serán una parte fundamental en la evolución del teletrabajo.
  • Compromiso: Por último, las relaciones con compañeros o jefes también pueden verse afectadas por la distancia. Para los empleados, mostrar su compromiso con la empresa requiere un esfuerzo extra, como una mayor proactividad en las videoconferencias. Por su parte, las organizaciones se enfrentan a un cambio cultural, a través del cual deben promover la responsabilidad, la comunicación y la empatía entre sus equipos.
Sage

Los mayores de 55 años son los más negativos frente al trabajo en remoto: el 43% asegura que su puesto no le permite teletrabajar (Cámara de Comercio, 2020).

¿Cómo evolucionará el teletrabajo en los próximos años?

El mundo laboral se enfrenta a una gran incertidumbre, no solo por la pandemia, sino también por la recesión económica. Es difícil prever qué ocurrirá en la próxima década, pero ya podemos ver algunas pistas de la evolución del teletrabajo.

Teletrabajo, sí, pero no siempre

Según la encuesta realizada por la Cámara de Comercio, el 84% de los españoles prefiere teletrabajar dos o tres días a la semana en lugar de la semana completa.

Los participantes señalan como principal razón algunos de los inconvenientes del trabajo en remoto:

  1. Falta de contacto social (50% de los encuestados).
  2. Confusión entre el horario laboral y la vida personal (44%).
  3. Sobrecarga de trabajo (37%).

Entonces, si los trabajadores no vuelven a tiempo completo, pero tampoco van a teletrabajar siempre, ¿cuál es el futuro de las oficinas?

Las reuniones físicas se reservarían para sesiones de team-building, brainstormings y presentaciones importantes. De esta forma, las oficinas se reconvierten en espacios abiertos diseñados para la colaboración.

Redefiniendo los espacios de trabajo

El futuro más cercano de las oficinas es un modelo híbrido. Un modelo con el que tendremos la libertad de escoger y continuaremos siendo seres humanos que se relacionan entre sí. Este planteamiento combina el teletrabajo con reuniones o jornadas presenciales complementarias.

Este tipo de modelo híbrido podría redefinir el concepto de oficina. Ya no es el lugar donde se trabaja, sino un espacio dedicado a la coordinación, a la colaboración y a la resolución de problemas.

Para los equipos de alto rendimiento es de vital importancia que tanto los “sistemas” como los procesos y metodologías permitan a los distintos miembros relacionarse entre sí.

El papel de las nuevas tecnologías en la evolución del teletrabajo

Cambiar de espacio de trabajo varias veces durante la semana puede conllevar una pérdida de tiempo y de concentración. Sin embargo, todo apunta a que la tecnología minimizará gradualmente las barreras entre la oficina y la casa.

Las redes 5G, la inteligencia artificial y la realidad virtual son tecnologías en auge que optimizarán la productividad y la eficacia del teletrabajo. La realidad virtual, por ejemplo, podría utilizarse para paliar la sensación de aislamiento derivada del teletrabajo.

En este sentido, es importante que las empresas inviertan en sistemas que permitan una interacción lo más humana posible entre los trabajadores. Y no solo entre los miembros de un mismo equipo, sino también de otros departamentos.

Por último, la tecnología debe ir acompañada de inteligencia emocional y habilidades sociales para construir así mejores entornos de teletrabajo. Trabajar estas habilidades es uno de los grandes objetivos para los empleados y para los directivos. La formación continua en competencias digitales y en inteligencia emocional debe implementarse como garantía para este cambio de paradigma en las empresas.

Teletrabajo en tu empresa

Mucho más fácil de lo que crees.

Teletrabaja con un software de última
generación y eleva tu productividad.

Más información