El 55% de las empresas no tienen asalariados: ¿cómo son estos autónomos y emprendedores?

Publicado · 4 minutos de lectura

Explicamos cómo son las empresas sin asalariados, cómo funcionan y el papel clave que tiene la contratación en estos negocios.

  • Las empresas sin asalariados representan más de la mitad de las firmas españolas
  • La capacidad de adaptación a los clientes y de búsqueda de proveedores de servicios especializados es clave en su viabilidad

Según los datos de estructura y dinamismo del tejido empresarial en España del Directorio Central de Empresas (DIRCE), publicados recientemente por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el 55,3% de las empresas no cuentan con asalariados.

Son una parte importante de la economía española en algunos sectores destacados. Además, muchos emprendedores de éxito comenzaron su andadura en una empresa sin asalariados. Son, por tanto, una gran escuela de emprendimiento.

¿Qué características tienen las empresas sin asalariados en España?

El perfil de empresa que no tiene asalariados está centrado en empresas creadas recientemente por personas físicas en sectores como el comercio, las profesiones liberales, el transporte o la construcción. Veámoslo con un poco más de detalle.

Condición jurídica

  • Casi dos terceras partes de las empresas sin asalariados están promovidas por personas físicas que actúan como empresarios individuales. Junto a ellos, encontramos porcentajes significativos de sociedades limitadas (algo menos del 24%).

Sector de su actividad principal

  • Este tipo de empresas tiene distintos tipos de perfiles. El principal sector es el comercio minorista con un 12,05% de este tipo de empresas. Le siguen construcción de edificios y actividades inmobiliarias (con un 7,87 y un 6,87% respectivamente). También encontramos en las diez primeras posiciones, representando más de un 4% de las empresas sin asalariados, a diversos tipos de profesionales liberales (sanitarios, juristas, contables, arquitectos) y negocios de transporte y de construcción especializada.

Edad de la empresa

  • La mayoría son empresas de reciente creación. De hecho, casi un 26% tiene menos de un año de vida y casi un 57% tiene menos de siete años. Sin embargo, también las hay longevas, como lo demuestra el que más de un 20% tengan más de 15 años.

¿Cómo funcionan las empresas sin asalariados?

Aunque resulte paradójico, dada la ausencia de contratos laborales, estas empresas dependen enormemente de la contratación, fundamentalmente mercantil. Internamente, su estructura es sencilla. normalmente formada por una sola persona promotora o un grupo reducido de socios que mantienen el control y dirección conjunta de la empresa y, en ocasiones, familiares colaboradores.

Por lo tanto, la importancia de las relaciones externas es mayor que en otras empresas. Cuando se tiene más tamaño, el reto de organizar los recursos humanos y dirigir bien los flujos de órdenes, reportes e información es clave. Por contra, en empresas sin asalariados, su adecuado desarrollo depende mucho más de lo habitual de la capacidad de realizar transacciones externas minimizando todo lo posible costes y riesgos y aprovechando al máximo sus ventajas.

Sin embargo, eso no quiere decir que la comunicación interna carezca de interés en las empresas sin asalariados. Cuando existen socios o familiares trabajando conjuntamente, la compenetración es esencial para la viabilidad del negocio. Pero, en estos casos, hay que hablar, generalmente, de una doble conjunción: profesional y humana. Las relaciones personales influyen mucho más que en otro tipo de negocios más grandes.

La importancia de los proveedores de servicios

La importancia de la contratación se manifiesta, en primer lugar, en la búsqueda de proveedores no solamente de materias primas, mercaderías y otros tipos de activos, sino de servicios. Estamos hablando de empresas que tienen, en todo caso, cierta escasez de recursos humanos en las que el recurso a la contratación externa de diversos tipos de servicios es enormemente frecuente.

Gracias a la contratación externa de servicios pueden acceder a conocimiento especializado. El ejemplo más claro es el de todas las ramas de asesoramiento para empresas. Con ellos, la empresa puede estar al día en materias que al emprendedor sin asalariados le pueden resultar complejas.

¡Comparte el dato! El 55% de las negocios autónomos y emprendedore españoles no tienen asalariados.

Eso es enormemente importante en nuestros días, especialmente por el surgimiento de profesionales que asesoran en materias tecnológicas novedosas, pero también por la creciente complejidad de los requerimientos normativos que reclama con frecuencia la asistencia de profesionales muy especializados en áreas concretas.

Por otro lado, es muy importante tener en cuenta las diferencias en la contratación externa de servicios entre las empresas de mayor tamaño y las que no cuentan con asalariados. En general, las grandes prediseñan las condiciones que reclaman a sus proveedores. Incluso, en algunos casos, su contratación, en sus formas guarda ciertas semejanza con la de la Administración.

Una empresa sin asalariados difícilmente va a tener poder para efectuar convocatorias para que distintos proveedores de servicios presenten sus proyectos y condiciones. Por el contrario, es mucho más habitual un proceso de búsqueda del proveedor adecuado, sujetándose a las condiciones que marque dicho proveedor.

Y se sujetan a sus condiciones no solamente porque no tienen una posición dominante en el mercado, sino también porque depositan su confianza en el conocimiento especializado que ofrece ese proveedor, al que consideran como un socio comercial.

La adaptación flexible a las condiciones de los clientes

Existe un pequeño grupo de empresas sin asalariados que se pueden permitir aceptar o rechazar clientes. Hablamos, por ejemplo, de profesionales de muy reconocido prestigio, comercios muy exclusivos o incluso de empresas de construcción que trabajan con un nivel de calidad extraordinario.

Para estas empresas, el mantenimiento de la calidad es esencial. Sin embargo, tienen un margen grande para fijar precios y condiciones de servicio. Es muy habitual que sean sus clientes quienes se adaptan a ellos y no al revés.

Sin embargo, la mayoría de las empresas sin asalariados tienen una capacidad limitadísima para fijar precios o condiciones. Suelen enfrentarse a muchos competidores que ofrecen bienes o servicios semejantes o sustitutivos del suyo.

Por lo tanto, la clave de su éxito depende en gran medida de la capacidad de adaptación flexible. Cuando los requerimientos de empresas o consumidores cambian es cuando se muestra con más claridad qué tipo de empresas sin asalariados pueden sobrevivir.

El ejemplo más claro lo encontramos en negocios B2B en los que, con frecuencia, encontramos a este tipo de empresas insertadas dentro de procesos configurados por otra más grande y a los que la que no tiene asalariados tiene que adherirse sin más condiciones. En el momento en el que no sea capaz de cubrir las expectativas será sustituida por otra.

La empresa sin asalariados es, entre otros aspectos, la puerta de entrada de muchas personas al emprendimiento. En ella es capaz de aplicar sus conocimientos y experiencias al servicio de las necesidades del mercado. Al mismo tiempo, es una oportunidad de adiestramiento en materia de contratación.

Autónomo o emprendedor, tu sueño empieza aquí

Diseñado para ti.

Sage Business Cloud te ofrece soluciones de contabilidad y facturación online, sencillas y sin límites para que tomar mejores decisiones.

Más información

Dejar una respuesta