Personas y Liderazgo

Así es cómo la tecnología está impactando en tu capacidad de concentración en el trabajo

Descubre cómo mejorar tu productividad laboral con estrategias efectivas y evita distracciones tecnológicas en el trabajo. ¡Lee más aquí!

Sage

Mensajes de correo, notificaciones de redes sociales y otras aplicaciones son el día a día de cualquier persona y repercuten en su concentración y en el trabajo que realiza. Analizamos cómo y de qué forma evitar las distracciones.  

  • ¿Sabes que en 2023 se alcanzaron los 97 millones de nuevos usuarios de internet en el mundo? Esto representa el 66,2% de la población mundial. 
  • Pero ¿cómo repercute la tecnología en el trabajo?, ¿hasta qué punto afecta a nuestra habilidad para enfocarnos en una tarea y ser productivos? 

La integración de la tecnología en el entorno laboral ha sido una de las transformaciones más significativas de las últimas décadas. Con motivo del Día Mundial de Internet, que se celebra el 17 de mayo, consideramos importante explorar cómo estas herramientas tecnológicas están influyendo en la productividad y la concentración laboral, especialmente en el contexto empresarial.

¡COMPARTE! La tecnología puede impulsar tu productividad, pero ¿sabías que también puede ser una fuente constante de distracciones en el trabajo? ¡Descúbrelo aquí!

En la era digital actual, la tecnología se ha convertido en una extensión de nuestras capacidades laborales. No obstante, su impacto en nuestra forma de trabajar tiene dos facetas: 

  • Por un lado, facilita y agiliza los procesos porque permite automatizarlos
  • Por otro lado, puede convertirse en una fuente constante de distracciones mientras trabajamos, estudiamos o hacemos otras tareas que requieren una concentración profunda. 

CONTENIDO DEL POST

La importancia de la tecnología en el trabajo

Con el término tecnología en el trabajo nos referimos a cualquier herramienta digital diseñada para mejorar la eficiencia laboral. Esto incluye multitud de elementos como: 

  • Software de gestión de proyectos, de clientes o de aspectos como los recursos humanos, la contabilidad o el marketing. 
  • Plataformas de comunicación en tiempo real o por correo electrónico. 
  • Dispositivos conectados a internet (smartphones, tablets u ordenadores portátiles).
  • Inteligencia artificial. Merece un apartado por separado debido a su importancia y a la posibilidad que da de realizar tareas con exactitud si recibe la orden adecuada. Puede analizar grandes volúmenes de datos en segundos y permite tomar decisiones informadas. 

La tecnología tiene una doble faceta en el trabajo: por un lado, impulsa la productividad con la automatización de tareas, por otro, es fuente de distracciones constantes. 

La productividad laboral mide la eficiencia con la que las personas que trabajan en una organización realizan tareas para producir bienes o servicios. 

Finalmente, la concentración laboral se refiere a la capacidad de mantener el foco en esas tareas sin distracciones.

Impacto de la tecnología en la productividad

Según un estudio de la Universidad de California, solemos dedicar unos 12 minutos a una tarea antes de que nos interrumpan, y se tardan unos 25 minutos en volver a concentrarse en la tarea. En el trabajo esto supone mucho tiempo perdido en acciones que se pueden evitar. 

El Workplace Distraction Report de Udemy, por otro lado, señala que las conversaciones con compañeros (80%) y el ruido de la oficina (70%) son las mayores distracciones. En el caso de los jóvenes el smartphone es la número dos. 

Todas estas distracciones tecnológicas provocan: 

  • Reducción de la productividad y de la eficiencia. 
  • Agotamiento mental. 
  • Aumento del estrés y de la ansiedad. 
  • Dependencia de la tecnología, fuera y dentro del trabajo. 

Estrategias para mejorar la concentración en el trabajo debida al uso de la tecnología

Las herramientas tecnológicas han demostrado ser cruciales para mejorar la comunicación y la eficiencia de las personas y de las organizaciones. Pero también suponen un desafío en relación con la capacidad de concentración, tal y como hemos visto. 

La conectividad implica que los trabajadores sean frecuentemente interrumpidos por correos electrónicos, mensajes instantáneos y alertas de redes sociales. Estas son las estrategias que se pueden seguir para evitar esas distracciones: 

  • Implantación del Deep Work. Se pueden establecer bloques de tiempo de trabajo sin interrupciones en los que se deben silenciar las notificaciones de redes sociales, correos o llamadas. 
  • Fomento de actividades no tecnológicas. Las personas necesitamos periodos de descanso y desconexión en los que no haya tecnología. En las empresas se pueden fomentar el deporte o alguna actividad de team building que no se relacione con la tecnología.
  • Meditación. Una forma de entrenar la concentración consiste en practicar la meditación y en especial la atención plena (mindfulness).  
  • Utilizar temporizadores. Es una manera de definir plazos de tiempo para concentrarse en tareas o para descansar, hacer deporte o comer, durante la jornada. 
  • Escuchar ruido blanco. Es un tipo de ruido que se pueden escuchar con auriculares y que ayuda a la concentración y a evitar distracciones. 

El impacto de la tecnología en la productividad y la concentración laboral es notable en la actualidad. Mientras que las herramientas digitales ofrecen oportunidades sin precedentes para mejorar la eficiencia, también requieren que gestionemos mejor nuestras interacciones con ellas para evitar que se conviertan en distracciones y en elementos que aumenten el estrés. 

Por lo tanto, el equilibrio entre la adopción tecnológica y la gestión eficaz de las distracciones es clave para maximizar los beneficios de la tecnología en el lugar de trabajo.