Playing now

Playing now

La importancia de especificar bien el concepto en una factura

Volver a los resultados de búsqueda

Sage

Ya hemos hablado de cómo el reglamento de facturación nos impone la manera de emitir las facturas y los datos que obligatoriamente han de contener éstas para que puedan ser fiscalmente deducibles. Generalmente se pone especial atención en que se cumpla la norma sobre el contenido de los datos y pasamos por alto que haya una adecuada descripción del concepto que aparece en dicha factura.

Una buena descripción del producto o servicio que origina la factura es tan importante como el que figuren los datos del emisor y receptor del mismo. Una incorrecta o poco concreta descripción de dicho concepto podría hacer que la factura no fuera válida a efectos fiscales.

Lo que nos dice la normativa

A la hora de que la Agencia Tributaria admita como deducible una factura ésta pone especial hincapié en una correcta justificación de esa deducción en base a los servicios o entregas de bienes que allí figuran.

Una reciente sentencia de la Audiencia Nacional refuerza este criterio indicando » .. las facturas no son idóneas como medio acreditativo de los servicios objeto de facturación cuando se reflejan de un modo vago e indeterminado…»

Y además manifiesta que «… la acreditación de la realidad del servicio incumbe al obligado tributario; es necesario, que se concreten las operaciones facturadas, sin que baste, a estos efectos, la sola descripción del «concepto» (alquiler, suministro o servicios sanitarios), e igualmente, es necesario que dicha concreción vaya acompañada de los oportunos soportes documentales.»

¿Qué debemos hacer?

En una operación de venta está claro que debemos especificar los objetos entregados, si es posible haciendo referencia a su número de serie o dato similar.

En el caso de los servicios debemos tener en cuenta si existe un contrato de prestación de servicios que ampare dicha factura o si el único documento acreditativo es la propia factura.

En el primer caso podemos justificar el objeto de la factura haciendo referencia a los términos de dicho contrato y reflejando que los conceptos facturados son los acordados en el mismo. Lógicamente debemos de tener en cuenta que en documento contractual se haga una especificación clara y concreta de dichos servicios.

En todos los casos se deben especificar la naturaleza de los servicios facturados y un desglose de los mismos con el precio correspondiente a cada uno de ellos. La descripción ha de ser individualizada y debe ser clara a la hora de que ésta sirva para determinar que el gasto es necesario para la actividad de la empresa receptora, como especifica la legislación tributaria.

Plantillas de facturas profesionales

Convierte tus facturas en la mejor herramienta de presentación de tu negocio.

Descarga gratuita