Playing now

Playing now

¿Qué diferencia hay entre una aplicación móvil y una web con versión móvil?

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete

La vida es móvil, tu espacio on line también puede (y debe) serlo. La pregunta es, ¿Una versión móvil de tu web o una aplicación móvil?

En es caso definir conceptos es importante:

Sitio web móvil

  • Esta opción consiste en adaptar el contenido de tu portal a la visualización en dispositivos móviles. Al hacerlo, tendrás que tener en cuenta sus limitaciones, como una pantalla más pequeña en cuanto a la lectura de textos; y ventajas, como la posibilidad de que tus clientes compren tus productos en cualquier momento.
  • Cada vez más hablamos de diseño Web Responsive. Si vas a crear o renovar tu sitio web procura que sea responsive, será capaz de detectar el tipo de dispositivo desde el que se está conectado el usuario. Las webs responsive se adaptan y muestran tu página de la forma más eficiente para cada dispositivo.

Aplicación para móvil

  • La app es una aplicación (un “programa” o software programado para dispositivos móviles) que el usuario se descarga directamente en su teléfono móvil o tableta. Las aplicaciones deben tener una funcionalidad y por lo tanto una utilidad concreta para el usuario.
  • Requieren espacio de almacenamiento en el dispositivo y contar con lo servicios de un canal de distribución (léase App Store o Android Market).

Comparación y diferencia

  • Por lo tanto una web móvil es nuestra propia web adaptada a una plataforma diferente, con una visualización diferente.
  • En comparación, una aplicación implica haber creado un “programa” que ofrezca una funcionalidad especial (de nuestra web o cualquier otro tipo de uso), que sea de una utilidad concreta para nuestros usuarios. Nunca deberíamos “convertir” nuestra web en una aplicación. Son conceptos diferentes con usos diferentes.

¿Web optimizada para versión móvil o app?

  • Es una decisión estratégica y en la mayoría de los casos también de inversión; que una decisión de elección entre ambas. Si tienes web, que sea responsive; si aún no tienes web, quizás no la necesites y sea mejor pensar directamente en móvil. En cualquier caso, el móvil debe ser un objetivo muy concreto: todo será móvil, piensa en móvil.
  • Para ayudarte en la reflexión, una pregunta que debes hacerte y una lista de ventajas e inconvenientes:

Pregunta:

¿Qué funcionalidad o utilidad derivada de tu negocio puedes incluir en una aplicación?

Ejemplos de usos:

–       Tienes una web con ecommerce, ¿Te interesa crear una aplicación de venta móvil que incluya control de pedidos? Las cifras de crecimiento del ecommerce desde móvil son impresionantes. Tu decisión está en el cálculo del retorno de la inversión.

–       Eres una marca de ropa deportiva, ¿Te interesa crear una aplicación para crear tablas de entrenamiento de ciclismo? (tu próxima colección tiene como estrella este deporte) Es una decisión de promoción, branding, de estimación de captación de clientes aficionados a ese deporte.

–       Eres una cadena de restaurantes y quieres hacer un sorteo para promocionar las cenas de los jueves. ¿Hacer el sorteo con un juego en una aplicación móvil puede ser una buena forma de conseguir participación, publicidad y base de datos?

Ventajas e inconvenientes de algo poco comparable

  1. La versión web móvil no necesita ser descargada. Cualquier persona desde cualquier lugar mundo y en cualquier momento, puede acceder a ella con sólo teclear la dirección o mediante un motor de búsqueda (Google, Yahoo…). Esto multiplica el alcance, podemos trabajar el SEO para posicionar bien en los buscadores.
    La aplicación, una vez descargada, puede permitir consultarla sin necesidad de conexión.
  2. Los sitios web móviles son compatibles con cualquier dispositivo; mientras que las app casi siempre precisan de una aplicación específica: una para Apple y otra para Android. Esto eleva los costes, no sólo de desarrollo, también de mantenimiento y actualización.
  3. A cambio, las app tienen buenas capacidades y rendimiento pues han sido diseñadas para operar con una funcionalidad concreta en ese entorno móvil. En general son ágiles.
  4. Las apps si de verdad son útiles, permanecen con tu cliente en su móvil, no tiene que buscarlas. Son una herramienta de fidelización importante.

Reflexiona, ninguna de las dos opciones es “mejor o peor” que la otra. Son diferentes.

Pero hay algo que no debes olvidar: El futuro es móvil.

Dejar una respuesta