Playing now

Playing now

5 aspectos positivos de la inteligencia artificial para asesorías y despachos profesionales

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
sage

Si preguntáramos a 100 expertos qué es la inteligencia artificial (IA), nos darían todo tipo de respuestas. Pero lo que sí es seguro es que no se trata de un robot que se coloca junto a la fotocopiadora de la oficina.

Hoy en día, la IA se usa para el reconocimiento de imágenes, la identificación de objetos, para funciones de detección y clasificación, y para la localización automática de características geofísicas. Todas ellas son tareas esenciales que en su día desempeñaron humanos.

Si nos centramos en cómo afectará la inteligencia artificial a las asesorías y despachos profesionales, muy pronto ayudará a automatizar gran parte de las actividades rutinarias y repetitivas que se llevan a cabo diaria, semanal o anualmente.

También te ayudará a:

  • Tomar decisiones rápidas
  • Generar conocimiento eficaz
  • Analizar enormes cantidades de datos con facilidad

Teniendo en cuenta todo esto, veamos cinco ejemplos de la posible utilidad de la IA para tu asesoría o despacho profesional en los próximos años.

1. Soluciones predictivas y de pronóstico

Ayudar a los clientes a hacer un estimación de las finanzas de sus empresas es uno de los servicios más valiosos que puede ofrecer tu despacho profesional.

Con la IA integrada en el software, podrás ofrecer a tus clientes una visión exhaustiva y precisa, sin necesidad de las arduas tareas manuales habituales ni de los interminables cálculos numéricos que conlleva la elaboración de informes.

En el ámbito cotidiano, poder acceder de manera rápida y fácil a informes y predicciones actualizados y precisos puede ayudarte a establecer una relación más estrecha y productiva con tus clientes.

Esta revolución será potenciada por una de las piedras angulares de la IA en la actualidad: el aprendizaje automático.

Aprendizaje automático: qué es

Básicamente se trata de la capacidad del software de programarse automáticamente en función de los datos que recopila. Estos programas son capaces de aprender de lo que hacemos con los datos y de plantear sus propias propuestas a los humanos. Incluso pueden actuar de manera totalmente autónoma.

  • El aprendizaje automático está en todas partes. Permite a los teléfonos móviles mejorar la función de texto predictivo, utilizar el reconocimiento de voz, crear sugerencias de ruta al usar un navegador y proponer lugares para visitar cuando llegas a tu destino.
  • En empresas de todo el mundo, el 77 % afirma depender totalmente o en gran medida de las tecnologías de aprendizaje automático. Otros estudios indican que el aprendizaje automático se usa principalmente para realizar análisis de datos más exhaustivos y generar conocimientos (45 % de los entrevistados).
  • Lo que el aprendizaje automático requiere, y lo que al mismo tiempo hace que sea tan útil, es acceder a los datos. A un montón de datos.
  • Y es aquí donde el aprendizaje automático pasa a un primer plano, porque tecnologías como la nube implican que todos los datos son recopilables y accesibles, en lugar de aislarlos en sistemas específicos no interconectados.

Por otro lado, el cloud computing nos permite generar un mayor número de datos útiles.

2. Asistentes inteligentes

¿Eres de esos contables que, durante los picos de trabajo en los que parece que todos los clientes se ponen de acuerdo para enviar sus balances, te entran ganas de apagar el teléfono o desactivar el correo electrónico para poder centrarte en el trabajo?

Probablemente no eres el único.

Por fortuna, es posible que los asistentes inteligentes puedan echarte una mano. Pueden convertirse en la primera línea de contacto con los clientes e incluso proporcionarles la información que necesitan, como detalles acerca de los impuestos a pagar.

Puede que ya estés familiarizado con los asistentes inteligentes porque interactúas con Siri de Apple o con el asistente de Google en tu teléfono, o bien con Alexa de Amazon en tu hogar.

Incluso existe un asistente inteligente que puede utilizarse para la contabilidad de los clientes (los usuarios solo tienen que preguntar cuánto dinero tienen en la cuenta de pagos y se lo dirá). No hace falta conocer la jerga contable, ni saber lo que es un libro mayor.

De hecho, los asistentes inteligentes pueden ser de dos tipos: bots de lenguaje natural y bots con scripts.

  • Los bots con scripts son los que usamos desde hace mucho tiempo, son más fáciles de crear y la mayoría se usan para estrategias de interacción con dispositivos móviles, por lo que es muy posible toparse con ellos en una página web.
  • Estos bots buscan frases clave con el objetivo de facilitar una respuesta programada. También se los conoce como chatbots.
  • Los bots de lenguaje natural se denominan asistentes inteligentes, lo que da pistas de su mayor nivel de sofisticación.
  • A menudo emplean reconocimiento de voz y síntesis precisa de voz humana para poder responder a consultas de lenguaje natural. Además, cuanto más se usan, más aprenden.
  • Tanto los asistentes inteligentes (bots de lenguaje natural) como los bots con scripts tienen diferentes usos y, desde la perspectiva de una empresa, sería un error pensar que unos son mejores que otros.

3. Control electrónico y asignación automática de transacciones

Las dos áreas siguientes en las que la IA ayudará a tu asesoría o despacho profesional también tienen que ver con el aprendizaje automático.

Te permitirá ahorrar tiempo mediante el correcto etiquetado y asignación de las transacciones a la cuenta apropiada.

En resumen, tu software contable aprenderá de las decisiones anteriores sobre control electrónico que suelen tomarse según las reglas que conoce el profesional contable.

Algunas de estas reglas son intuitivas, pero otras pueden ser sorprendentemente complejas, al menos desde el punto de vista de un ordenador.

En los próximos años, la capacidad de la tecnología para descubrir dichas reglas y planificar de manera predictiva ayudará a eliminar una buena parte de tu carga de trabajo diaria.

4. Detección de anomalías

Como es de suponer, a los ordenadores les encantan los datos, y cuando se aplica el aprendizaje electrónico a cantidades ingentes de datos, como las cuentas anuales de una gran empresa, las ventajas son evidentes.

Podrás detectar posibles anomalías, el proceso será mucho más rápido y requerirá considerablemente menos esfuerzo.

Por ejemplo, siempre que deba realizarse una auditoría, será posible revisar la totalidad de los datos en lugar de una simple muestra, y todo sin necesidad de invertir los cuantiosos recursos que normalmente requiere una auditoría “completa”.

5. Soluciones de OCR

Aunque el reconocimiento óptico de caracteres (OCR) no es precisamente nuevo, la IA ha mejorado considerablemente su precisión y lo ha abierto a nuevos usos.

Si bien es cierto que durante todo este tiempo hemos podido extraer información de documentos automáticamente, se necesitaba la intervención de una persona para indicar al software de OCR la ubicación de los datos, lo que también implicaba la imposibilidad de alterar el diseño del documento sin instrucciones adicionales.

Si algo sabe un ordenador es lo que es un número. Eso es lo que define a un ordenador.

Un recibo de compra impreso, por ejemplo, está lleno de números, pero no todos son iguales; algunos de ellos son especialmente importantes para un contable, como la fecha, el importe total y, puede que el número de la tarjeta usada para pagar la compra.

Un humano es capaz de identificar todos estos números al instante sin pensarlo, pero hasta hace poco los ordenadores era incapaces de distinguirlos. Los números 1-5-1-2 podrían ser los cuatro últimos dígitos de la tarjeta de crédito, una fecha, o la cantidad de artículos incluidos en el recibo.

Con la aplicación de la IA al OCR, este software es capaz de reconocer los tipos de documentos y otros elementos como recibos, facturas y otros documentos financieros impresos.

Esto significa que es posible extraer los datos útiles para que el software pueda asignar o procesar la información sin necesidad de intervención humana, aunque nunca haya visto un recibo como ese, o si el documento escaneado tiene poca definición.

Esto reduce el esfuerzo y el tiempo necesarios para distribuir y asignar la información.

¿Cuál es el futuro de la IA para las asesorías y despachos contables?

¿Cómo disfrutar de todas estas magníficas ventajas que ofrece la IA?

En realidad, la buena noticia es que, probablemente, no tengas que hacer gran cosa:

  • En el pasado aún habrías tenido que comprar algún programa o complemento de software para poder disponer de las nuevas y revolucionarias funciones, pero en la actualidad, lo más probable es que el tipo de herramientas de las que hemos estado hablando hasta aquí simplemente aparezcan en los próximos años en el mismo programa que ya usas.
  • Algunas de ellas, como la conciliación de cuentas bancarias, es posible que ya estén presentes en el programa de contabilidad y gestión de clientes de tu empresa, y a lo mejor ni siquiera te has dado cuenta.
  • Quizá todo lo que hayas observado es que las tareas se hacían un poco más fácilmente, y que el software parecía haberse hecho un poquito más inteligente.

Así se hará la revolución, con muchas pequeñas mejoras, más que con un cambio drástico de la noche a la mañana.

La revolución del cloud computing

Sin embargo, siempre hay un “pero” en este tipo de historias, y en este caso el problema es que la inteligencia artificial forma parte de una revolución mayor en materia de tecnología: la nube.

El cloud computing es la única manera de recopilar y compartir libremente las cantidades masivas de datos que necesita el aprendizaje automático.

Hemos destacado cómo el aprendizaje automático podría convertirse en el mejor auditor del mundo, y ser capaz de detectar errores que los humanos difícilmente podrían ver. Sin embargo, solo podrá hacerlo si dispone de todos los datos.

Si los datos que necesita están repartidos por 100 hojas de cálculo o, lo que es peor, están en documentos impresos, la IA no podrá hacer nada si no tiene acceso a los archivos.

En resumen, la inteligencia artificial se basa en tecnologías como el cloud computing, y el mensaje es simple:
​ no hay IA si no adoptas completamente la revolución de la nube.

Pero no te preocupes, eso no significa que tengas que ser un experto en cloud e IA.

Significa simplemente estar al tanto, de una manera razonable y sensata, de lo que puede ofrecerte la tecnología, y adoptar soluciones cloud computing o en la nube en tus actividades.

Así podrás disfrutar de todas las ventajas actuales y asegurarte de estar preparado para el futuro.

¿Preparado para «sumar» en tu despacho?

Descarga la guía gratuita en la que encontrarás consejos para añadir valor a tus servicios de asesoría o despacho profesional.

Descarga gratuita

Dejar una respuesta