Playing now

Playing now

Partidas pendientes de aplicación: el cajón de sastre del contable

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
Libro mayor

Si tuviéramos dudas acerca de cómo se escribe una expresión gramaticalmente, si nos dedicamos a la contabilidad, podríamos acordarnos de la cuenta 555 de partidas pendientes de aplicación. Afortunadamente, hoy en día, en Internet podemos encontrar ayuda para aclarar nuestras dudas gramaticales, de manera que si dudáramos sobre cómo se escribe cajón de sastre o cajón desastre, la RAE nos indicaría que la primera expresión es la correcta, explicando que un cajón de sastre es un conjunto de cosas diversas y desordenadas.

Menudo desastre de contabilidad, la cuenta 555 se encuentra llena de partidas pendientes de aplicación, ¿qué hacer? Nos toca contabilizar correctamente lo que el anterior contable dejó aparcado hasta saber qué aplicación darle.

Lo más frecuente es que estas partidas coincidan con cargos o abonos en cuentas bancarias, por lo que buscar el justificante del movimiento bancario nos puede dar alguna pista. Otro camino que debemos de explorar es buscar en el programa de gestión el importe de la partida pendiente de aplicación, de manera que si lo encontramos puede que estemos más cerca de solucionar nuestra duda contable.

Las partidas pendientes de aplicación en el Plan General de Contabilidad

El Plan General de Contabilidad define las partidas pendientes de aplicación como remesas de fondos recibidas cuya causa no resulte, en principio, identificable y siempre que no correspondan a operaciones que por su naturaleza deban incluirse en otros subgrupos.

Esta cuenta figurará en el pasivo corriente del balance.

El PGC especifica que sólo deben de permanecer registrados los apuntes en esta cuenta el tiempo estrictamente necesario, por lo que la revisión periódica de esta cuenta y la aplicación de las partidas que aparezcan en la cuenta 555 debe de ser una tarea periódica de los profesionales de la contabilidad, a no ser de que se apliquen todas las partidas en su momento y esta cuenta no refleje movimientos.

Para facilitar la conciliación de las partidas recogidas en esta cuenta es conveniente reconciliar las partidas de esta cuenta, de manera que podamos visualizar solo las paridas no reconciliadas y pendientes de aplicación.