Playing now

Playing now

¿Qué te enseña la declaración de la Renta sobre tu negocio?

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
Sage

En este post te mostramos las lecciones de gestión empresarial que nos ofrecen la declaración de la Renta y el IRPF en general.

  • No hay una buena gestión sin una adecuada planificación fiscal
  • La planificación fiscal debe considerar todas las implicaciones no fiscales

La campaña de la Renta es un momento para cumplir con obligaciones formales y, en su caso, para el pago de la cuota diferencial del IRPF. Al mismo tiempo, también es una buena ocasión para extraer enseñanzas de gestión tanto para las personas físicas que desarrollan una actividad económica como empresarios individuales como a todo tipo de emprendedores que tienen una sociedad, pero a los que el IRPF también les impacta.

Fundamentalmente, nos orienta sobre el sentido de algunas decisiones empresariales que suelen tener implicaciones más allá de lo fiscal como las relacionadas con los siguientes ámbitos.

La política de dividendos

Desde el punto de vista fiscal, un reparto escaso de dividendos contribuye a retrasar el pago de impuesto y, en algunos casos, a disminuir el tipo de gravamen que se paga por la renta del ahorro.

No obstante, hay que tener en cuenta la cuantía, especialmente cuando tenemos una sociedad unipersonal o cuya política de dividendos podamos controlar, otros elementos de la base del ahorro como, por ejemplo, la posibilidad de compensar estos rendimientos con pérdidas o la evolución previsible a lo largo de los próximos años de la base del ahorro.

En todo caso, es muy importante tener siempre presentes otros aspectos no fiscales:

  • Las necesidades de fondos que podamos tener para satisfacer nuestras necesidades personales.
  • El equilibrio financiero de la empresa, que reclama valorar hasta qué punto debemos financiar la empresa con fondos propios y en qué medida estos han de venir de beneficios retenidos.
  • Los mensajes que se lanzan a terceros (especialmente potenciales socios o inversores) sobre la disposición de liquidez y la generación de beneficios reales, por un lado, y, por otro, sobre la existencia o no de proyectos que animen a reinvertir en la empresa.

La fiscalidad de los trabajadores

  • La optimización del coste fiscal de los salarios reclama buscar un equilibrio entre incentivos fiscales y laborales. Existen diversas opciones de retribución con ventajas fiscales, fundamentalmente ligadas a programas de prestaciones para empleados relacionados salarios en especie y, aunque no constituya estrictamente un pago por su trabajo, la satisfacción de dietas y gastos de representación.
  • Conocer el impacto fiscal de un cambio en la política retributiva es relativamente sencillo. La cuestión es saber cómo debe ser la estructura del salario, dados los beneficios fiscales, para obtener la mejor motivación y esfuerzo por parte de los trabajadores.
  • Por lo tanto, para tomar la decisión óptima que permita una estructura salarial equilibrada, es esencial manejar correctamente los datos sobre la actividad y características de los trabajadores. Para ello, lo ideal es contar con una solución de gestión laboral que permita el seguimiento, análisis e información de los empleados.

Las amortizaciones

  • Las amortizaciones marcan una de las diferencias importantes entre las modalidades normal y simplificada del régimen de estimación directa de los rendimientos de actividades económicas en el IRPF.
  • En la modalidad normal, en la mayoría de los casos puede optarse por métodos degresivos de amortización, en los cuales se amortiza más en los primeros años. En la simplificada, existen unas tablas para la amortización lineal.
  • Lógicamente, si nuestra actividad implica realizar inversiones de relativa importancia, pero podemos optar por una u otra modalidad, las amortizaciones serán uno de los elementos más importantes que habrá que tener en cuenta para decantarnos por una u otra opción.
  • Si, finalmente, nos decidimos por la modalidad normal, tendremos que llevar una contabilidad ajustada a lo establecido en Código de Comercio. En general, para poder desgravar antes los gastos de amortizaciones, deberemos apuntarlos a un ritmo más rápido en la contabilidad. Por lo tanto, habrá que buscar un equilibrio entre retrasar el pago de impuestos y reflejar más tarde los gastos en nuestras cuentas anuales.

Deducciones

  • Las deducciones plantean, principalmente, dos preocupaciones. La primera es saber si estamos desgravando todo a lo que tenemos derecho. Es una cuestión de mero conocimiento de la situación de nuestro negocio y de la normativa fiscal. Para ello es conveniente contar con el asesoramiento fiscal y el software de gestión adecuados.
  • La segunda cuestión es saber qué otras deducciones nos podrían haber correspondido de haber desarrollado nuestra actividad de otro modo. Nos interesa plantearnos si nos hubiese compensado cumplir con los requisitos que, en cada caso, establezca la ley para poder practicar la deducción.
  • Esta segunda cuestión tiene profundas implicaciones de gestión. Las deducciones se transforman en menores impuestos, pero también sus requisitos delimitan u orientan nuestras posibilidades de decisión. Especial importancia tienen las que se relacionan con actuaciones de modernización ante las que hay que prepararse, ya no para cumplir unos requisitos legales, sino, fundamentalmente, para reforzar el negocio que desarrollamos.

Gestión documental

  • Las obligaciones formales implican la presentación de diversos modelos y la conservación y gestión de determinados documentos que permitan verificar que todo está en orden. Son muy importantes, ya que su incumplimiento o cumplimiento defectuoso puede ser motivo de sanción, pero también un punto de alarma que nos conduzca hacia una inspección que pueda resultarnos desfavorable.
  • Al mismo tiempo, la información contable, de nóminas, facturación y de otros documentos es un indicador de la salud de nuestro gestión. Las irregularidades se transforman no solamente en problemas fiscales, sino también en desaprovechamiento del potencial de los datos, conflictos con trabajadores, clientes o proveedores, pérdidas de confidencialidad, horas de trabajo perdidas entre el desorden, dificultades en la coordinación del trabajo, etc.
  • Por ello es muy importante contar con las herramientas más sólidas para la gestión de la información de todo tipo que la actividad empresarial o profesional que desarrollamos necesita.

La gestión de la tesorería

  • El IRPF representa diferentes retos de tesorería para las personas físicas que desarrollan una actividad económica. La declaración de la renta es uno de ellos, pero también son importantes los pagos a cuenta como retenciones y pagos fraccionados.
  • No conviene tener excesos de tesorería, pero tampoco dificultades para pagar los impuestos, que pueden derivar en aplazamientos o, incluso, retrasos en los pagos que pueden abrir un procedimiento ejecutivo.
  • El control de la tesorería se vuelve, por tanto, una necesidad y el pago de impuestos como el IRPF uno de los principales hitos. Contar con las herramientas adecuadas para realizar una gestión moderna de la tesorería es imprescindible.

La declaración de la renta y el IRPF en general son un indicador interesante que nos puede orientar sobre si la dirección que está tomando nuestra actividad es la adecuada. En todo caso, la planificación fiscal siempre ha de considerarse ponderando todos los aspectos no fiscales de nuestras decisiones.

Todo lo que necesitas saber sobre el IRPF

Conoce más sobre este importante impuesto español, el IRPF, y evita los errores más frecuentes descargando esta guía gratuita. Con las novedades sobre la declaración de la Renta del ejercicio 2018.

Descarga gratuita

Dejar una respuesta