Playing now

Playing now

Cómo incentivar una empresa más saludable mejora la productividad

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
sage

Analizamos la importancia de la salud laboral y ofrecemos consejos prácticos para procurar mejorarla.

  • Qué es una empresa saludable y cómo podemos convertir a la nuestra en una
  • Medidas para implantar y mejorar la salud laboral de los empleados

Una de las mayores preocupaciones de todos los trabajadores a la vuelta de vacaciones es recuperar su forma física, que durante su descanso estival se ha podido ver mermada proporcionalmente a una aumento de peso. A esto se le une el estrés de vuelta a la actividad. Si, además, tenemos hijos, la cosa se complica con su vuelta al colegio.

Las bajas laborales y el absentismo aumentaron en un 13,4% el año pasado según los datos del Observatorio nacional de absentismo 2018. Para los negocios, supone un grave problema de recursos, por eso cada vez hay más compañías que apuestan por incentivar una empresa más saludable que mejore la productividad. Además, en definitiva, reducir este absentismo implica reducir costes laborales y hacer a nuestra organización más competitiva.

La empresa saludable

La OMS define la salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de enfermedades o afecciones”. Y, en el ámbito empresarial, desde diversos organismos se lucha para mejorar la de los trabajadores. No nos referimos únicamente a las acciones de Prevención de Riesgos Laborales (PRL) sino también a otras medidas que pueden ayudar a mejorar la salud laboral y prevenir el absentismo.

Se trata de cuidar la salud física pero también mental de los empleados. Reducir los niveles de estrés y tener un ambiente laboral agradable ayuda de forma notable a las empresas. Los empleados acuden a su puesto de trabajo sin sentir que es una carga y deseando que sea la hora de salida nada más entrar.

A su vez, hay que plantear objetivos más ambiciosos, por lo que también debemos aprovechar, no solamente para intentar mantener la salud de nuestros empleados, sino también para mejorarla. En definitiva, trabajadores más sanos tienen menor riesgo de caer enfermos, lo cual supone menos días de baja y una oportunidad para incrementar la productividad de la empresa.

Apostar por una empresa saludable, en consecuencia, también nos ayudará a mejorar nuestra imagen corporativa, tanto a nivel interno como externo y a su vez nos facilita atraer y retener el talento en nuestra organización. Llegados a este punto, todo esto supone una ventaja competitiva frente a la competencia.

Qué medidas tomar para ser una empresa saludable

Mejorar la salud laboral es una cuestión compleja. No existe una fórmula mágica, pero sí hay muchos pequeños componentes que van sumando. Vamos a ver alguno de ellos:

  • Promoción de una alimentación sana. En muchas organizaciones las máquinas con comida rápida poco saludable se están sustituyendo por fruta fresca a disposición de los empleados en lugares comunes. También se difunde cada vez más el uso de cheques restaurante. Con ellos, se busca facilitar que los empleados puedan comer un menú en bares por la zona en lugar de comer bocadillos de forma habitual.
  • Fomento del ejercicio físico y el deporte. Muchas empresas llegan a acuerdos con gimnasios cercanos y logran un descuento para sus empleados. Para el trabajador es una oportunidad para hacer ejercicio y, especialmente, a la vuelta de vacaciones, encuentran una buena ocasión para ponerse de nuevo en forma. Otras incentivan el desplazamiento de su plantilla en bicicleta, facilitando vestuarios o duchas para cambiarse si así lo requieren. Se trata de realizar una prevención de enfermedades cardiovasculares, donde el ejercicio es fundamental.
  • Lucha contra el tabaquismo, desarrollando campañas para ayudar a dejar de fumar a sus empleados. Este hábito es uno de los más perniciosos para las organizaciones, no solo por el tiempo que muchos pierden de esta manera, sino por los problemas relacionados directamente relacionados con el tabaquismo como, por ejemplo, diversas enfermedades pulmonares.
  • Mejorar el clima laboral es uno de los aspectos en los que hay que trabajar de forma constante para tratar de limar fricciones y que el ambiente sea propicio para desarrollar nuestras tareas. Un mal ambiente laboral es un lastre para la productividad y una rémora para el trabajo en equipo.
  • Reducir el estrés incentivando la conciliación. Gran parte del estrés laboral se produce al tratar de conciliar vida particular y profesional. Ajustar horarios para cumplir con obligaciones familiares y nuestro horario en la empresa obliga a muchos a estar en un juego de constantes malabares. Y esto se acaba pagando muchas veces en forma de accidente laboral, más nervios, menos capacidad de concentración, etc. Implantar medidas como el teletrabajo o una mayor flexibilidad en los horarios de entrada y salida mejora mucho este aspecto.
  • También muchas empresas apuestan por ofrecer a sus empleados como parte de su retribución un seguro sanitario privado. Existen diferentes modalidades, ya sea directamente pagando su coste o a través de un acuerdo que genera ventajas especiales para los empleados en su contratación.

En definitiva, una empresa más sana implica trabajadores más motivados, más implicados con su organización y mejores resultados. Cada compañía tiene que ver qué tipo de opciones están a su alcance a la hora de mejorar la salud laboral de los empleados. Una micropyme no podrá obtener grandes beneficios de un gimnasio cercano, pero sí puede ajustar horarios para acabar antes y después jugar al paddle uno o dos días en semana, por ejemplo.

Bajas laborales y otras ausencias en el trabajo

Una guía práctica con lo que necesitas saber sobre las bajas laborales, vacaciones, excedencias y otras ausencias en el trabajo de tus empleados.

Descarga gratis

Dejar una respuesta