Playing now

Playing now

Cómo puede afectarnos la gran subida del Salario Mínimo Interprofesional

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
sage

El preacuerdo que ha alcanzado el gobierno con sus socios acerca de la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), hasta 900 euros al mes, ha provocado diversas reacciones en la sociedad en general, pero en especial en el resto de partidos políticos, agentes sociales y otros colectivos.

  • Con la recuperación económica parece que las presiones ejercidas comienzan a surtir efecto en lo relativo a la subida salarial que la sociedad venía solicitando desde hace tiempo
  • Si el SMI es demasiado elevado, podría provocar una disminución del número de trabajadores que los empresarios contratarán, incrementando la economía sumergida y los empleados que no son dados de alta en la Seguridad Social.

Con la recuperación económica y el cambio de tendencia alcista, parece posible la subida salarial que sindicatos y sociedad venían solicitando desde hace tiempo. Si bien es cierto que con la subida del SMI también se cumple en parte la Carta Social Europea, que establece que el SMI de los estados que pertenecen a la U.E. debería ser de, al menos, el 60% del salario medio.

La realidad es que una medida de este calado siempre implica comentarios diversos. Algunas opiniones se decantan en que los efectos de la subida no serán tan considerables sobre la economía, basándose en que el salario mínimo no afecta a tantos asalariados. Mientras que otras señalan que sus efectos no sólo atañen a los que cobran ese salario, sino que sus consecuencias influyen en gran medida sobre otros ámbitos económicos.

¿A quién y a cuántos afectará la subida?

Con las cifras de la EPA en la mano, se estima que hubo alrededor de 1.029.000 trabajadores con salarios a jornada completa que ganaron menos de 1.000 euros al mes en 12 pagas. De esos, algo más de medio millón cobra el salario mínimo, que hoy en día cifra los 735,90 euros en 14 pagas. Para estos trabajadores, la subida supondrá un aumento del 35%.

La subida anterior del SMI se estima que afectó a unos 534.000 trabajadores. Siendo importante matizar que el SMI se establece para asalariados a jornada completa, por lo que pueden existir trabajadores a tiempo parcial que cobren menos de lo estipulado por él.

¡Comparte! Descubre cómo puede afectarnos la subida del SMI (Salario Mïnimo Interprofesional) hasta 900 euros al mes.

La dificultad se encuentra al analizar el siguiente tramo recogido por la EPA. Algunas fuentes estiman que podría afectar al alza a más de un millón de personas. Por tanto, la subida del salario mínimo debería de tener una incidencia en el resto de los salarios, especialmente en los más bajos. Por ejemplo, con la subida del SMI anterior, de 707,70 a 735,90 euros al mes, los trabajadores que percibían un salario que se encontraba entre esos importes vieron cómo automáticamente se elevaba su remuneración.

Lo mismo puede suceder con otros salarios a efectos de una negociación colectiva o de cada empresa en particular, ya que, una vez se incremente el salario mínimo, es normal que se pacte una subida para otras retribuciones en un determinado porcentaje.

Como decíamos anteriormente, esta medida podría favorecer a más de un millón de empleados. Desde el punto de vista de los grandes sindicatos, el incremento del salario mínimo interprofesional (SMI) beneficiará a 533.978 trabajadores, el 3,5% de los afiliados al régimen general de la Seguridad Social. Sobre todo y en mayor medida, a mujeres, extranjeros, personal no cualificado y aquellos con empleos temporales o parciales, tales como conductores, operarios o empleadas del hogar, entre otros colectivos.

¿Qué consecuencias podría tener sobre la economía?

Algunos empresarios y economistas han sido críticos con la decisión de subir el salario mínimo. Según su opinión, esta medida no frena el desempleo, sino que aumenta la proporción de empleo temporal y parcial.

  • Otro argumento en su contra es que si el SMI es demasiado elevado, los empresarios no contratarán, incrementando la economía sumergida, en forma de trabajadores que no son dados de alta en la Seguridad Social. Algo que afectaría a los empleos menos productivos, que suelen ser los que cuentan con salarios más bajos. Bajo la premisa de que su cualificación no es suficiente y que no aportan valor añadido, los directivos pueden plantearse que no compensa pagarles ni siquiera el salario “mínimo”, con el riesgo de que queden fuera del mercado laboral.
  • Otros economistas, sin embargo, creen que la temporalidad tiene más que ver con el entorno legislativo, los factores macroeconómicos y la estructura empresarial del país, por lo que una subida de salarios no implica necesariamente destrucción de empleo. Apoyan sus tesis en lo que realmente ocurrió el año pasado cuando el salario mínimo interprofesional subió un 8%, porque no sucedió nada trágico ni desmedido. La creación de empleo no se destruyó, sino que se mantuvo, mientras el gasto medio por hogar se incrementó.
  • Otros expertos defienden también que el incremento del SMI afectará a otras variables económicas, ya que, con el aumento de los sueldos, suben las recaudaciones por cotizaciones a la Seguridad Social, la recaudación por IRPF y, al incrementarse el consumo, por impuestos indirectos como el IVA. Todo ello dinamizará la economía, repercutiendo también en un mayor crecimiento de las ventas y los beneficios empresariales.

Sin embargo, en nuestra economía, el alto grado de temporalidad, los contratos a tiempo parcial y el trabajo por cuenta propia algunas veces fraudulento, que son rasgos significativos del mercado laboral actual, frena la alegría con la que mucha gente ha acogido la noticia. No debemos olvidar que, de acuerdo a las informaciones y datos del sindicato de Técnicos de Hacienda, 8.1 millones de trabajadores españoles no son ni “mileuristas”.

Por su parte, de acuerdo con la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA), si se implementa esta medida, los autónomos serán los grandes «damnificados», ya que, según sus cálculos, aumentaría su base de cotización y podría significar un incremento de 3.000 euros anuales por trabajador contratado sumando las cotizaciones sociales y el IRPF.

Como vemos, depende de a quién y cómo le afecte la medida, podemos encontrar muchas y diversas posiciones al respecto.