Activo depreciable

El término Activo depreciable en contabilidad hace referencia a aquellos activos que con el paso del tiempo pierden parte de su valor debido al desgaste o uso dado por la empresa. La mayoría de los activos de una empresa son depreciables.

Algunos ejemplo de estos activos son los bienes tangibles que se encuentran dentro de estas cuentas: Maquinaria y equipo, la flota y equipo de transporte terrestre y elevación, redes líneas y cables, equipo médico y científico, los acueductos, edificaciones, muebles y bienes de oficina y equipo de comedor, cocina, despensa y hostelería.

Para poder llevar una contabilidad correcta de las empresas, hay que considerar una clasificación especial para ciertos activos como son: terrenos, edificaciones y redes de distribución, ya que por lo general no se deprecian, por lo tanto hay que separar en cuentas distintas.

Subscríbete a la newsletter de Sage Advice

Recibe nuestros consejos más recientes directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico.